Lactobacilo

Print

¿Qué es?

Los lactobacilos son un tipo de bacteria. Hay muchas especies diferentes de bacterias de lactobacilos. Estos son “bacterias amistosas” que viven normalmente en nuestros sistemas digestivo, urinario y genital sin causar enfermedades. Los lactobacilos también se encuentran en alimentos como el yogur y en suplementos dietéticos.

Los lactobacilos son muy comúnmente usados para tratar la diarrea, incluida la diarrea infecciosa y la diarera en personas que toman antibióticos (diarrea por antibióticos). Ciertas personas también usaron los lactobacilos para tratar los problemas digestivos comunes, un trastorno prolongado del intestino grueso que causa dolor de estómago (síndrome de colon irritable; SCI), llanto excesivo en los bebés (cólicos), hinchazón prolongada (inflamación) en las vías digestivas (enfermedad inflamatoria intestinal; EII), inflamación del colon y muchas otras condiciones; aunque no existe buena evidencia científica para apoyar estos usos.

Enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19): No existe buena evidencia científica para apoyar el uso de los lactobacilos para tratar la COVID-19. Siga un estilo de vida saludable y métodos de prevención aprobados.

¿Es Eficaz?

Natural Medicines (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

Posiblemente Eficaz para…

  •   Dolor de estómago. La ingesta de lactobacilos por tiempo breve parece reducir los síntomas en niños con dolor de estómago. La investigación preliminar también muestra que la ingesta de lactobacilos y bifidobacteria por tiempo breve puede disminuir los síntomas en mujeres con dolor de estómago.
  •   Rinitis alérgica. La ingesta diaria de dos mil millones de unidades de lactobacilos formadoras de colonias durante 5 semanas puede mejorar la calidad de vida en aproximadamente un 18 % en personas con alergia al polen del pasto que no responden al medicamento antialérgico loratadina. En niños con alergias que persisten durante todo el año, la ingesta de 10 000 millones de unidades de lactobacilos formadoras de colonias durante 12 semanas parece mejorar los síntomas de picazón de los ojos. No obstante, la ingesta de lactobacilos durante el embarazo no parece prevenir las alergias en los bebés.
  •   Diarrea producida por la ingesta de antibióticos (diarrea por antibióticos). La mayoría de la investigación muestra que la ingesta de productos con probióticos que contienen cepas de lactobacilos ayuda a prevenir la diarrea causada por los antibiotióticos en los adultos y los niños. La mayoría de las cepas mejor estudiadas parece reducir la probabilidad de diarrea en aproximadamente 60-70 % iniciando dentro de los 2 días de comenzado el tratamiento con antibióticos y continuando durante al menos 3 días después de terminar los antibióticos.
  •   Eccema (dermatitis atópica). La mayoría de la investigación sugiere que la ingesta de productos de lactobacilos puede disminuir los síntomas de eccema en bebés y niños. La investigación también muestra que los lactobacilos pueden ayudar a PREVENIR el desarrollo del eccema. Cuando lo ingieren las madres durante el último mes de embarazo, los probióticos de lactobacilos pueden disminuir la probabilidad de que el niño tenga eccema. No obstante, no todas las cepas parecen funcionar.
  •   Propensión a las alergias y reacciones alérgicas (enfermedad atópica). La investigación muestra que la ingesta de ciertas cepas de lactobacilos puede prevenir la aparición de reacciones alérgicas, como asma, rinitis alérgica y eccema, en niños con antecedentes familiares de esta condición. No obstante, no todas las cepas parecen funcionar.
  •   Sobrecrecimiento de bacterias en la vagina. Los investigadores han descubierto que los supositorios de lactobacilos y los óvulos vaginales podrían ser eficaces para el tratamiento de esta condición. Los investigadores también han descubierto que la ingesta de yogur o el uso de óvulos vaginales que contienen lactobacilos pueden prevenir la recurrencia de estas infecciones. Aunque las cápsulas de lactobacilos no parecen prevenir el crecimiento de bacterias en la vagina en las embarazas.
  •   Diarrea causada por medicamentos para tratar el cáncer. Un medicamento de quimioterapia llamado 5-fluorouracil puede producir diarrea grave y otros problemas gastrointestinales (GI). Hay evidencia que indica que los pacientes con cáncer colorrectal tienen diarrea menos severa, menos problemas estomacales, internaciones más cortas en el hospital y menos atención hospitalaria cuando consumen lactobacilos.
  •   Llanto excesivo en los niños (cólicos). Cierta investigación muestra que la administración lactobacilos a bebés lactantes disminuye el llanto diurno. Cierta investigación sugiere que los lactobacilos son más efectivos para disminuir en llanto que usar el medicamento simeticona. No obstante, un estudio extenso muestra que los lactobacilos no reducen el llanto. Es posible que los bebés que participaron del gran estudio tuvieran episodios de cólicos más fuertes que aquellos en las primeras etapas de la investigación.
  •   Estreñimiento. La ingesta de probióticos de lactobacilos durante 4-8 semanas puede disminuir los síntomas de estreñimiento, incluidos malestar y dolor de estómago, distensión abdominal y movimientos intestinales incompletos. Podría además elevar el número de movimientos intestinales en ciertas personas.
  •   Diabetes. La ingesta de lactobacilos, comenzando el primer trimestre del embarazo, ayuda a prevenir la diabetes durante el embarazo, especialmente en madres mayores de 35 años y madres con diabetes durante un embarazo no primerizo. En mujeres con diabetes durante el embarazo, la ingesta de lactobacilos parece ayudar a controlar la ingesta de sangre. Cierta investigación preliminar muestra que los lactobacilos reducen los niveles de azúcar en la sangre en mujeres no embarazadas con diabetes.
  •   Diarrea. La administración de lactobacilos a bebés y niños de 1-36 meses cuando ingresan al hospital parece disminuir el riesgo de tener diarrea. Además, los lactobacilos pueden disminuir el riesgo de diarrea en todos los casos de niños desnutridos. No obstante, la mayoría de la investigación muestra que la administración de lactobacilos en niños que ya tiene diarrea no ayuda a que se mejoren más rápidamente. Los lactobacilos tampoco parecen disminuir el riesgo de diarrea en los ancianos.
  •   Una infección de las vías digestivas que puede causar úlceras (Helicobacter pylori o H. pylori). La investigación muestra que la ingesta de probióticos de lactobacilos junto con la «terapia triple» que consiste en medicamentos recetados como claritromicina, amoxicilina y un inhibidor de la bomba de protones ayuda a tratar las úlceras causadas por H. pylori. Aproximadamente 7-11 pacientes con infecciones por H. pylori necesitan ser tratados con lactobacilos y «terapia triple» para que otro paciente logre la remisión, en comparación con lo que se lograría aplicando solo la «triple terapia». No obstante, la ingesta de probióticos de lactobacilos no parece ayudar a tratar la infección cuando se ingieren solos, junto a solo un antibiótico, con otras “terapias triples”, o con una “terapia cuádruple” que incluye bismuto. No está claro si los lactobacilos pueden reducir los efectos adversos por la terapia.
  •   Colesterol alto. La ingesta de probióticos de lactobacilos puede reducir el colesterol total en aproximadamente 10 mg/dL y el colesterol de lipoproteína de baja densidad (LDL o “malo”) en aproximadamente un 9 mg/dL en personas con o sin colesterol alto. Pero los probióticos de lactobacilos no parecen mejorar los niveles de colesterol de lipoproteína de alta densidad (HDL o “buenos”) o los niveles de grasas llamadas triglicéridos.
  •   Hinchazón (inflamación) y ampollas dentro de la boca (mucositis oral). La investigación muestra que la ingesta de comprimidos que contienen lactobacilos desde el primer día del tratamiento de radioterapia/quimioterapia hasta una semana después de este disminuye el número de pacientes con llagas en la boca graves.
  •   Una complicación posquirúrgica por colitis ulcerosa (pouchitis). La ingesta de lactobacilos parece ayudar a tratar la pouchitis, una complicación de la cirugía por colitis ulcerosa. La ingesta de un probiótico que contiene lactobacilos, bifidobacteria y estreptococo durante un año parece mantener la remisión en un 85% de las personas con esta condición. La ingesta de una formula diferente que contiene 2 especies de lactobacilos y bifidobacterum durante 9 meses parece disminuir la gravedad de la pouchitis.
  •   Infección en las vías respiratorias. Cierta investigación muestra que la ingesta de probióticos de lactobacilos ayudan a prevenir las infecciones de las vías respiratorias en niños. La administración de lactobacilos en bebés y niños parece disminuir la probabilidad de infecciones de las vías respiratorias superiores. Además, los niños de entre 1-6 años que asisten a guarderías infantiles parecen tener una menor cantidad de infecciones respiratorias y menos severas si se les da leche que contiene lactobacilos. No obstante, no todas las cepas parecen funcionar. En los adultos, la ingesta de leche fermentada o polvo que contiene lactobacilos podría ayudar a prevenir las infecciones de las vías respiratorias y disminuir la duración de los síntomas. Aunque la ingesta de lactobacilos no parece prevenir estas infecciones en los ancianos.
  •   Artritis reumatoidea (AR). La investigación muestra que la ingesta de lactobacilos durante 8 semanas disminuye la sensibilidad y la inflamación articular en las mujeres con AR.
  •   Prevención de la diarrea del viajero. La diarrea de viajero es producida por exposición a bacterias, virus o parásitos a los cuales el viajero no ha estado expuesto antes. La ingesta de lactobacilos ayuda a prevenir la diarrea en los viajeros. La eficacia puede variar mucho dependiendo de hacia donde se viaja debido a que hay diferentes bacterias en diferentes lugares.
  •   Un tipo de enfermedad intestinal inflamatoria (colitis ulcerosa). Los probióticos de lactobacilos parecen elevar la remisión en personas con colitis ulcerosa. La mejor evidencia de beneficio es para un probiótico multiespecie que contiene lactobacilos, bifidobacteria y estreptococo. La investigación muestra que la ingesta de este producto puede elevar las tasas de remisión en aproximadamente 2 veces cuando se usa con un tratamiento estándar para la colitis ulcerosa. La ingesta de una única cepa de lactobacilos además parece mejorar los síntomas. Pero los lactobacilos no parecen prevenir la recaída de colitis ulcerosa.

Posiblemente Ineficaz para…

  •   Tratamiento de la diarrea causada por la bacteria Clostridium difficile. Las personas tratadas por infecciones de Clostridium difficile a menudo experimentan la recurrencia. Aunque existen ciertos resultados contradictorios, la mayoría de la investigación muestra que la ingesta de lactobacilos no previene la recurrencia de los episodios de diarrea por Clostridium difficile. La mayoría de la investigación muestra que los probióticos de lactobacilos no previenen los primeros episodios de diarrea por Clostridium difficile.
  •   Enfermedad de Crohn. La ingesta de probióticos de lactobacilos no impide que la enfermedad de Crohn se vuelva activa nuevamente en personas en remisión o en aquellos que han sido recientemente sometidos a cirugía por la enfermedad de Crohn.
  •   Placa dental. La administración de lactobacilos en mujeres embarazadas comenzando 4 semanas antes del parto hasta el nacimiento, y continuando con la administración en los bebés hasta los 12 meses de vida, no parece reducir la placa dental en los dientes de leche del niño a los 9 años de edad.
  •   Infecciones respiratorias por ejercicios físicos. La investigación en atletas entrenados muestra que la ingesta de probióticos de lactobacilos no reduce el riesgo de tener infecciones de las vías respiratorias. Tampoco parece reducir los síntomas de las infecciones de las vías respiratorias en los atletas.
  •   Infecciones vaginales por cándida. La ingesta de lactobacilos o la ingesta de yogur enriquecido con lactobacilos no previene las infecciones vaginales por cándida en mujeres que tomaron antibióticos. No obstante, los síntomas parecen mejorar si los óvulos vaginales que contienen lactobacilos se usan junto con un tratamiento estándar.

Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación para…

  •   Envejecimiento de la piel. La investigación preliminar muestra que la ingesta de lactobacilos mejora la hidratación de la piel y disminuye las arrugas.
  •   Fatiga ocular (astenopía). La investigación preliminar muestra que la ingesta de lactobacilos no reduce la fatiga de los ojos causada por los monitores y las pantallas. No obstante, en ciertas personas que ya sienten mucha fatiga en los ojos, la ingesta de lactobacilos podría ayudar a reducir más cepas y el enrojecimiento.
  •   Asma. Un estudio clínico pequeño en niños con asma muestra que la ingesta de lactobacilos reduce levemente la gravedad del asma y aumenta el control de este.
  •   Trastorno bipolar. La ingesta de un probiótico que contiene lactobacilos y bifidobacteria después de haber recibido el alta del hospital podría reducir la probabilidad de que las personas con trastorno bipolar tengan que volver a ser internadas debido al empeoramiento de los síntomas.
  •   Resfrío común. La investigación preliminar sugiere que la ingesta de lactobacilos por día durante 12 semanas disminuye el riesgo de contraer resfrío común en aproximadamente el 12 % y reducir el número de días de duración de los síntomas de 8.6-6.2 en adultos. Además, la ingesta de lactobacilos y bifodobacterium durante 3 meses parece reducir la ausencia al colegio debido a los síntomas del resfrío, Sin embargo, esta investigación es inconsistente. Sin embargo, esta investigación es inconsistente. La ingesta diaria de cepas de lactobacilos no parece reducir el riesgo de contraer resfrío/gripe o la duración de estos.
  •   Fibrosis quística. La investigación sugiere que la ingesta de lactobacilos todos los días durante 6 meses reduce el porcentaje de fibrosis quística en pacientes con complicaciones pulmonares en un 37-3 % y el porcentaje con infecciones de las vías respiratorias superiores de los casos de infecciones de las vías respiratorias superiores en un 20- 3%.
  •   Caries. La administración de lactobacilos en mujeres embarazadas, comenzando 4 semanas antes del parto y hasta el nacimiento y continuado la administración en los bebés hasta los 12 meses de edad, ayuda a prevenir las caries en los dientes de leche del niño. Sin embargo, la administración de lactobacilos en bebés no previene las caries.
  •   Depresión. La investigación preliminar en pacientes con depresión mayor muestra que la ingesta de lactobacilos más bifidobacteria durante 8 semanas parece disminuir los síntomas de la depresión.
  •   Inflamación de pequeñas protuberancias en las paredes de los intestinos (diverticulitis). La investigación preliminar en personas con diverticulitis muestra que la ingesta de lactobacilos junto con antibióticos disminuye el dolor y el tiempo de permanencia en el hospital.
  •   Fracturas. La investigación preliminar muestra que la ingesta de lactobacilos mejora la función de la mano y disminuye el dolor después de una fractura en ancianos.
  •   Herpes genital. La investigación preliminar en pacientes con herpes genital muestra que la aplicación de lactobacilos en la vagina podría reducir los síntomas del herpes genital. Se necesitan investigaciones de alta calidad para confirmar estos resultados.
  •   Niveles altos de triglicéridos en la sangre (hipertrigliceridemia). Cierta investigación en personas con esta condición muestra que la ingesta de lactobacilos reduce levemente los niveles de triglicéridos en la sangre.
  •   Gripe. La ingesta una bebida que contiene una cepa de lactobacilos 5 días a la semana durante 8 semanas reduce la incidencia de la gripe en niños en edad escolar durante la estación gripal. Sin embargo, la ingesta de una cepa diferente de lactobacilos todos los días durante 6 semanas no reduce el número de días de duración del resfrío/gripe en estudiantes adultos sanos.
  •   Un trastorno prolongado en el intestino grueso que causa dolor de estómago (síndrome de colon irritable o SCI). Muchos estudiantes han evaluado la especie de lactobacilos para tratar el SCI. Ciertas cepas podrían reducir los síntomas del SCI, incluidos dolor abdominal, distensión abdominal y gases en ciertas personas. No obstante, las cepas de lactobacilos no parecen funcionar en la mayoría de las personas con SCI. Los lactobacilos podrían funcionar mejor para tipos específicos de SCI.
  •   Problemas para digerir el azúcar de la lactosa (intolerancia a la lactosa). Cierta investigación muestra que la ingesta de leche con lactobacilos todavía causa síntomas, como gases, en personas con intolerancia a la lactosa. No obstante, la investigación muestra que la ingesta de un producto de leche que contiene lactobacilos disminuye los síntomas de la intolerancia a la lactosa.
  •   Bebés nacidos con un peso menor a 2.5 kg (5 libras y 8 onzas). Agregar un complemento de lactobacilos a la alimentación en los bebés de muy bajo peso al nacer no está vinculado con un mejor movimiento o más desarrollo de las capacidades mentales a los 2 años de edad.
  •   Inflamación del tejido mamaria (mastitis). La investigación preliminar en las embarazadas muestra que la ingesta de lactobacilos reduce la inflamación del tejido mamario relacionada con una infección.
  •   Un grupo de síntomas que aumenta el riesgo de diabetes, cardiopatías y ACV (síndrome metabólico). La investigación preliminar muestra que la ingesta de lactobacilos no disminuye el peso, la presión arterial, los niveles de azúcar en sangre ni los niveles de lípidos en personas con esta condición.
  •   Una enfermedad intestinal grave en los bebés prematuros (enterocolitis necrosante, ECN). Cuando se evalúan los resultados de múltiples estudios clínicos, la administración de lactobacilos a bebés prematuros parece disminuir el riesgo de ECN en un 30-50 %. Sin embargo, cuando se consideran los resultados de los estudios clínicos individuales, los lactobacilos no parecen prevenir el ECN. Aunque ciertas personas no concuerdan con estos estudios. Es posible que ciertos estudios clínicos individuales sean demasiado pequeños para mostrar algún beneficio.
  •   Obesidad. Cierta investigación muestra que la ingesta de lactobacilos no disminuye la grasa o el peso corporal en la mayoría de los adultos obesos. Aunque podría reducir levemente el peso corporal en ciertas personas.
  •   Una enfermedad grave en las encías (periodontitis). La investigación preliminar muestra que la ingesta de pastillas de lactobacilos no mejora la salud de las encías en personas con esta condición.
  •   Sarpullido debido a exposición al sol (erupción polimorfa lumínica, PMLE). La investigación preliminar muestra que la ingesta de un suplemento disminuye la gravedad de las reacciones cutáneas después de la exposición al sol en personas con un trastorno llamado erupción polimorfa lumínica.
  •   Diarrea causada por infección por rotavirus. Algunos estudios pequeños muestran que ciertas cepas de lactobacilos pueden ayudar a frenar la diarrea por rotavirus en algunos niños hasta 3 días antes de los normal. No obstante, otra investigación muestra que la administración de lactobacilos en niños con diarrea por rotavirus no ayuda a mejorar antes. Se necesita más investigación para entender qué cepas, si existe alguna, pueden ayudar con esta condición. Además, se necesita más investigación para determinar si los lactobacilos tienen efectos diferentes en niños a los que se les ha administrador la vacuna contra el rotavirus, en comparación con aquellos que no la tienen.
  •   Crecimiento excesivo de bacterias en los intestinos. Cierta investigación clínica ha evaluado los lactobacilos para tratar y prevenir el crecimiento de bacterias potencialmente dañinas en los intestinos. Parte de esta investigación muestra una mejoría leve de los síntomas de dolor de estómago, distensión abdominal y diarrea; no obstante, otra investigación no ha mostrado beneficio en personas con esta condición. Los lactobacilos no parecen ayudar en la prevención del crecimiento del número bacterias dañinas en los intestinos.
  •   Estrés. La investigación preliminar muestra que la ingesta de lactobacilos reduce el estrés y los problemas del sueño en estudiantes que se preparan para dar exámenes.
  •   Infecciones de los riñones, vejiga o uretra (infecciones de las vías urinarias; IVU). Hay algunas pruebas preliminares que indican que la ingesta de lactobacilos o el uso vaginal de este podría ayudar a prevenir las IVU. No obstante, no todas las cepas parecen funcionar ni todos los resultados de los estudios de investigación concuerdan.
  •   Neumonía en personas hospitalizadas y con respiradores. La investigación preliminar sugiere que la ingesta de lactobacilos podría reducir la incidencia de neumonía en personas en la unidad de cuidados intensivos.
  •   Acné.
  •   Estimulante del sistema inmunitario.
  •   Cáncer.
  •   Llagas en la boca.
  •   Desarrollo del bebé.
  •   Crecimiento y desarrollo en bebés prematuros.
  •   Disminución u obstrucción del flujo biliar del hígado (colestasis).
  •   Candidosis buccal.
  •   Herpes labiales.
  •   Sarpullido.
  •   Enfermedad de Lyme.
  •   Diarrea causada por la radioterapia.
  •   Otras condiciones.

Se necesita más evidencia para poder aprobar los lactobacilos para estos usos.

¿Cómo funciona?

Muchas bacterias y otros organismos viven normalmente en nuestros cuerpos. Las bacterias “amistosas” como el lactobacilo nos pueden ayudar a descomponer la comida, absorber los nutrientes y eliminar los organismos “perjudiciales” que podrían producir enfermedades tal como diarrea.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?

Ingerido por boca: Los lactobacilos SON PROBABLEMENTE SEGURO cuando se ingiere de manera apropiada. Los efectos secundarios son generalmente leves y frecuentemente incluyen gas intestinal o hinchazón.

Aplicado en la vagina: Los lactobacilos SON PROBABLEMENTE SEGUROS para el uso vaginal por las mujeres.

Advertencias y precauciones especiales:

Niños: El lactobacilo ES PROBABLEMENTE SEGURO cuando se ingiere en niños de manera apropiada.

Embarazo y lactancia: El uso de lactobacilo durante el embarazo y la lactancia ES POSIBLEMENTE SEGURO cuando se ingiere de manera apropiada.

Sistema inmunológico debilitado: Hay preocupación de que el lactobacilo proveniente de suplementos que contienen bacterias vivas podría desarrollarse demasiado bien en las personas que están debilitadas. Estas incluyen personas que tienen VIH/SIDA o personas que han tomado medicamentos para prevenir el rechazo de un órgano trasplantado. El lactobacilo ha producido enfermedades (raramente) en personas con un sistema inmune debilitado. Sea precavido y si tiene un sistema inmune debilitado consulte con su proveedor de atención médica antes de tomar lactobacilo.

El síndrome del intestino corto: Las personas con el síndrome del intestino corto podrían ser más susceptibles que otras personas a desarrollar infecciones causadas por el lactobacilo. Si tiene esta afección, consulte con su proveedor de atención médica antes de tomar lactobacilo.

Colitis ulcerosa: Las personas con colitis ulcerosa suficientemente grave como para requerir hospitalizadas podrían ser más propensas que otras personas a desarrollar infecciones por lactobacilo. Si tiene esta afección, consulte con su proveedor de atención médica antes de tomar lactobacilo.

Válvulas del corazón dañadas: El lactobacilo puede causar una infección en el recubrimiento interno de las cámaras del corazón y la válvula del corazón, pero esto es extremadamente raro. No obstante, las personas con válvulas del corazón dañadas podrían ser más propensas que otras personas a desarrollar este tipo de infección, especialmente si toman lactobacilo antes de procedimientos dentales o procedimientos estomacales e intestinales invasivos. Las personas con válvulas cardiacas dañadas deberían suspender la ingesta de probióticos antes de procedimientos dentales o procedimientos estomacales e intestinales invasivos como una endoscopia.

¿Hay alguna interacción con medicamentos?
Antibióticos

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

Los antibióticos se utilizan para disminuir el número de bacterias dañinas en el cuerpo. Los antibióticos también pueden disminuir el número de bacterias amistosas en el cuerpo. El lactobacilo es un tipo de bacteria amistosa. El tomar antibióticos junto con lactobacilo podría reducir la eficacia del lactobacilo. Para evitar esta interacción tome los productos de lactobacilo por lo menos 2 horas antes o después de tomar los antibióticos.

 

Medicamentos que disminuyen el sistema inmunológico (Inmunosupresores)

Grado de interacción = Menor Preste atención a esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

El lactobacilo contiene bacterias y levaduras vivas. El sistema inmunológico generalmente controla las bacterias y las levaduras presentes en el cuerpo para así prevenir enfermedades. Los medicamentos que disminuyen el sistema inmunológico pueden aumentar las probabilidades de producir enfermedades debido a las bacterias y levaduras. El tomar lactobacilo junto con medicamentos que disminuyen el sistema inmunológico podría aumentar las probabilidades de sufrir enfermedades.

Algunos de los medicamentos que disminuyen el sistema inmunológico incluyen azatioprina (Imuran), basiliximab (Simulect), ciclosporina (Neoral, Sandimmune). daclizumab (Zenapax), muromonab-CD3 (OKT3, Orthoclone OKT3), micofenalato (CellCept), tacrolimus (FK506, Prograf), sirolimus (Rapamune), prednisona (Deltasone, Orasone), corticosteroides (glucocorticoids) y otros.

¿Hay alguna interacción con hierbas y suplementos?
Hierro

Ciertolactobacilo parece aumentar la absorción de hierro cuando se ingiere al mismo tiempo. Es posible que la ingesta de estas especies de lactobacilos junto con suplementos de hierro causen un marcado aumento de los niveles de hierro en ciertas personas. No obstante, esto no se ha observado en seres humanos.

¿Hay alguna interacción con alimentos?
Alimentos que contienen hierro

Ciertolactobacilo parece aumentar la absorción de hierro de las comidas cuando se ingiere al mismo tiempo. Es posible que la ingesta de estas especies de lactobacilo junto con suplementos de hierro causen un marcado aumento de los niveles de hierro en ciertas personas. No obstante, esto no se ha observado en seres humanos.

¿Por qué otros nombres se conoce el producto?

Acidophilus, Acidophilus Bifidus, Acidophilus Lactobacillus, L. Acidophilus, L. Amylovorus, L. Brevis, L. Bulgaricus, L. Casei, L. Casei Immunitas, L. Casei, L. Crispatus, L. Delbrueckii, L. Fermentum, L. Gallinarum, L. Helveticus, L. Johnsonii, L. Johnsonii LC-1, L. Lactis, L. Plantarum, L. Reuteri, L. Rhamnosus, L. Salivarius, L. Sporogenes, Lacto Bacillus, Lactobacille, Lactobacilli, Lactobacilli Acidophilus, Lactobacilli Bulgaricus, Lactobacilli Plantarum, Lactobacilli Rhamnosus, Lactobacilli Salivarium, Lactobacillus acidophilus, Lactobacillus amylovorus, Lactobacillus brevis, Lactobacillus bulgaricus, Lactobacillus casei, Lactobacillus casei sp. rhamnosus, Lactobacillus crispatus, Lactobacillus delbrueckii, Lactobacillus delbrueckii ssp. bulgaricus, Lactobacillus fermentum, Lactobacillus gallinarum, Lactobacillus Gasseri, Lactobacillus GG, Lactobacillus Helveticus, Lactobacillus johnsonii, Lactobacillus Lactis, Lactobacillus Paracasei, Lactobacillus plantarum, Lactobacillus reuteri, Lactobacillus Rhamnosus GG, Lactobacillus rhamnosus, Lactobacillus sakei, Lactobacillus Salivarium, Lactobacillus salivarius, Lactobacillus sporogenes, Lactospores, LC-1, Probiotics, Probiotiques.

 

Natural Medicines no asume ninguna responsabilidad por posibles problemas médicos que puedan ocurrir como consecuencia del uso de cualquier producto médico. Se ha hecho todo lo posible para asegurarse de que al momento de su publicación, esta guía contenga la información correcta. Se advierte a los consumidores y profesionales médicos que consultan esta guía, que cualquier decisión ya sea médica o relacionada con el uso de algún producto es responsabilidad exclusiva del consumidor y/o del profesional de la salud. Un Contrato Legal de Licencia establece limitaciones para la descarga, almacenamiento y reproducción del contenido de esta Base de Datos. Excepto por las posibles excepciones estipuladas en su Contrato de Licencia, no se permite la reproducción de esta monografía o de cualquier contenido de esta Base de Datos sin el permiso por escrito del editor. Es ilegal descargar, almacenar o distribuir el contenido de este sitio.

Para obtener la información completa de esta y todos los medicamentos naturales, los profesionales de la salud deben consultar la Versión Profesional de Natural Medicines, la que tiene todas las referencias y es actualizada a diario

© Copyright 1995-2021. Centro de Investigación terapéutica, editores de Natural MedicinesCarta del profesional de la salud y Carta del farmacéutico. Todos los derechos reservados.