The Who, What, Where, When and Sometimes, Why.

Beta-caroteno

Beta-caroteno

¿Qué es?

El beta-caroteno es uno de los pigmentos de un grupo de pigmentos rojos, anaranjados y amarillos llamados carotenoides. El beta-caroteno y otros carotenoides proveen aproximadamente el 50% de la vitamina A necesaria en la dieta Americana. El beta-caroteno está presente en las frutas, verduras y granos. También se puede hacer en el laboratorio.

El beta-caroteno se utiliza para disminuir los síntomas de asma producida por el ejercicio; para prevenir ciertos cánceres, las enfermedades del corazón, las cataratas, y la degeneración macular senil (DMS); y para el tratamiento del SIDA, el alcoholismo, la enfermedad de Alzheimer, la depresión, la epilepsia, el dolor de cabeza, el reflujo, la presión arterial alta, la infertilidad, la enfermedad de Parkinson, la artritis reumática, la esquizofrenia y trastornos a la piel que incluyen soriasis y vitiligo.

El beta-caroteno también se utiliza en las mujeres desnutridas para disminuir las probabilidades de muerte y ceguera nocturna durante el embarazo, así como para la diarrea y fiebre después de dar a luz.

Algunas personas que se queman fácilmente con el sol, incluyendo aquellas con una enfermedad hereditaria llamada protoporfiria eritropoietica (PPE), usan el beta-caroteno para disminuir el riesgo de quemaduras solares.

Hay muchas autoridades – incluyendo la Asociación Americana del Corazón, la Sociedad Americana del Cáncer, el Instituto Mundial de Investigación del Cáncer en asociación con el Instituto Americano para la Investigación del Cáncer, y la Agencia Internacional para Investigación del cáncer de la Organización de la Salud Mundial – que recomiendan obtener el beta-caroteno de los alimentos y no de suplementos, por lo menos hasta que las investigaciones demuestran si los suplementos ofrecen el mismo beneficio. El comer 5 porciones al día de frutas y verduras provee 6-8 mg de beta-caroteno.

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

Eficaz para…

  • Tratamiento de la sensibilidad al sol en personas que tienen una enfermedad hereditaria de la sangre llamada “protoporfiria eritropoyetica”. La ingesta de betacaroteno puede disminuir la sensibilidad al sol en personas con protoporfiria eritropoyética.

Posiblemente Eficaz para…

  • Un enfermedad ocular denominada Degeneración macular relacionada con la edad (DMRE). La ingesta diaria de betacaroteno junto con vitamina C, vitamina E y cinc parece ayudar a prevenir la pérdida de visión y detener el empeoramiento de la DMRE en casos avanzados. La ingesta de betacaroteno y antioxidantes sin cinc no parece mejorar la DMRE avanzada. No existe suficiente evidencia para saber si la ingesta de betacaroteno junto con otros antioxidantes funciona en casos de enfermedad macular más leves. Existe evidencia contradictoria sobre si los suplementos de betacarotenos pueden ayudar a disminuir el riesgo de desarrollar DMRE.
  • Cáncer de mama. La ingesta de una mayor cantidad de frutas y vegetales que contienen betacaroteno parece disminuir el riesgo de cáncer de mama en mujeres premenopáusicas, incluidas aquellas con un historial familiar y aquellas que usan alcohol en forma excesiva.
  • Prevención de complicaciones de enfermedad pulmonar (enfermedad pulmonar obstructiva crónica, EPOC). La ingesta de más betacaroteno en la dieta parece ayudar a prevenir la bronquitis y la dificultad para respirar en fumadores con EPOC, sin embargo esto no sucede con la ingesta de suplementos de betacarotenos.
  • Ataques de asma causados por ejercicio físico. La ingesta de betacaroteno parece disminuir los ataques de asma desencadenados por el ejercicio.
  • Parches blancos en la lengua y boca llamados leucoplasia oral. La ingesta de betacaroteno durante un máximo de 12 meses parece disminuir los síntomas de la leucoplasia.
  • Artrosis. La ingesta de betacaroteno podría prevenir el empeoramiento de artrosis, pero no parece prevenirla.
  • Cáncer de ovario. La ingesta de dieta rica en carotenoides, incluidos betacarotenos, disminuyen el riesgo de cáncer de ovario en mujeres posmenopáusicas.
  • Rendimiento físico. La ingesta de una dieta que contiene una mayor cantidad de betacaroteno parece mejorar el rendimiento físico y la fuerza muscular en personas mayores.
  • Prevención de complicaciones posparto. La ingesta de betacaroteno antes, durante y después del embarazo parece disminuir la incidencia de diarrea y fiebre posparto.
  • Complicaciones relacionadas con el embarazo. La ingesta de betacaroteno parece reducir el riesgo de muerte por embarazo, ceguera nocturna durante el embarazo, además de diarrea y fiebre posparto en mujeres desnutridas.
  • Quemaduras solares. La ingesta de betacaroteno podría disminuir las quemaduras por el sol en personas sensibles al sol. Sin embargo, no es probable que la ingesta de betacaroteno tenga mucho efecto sobre el riesgo de quemaduras pro el sol en la mayoría de las personas. Además, los betacarotenos no parecen disminuir el riego de cáncer de piel u otros trastornos de la piel asociados con la exposición al sol.

Posiblemente Ineficaz para…

  • Enfermedad de Alzheimer. La ingesta de una dieta que contiene una mayor cantidad de betacaroteno no parece disminuir el riesgo de enfermedad de Alzheimer.
  • Cataratas. La ingesta de betacaroteno sola o en combinación con vitamina C, vitamina E y cinc durante 8 años no disminuye la incidencia o progreso de cataratas.
  • Fibrosis quística. La ingesta de betacaroteno durante un máximo de 14 meses no mejora la salud pulmonar en personas con fibrosis quística.
  • Diabetes. Cierta investigación preliminar sugiere que la ingesta de una dieta que contiene grandes cantidades de betacaroteno está vinculada con una disminución del riesgo de desarrollar de diabetes tipo 2. No obstante, la evidencia es contradictoria. La ingesta de suplementos de betacaroteno no disminuye el riesgo de desarrollo de diabetes tipo 2 o el riesgo de sufrir complicaciones asociadas con la diabetes.
  • Lunares. La investigación muestra que la ingesta de betacaroteno durante 3 años no disminuye la formación de nuevos lunares.
  • Riesgo general de muerte. Cierta investigación sugiere que la ingesta de suplementos que contienen betacaroteno, vitamina C, vitamina E, selenio y cinc durante 7 años podría reducir el riesgo de muerte en hombres, pero no en mujeres. Sin embargo, otra investigación muestra que la ingesta de altas dosis de betacaroteno durante un máximo de doce años podría aumentar el riesgo de muerte en hombres y mujeres.
  • Accidente cerebrovascular. La ingesta de betacaroteno durante aproximadamente 6 años no tiene efecto sobre el riesgo de accidente cerebrovascular en hombres fumadores. Además, existe evidencia de que la ingesta de suplementos de betacaroteno aumenta el riesgo de hemorragia cerebral en personas que consumen alcohol.

Probablemente Ineficaz para…

  • Prevención de aneurisma de aórtico abdominal o de agrandamiento de un vaso sanguíneo grande que cruza el abdomen. La evidencia sugiere que la ingesta de betacaroteno durante 5,8 años no disminuye la aparición de aneurisma de aorta abdominal en hombres fumadores.
  • Cáncer. El betacaroteno no parece prevenir o disminuir la probabilidad de muerte por cáncer de útero, cáncer de cuello de útero, cáncer de tiroides, cáncer de vejiga, cánceres de piel (melanoma, carcinoma de células basales), cáncer de cerebro y cáncer en la sangre (leucemia). Sin embargo, cierta investigación sugiere que una combinación de betacaroteno con vitamina C, vitamina E, selenio y cinc podría disminuir las tasas de cáncer en hombres, pero no en mujeres. Los investigadores especulan que en el caso de los hombres se debe a una menor ingesta de antioxidantes en la dieta y por lo tanto podrían beneficiarse del consumo de más suplementos.
  • Cardiopatias. Un consejero científico de la Asociación Americana del Corazón afirma que la evidencia que hay no justifica el uso de antioxidantes como el beta-caroteno para reducir el riesgo de enfermedades del corazón. La evidencia muestra que los betacarotenos en combinación con vitamina C y E no disminuye el riesgo de cardiopatia.
  • Cáncer de colon. La investigación muestra que la ingesta de betacaroteno junto con vitamina C, E, selenio y carbonato cálcico no disminuye el riesgo de crecimiento de tumor de colon. En algunas personas con tumores de colon extirpados, la ingesta de suplementos de betacaroteno parece disminuir el riesgo de su incidencia. Sin embargo, en personas que fuman cigarrillos y consumen alcohol, la ingesta de suplementos de betacaroteno aumenta el riesgo de nuevos tumores. No está claro si el betacaroteno dietario disminuye el riesgo de cáncer de colon.
  • Prevenir el cáncer al pulmón en los fumadores. El tomar beta-caroteno en realidad parece aumentar el riesgo de cáncer al pulmón en las personas que fuman (especialmente aquellas que fuman más de 20 cigarrillos al día), los ex-fumadores, las personas expuestas al asbesto y aquellos que usan alcohol (uno o más tragos por día) y además fuman. Sin embargo, el beta-caroteno de la dieta no parece tener este efecto. Además, la ingesta de suplementos que contienen betacaroteno, vitamina E y selenio durante aproximadamente 5 años no disminuye el riesgo de muerte en personas previamente diagnosticadas con cáncer de pulmón.
  • Cáncer de próstata. La ingesta de suplementos de beta-caroteno no parece prevenir el cáncer de próstata en la mayoría de los hombres. De hecho, existe inquietud sobre si los suplementos de beta-caroteno podrían en realidad aumentar el riesgo de cáncer de próstata en algunos hombres. Hay evidencia de que hombres que toman una multivitamina por día además de tomar un suplemento separado de beta-caroteno tienen un riesgo mayor de desarrollar cáncer de próstata avanzado. Además, los hombres que fuman e ingieren los suplementos de betacaroteno tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación para…

  • Asma. La ingesta de una dieta de betacaroteno no parece estar vinculada con una menor incidencia de asma.
  • Efectos secundarios de la quimioterapia. La ingesta de una dieta alta en betacaroteno está vinculada con una disminución de los efectos tóxicos en niños sometidos a quimioterapia por un tipo de leucemia llamad leucemia linfoblástica.
  • Rendimiento mental. Cierta evidencia sugiere que la ingesta de betacaroteno durante un año no mejora la capacidad de razonamiento y la memoria en hombres mayores. Sin embargo, la ingesta de betacaroteno durante un máximo de 18 meses podría mejorar estos resultados.
  • Cáncer de esófago. La ingesta de suplementos de betacaroteno junto o en combinación con vitamina A o vitamina E, además de vitamina C no parece disminuir el riesgo de cáncer esofágico.
  • Infección por Helicobacter pylori (H. pylori), que causa úlceras estomacales. La ingesta de betacaroteno en combinación con medicamentos recetados no presenta mayor beneficio en el tratamiento de la infección por H. pylori que la ingesta de medicamentos de manera aislada.
  • VIH / SIDA. Cierta investigación preliminar sugiere que la ingesta de betacaroteno durante 4 semanas ayuda a mejorar la función del sistema inmunitario en personas con VIH. No obstante, la evidencia es contradictoria.
  • Cáncer de estómago. Cierta evidencia sugiere que la ingesta de betacaroteno no disminuye el riesgo de cáncer gástrico. Además, la ingesta de betacaroteno en combinación con vitamina A, C y/o E no parece disminuir el riesgo de desarrollar cáncer de estómago. Sin embargo, cierta evidencia preliminar sugiere que la ingesta de betacaroteno, vitamina E y selenio podría disminuir el riesgo de cáncer de estómago, pero no el riesgo de muerte en personas chinas desnutridas en alto riesgo. Además, la ingesta de betacaroteno parece ayudar a tratar las lesiones precancerosas en el estómago en personas con riesgo de cáncer de estómago.
  • Inflamación y deterioro de la membrana que recubre la boca (mucositis oral). La ingesta de betacaroteno no parece prevenir el desarrollo de mucositis oral durante la radio o quimioterapia.
  • Cáncer de boca. El tomar suplementos de beta-caroteno solos o en combinación con otros antioxidantes tales como vitamina A o vitamina E no parece reducir el riesgo de cáncer pancreático.
  • Un sarpullido en la piel debido a la fotosensibilidad llamada erupción lumínica polimorfa. Cierta evidencia sugiere que la ingesta de betacaroteno puede mejorar la sensibilidad a la exposición del sol en personas con erupción lumínica polimorfa. No obstante, la evidencia es contradictoria.
  • Alcoholismo.
  • Síndrome de fatiga crónica (SFC).
  • Depresión.
  • Epilepsia.
  • Dolores de cabeza.
  • Acidez.
  • Hipertensión.
  • Infertilidad.
  • Enfermedad de Parkinson.
  • Psoriasis.
  • Artritis reumática.
  • Esquizofrenia.
  • Otras afecciones.

Se necesita más evidencia para aprobar al beta-caroteno para estos usos.

El beta-caroteno es convertido a vitamina A, un nutriente esencial. Tiene actividad antioxidante, lo que ayuda a proteger a las células para que no sufran daño.

El beta-caroteno ES PROBABLEMENTE SEGURO en adultos y niños cuando se ingiere en cantidades apropiadas para algunas condiciones médicas específicas. Sin embargo, los suplementos de beta-caroteno no son recomendables para uso general.

El beta-caroteno NO ES POSIBLEMENTE SEGURO cuando se ingiere en dosis altas, especialmente si se toma a largo plazo. Dosis altas de beta-caroteno pueden poner la piel de color amarillo a anaranjada.

Hay una creciente preocupación de que tomar altas dosis de suplementos de antioxidante tales como beta-caroteno puede causar más daño que bien. Algunas investigaciones muestran que el tomar dosis altas de suplementos de beta-caroteno podría aumentar la probabilidad de muerte en general, aumentar el riesgo de ciertos cánceres, y posiblemente aumentar otros efectos secundarios. Además, existe también preocupación de que tomar grandes cantidades de una multivitamina más un suplemento separado de beta-caroteno aumenta la posibilidad de desarrollar un cáncer avanzado de próstata en los hombres.

Advertencias y precauciones especiales:

Embarazo y Lactancia: El betacaroteno ES PROBABLEMENTE SEGURO cuando se lo ingiere en cantidades apropiadas. Sin embargo, no se recomienda altas dosis de suplementos de betacaroteno para uso general durante el embarazo y la lactancia.

Fumar: En las personas que fuman, los suplementos de beta-caroteno podrían aumentar el riesgo de cáncer de colon, pulmón y de próstata. No tome suplementos de beta-caroteno si fuma.

Historial de exposición al asbesto: En las personas que han estado expuestas al asbesto, los suplementos de beta-caroteno podrían aumentar el riesgo de cáncer. No tome suplementos de beta-caroteno si ha estado expuesta al asbesto.

Angioplastia, un procedimiento al corazón: Hay un poco de preocupación de que el uso de vitaminas antioxidantes, incluyendo el beta-caroteno, podría producir efectos nocivos después de una angioplastia. Pueden interferir con la mejoría. No use beta-caroteno y otras vitaminas antioxidantes antes de una angioplastia sin la recomendación de su proveedor de salud médica.

Medicamentos que se usan para bajar el colesterol (Estatinas)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación
Converse con su proveedor de atención médica.

El tomar, beta-caroteno, selenio, vitamina C y vitamina E juntos podría disminuir la eficacia de algunos medicamentos que se usan para bajar el colesterol. No se sabe si el beta-caroteno, si se toma solo, disminuye la eficacia de algunos medicamentos que se usan para bajar el colesterol.

Algunos medicamentos que se usan para bajar el colesterol incluyen a atorvastatina (Lipitor), fluvastatina (Lescol), lovastatina (Mevacor) y pravastatina (Pravachol).

Niacina

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación
Converse con su proveedor de atención médica.

El tomar beta-caroteno, vitamina C, vitamina E y selenio juntos podría disminuir algunos de los efectos beneficiosos de la niacina. La niacina puede aumentar el colesterol bueno. El tomar beta-caroteno junto con estas otras vitaminas podría disminuir el colesterol bueno.

No se conoce ninguna interacción con hierbas y suplementos.

Alcohol

El beber alcohol en exceso puede disminuir la acción del beta-caroteno en el cuerpo y aumentar el nivel de otra sustancia química llamada retinol. Los investigadores están preocupados de que esto puede aumentar el riesgo de cáncer. Pero, se necesitan más investigaciones para determinar si esta preocupación está justificada.

Olestra (substituto de grasa)

La olestra puede interferir con la acción del beta-caroteno en el cuerpo. En las personas sanas la olestra disminuye en un 27% la concentración de betacaroteno en el suero de la sangre.

Las siguientes dosis se han estudiado en investigaciones científicas:

POR VÍA ORAL:

  • Para la protoporfiria eritropoietica (PPE) la dosis está basada en la edad. De 1 a 4 años la dosis diaria es de: 60-90 mg; de 5 a 8 años: 90-120 mg; de 9 a 12 años: 120-150 mg; de 13-16 años: 150-180 mg; y para mayores de 16 años: 180 mg. Si después de estas dosis, las personas todavía permanecen muy sensibles al sol, el beta-caroteno se puede aumentar en 30-60 mg al día en los niños menores de 16 años y en hasta un total de 300 mg por día en las personas mayores de 16 años.
  • Para prevenir las quemaduras solares en las personas sensibles a la radiaciónsolar: 25 mg de beta-caroteno por vía oral diarios.
  • Para el tratamiento de la degeneración macular senil (DMS): 15 mg de beta Caroteno más 500 mg de vitamina C, 80 mg de óxido de zinc y 400 IU de vitamina E diarios.

La ingesta diaria recomendada de beta-caroteno no ha sido establecida porque no se ha hecho suficiente investigación al respecto.

Los suplementos de beta-caroteno están disponibles en dos formas. Una es a base de agua y la otra a base de aceite. Los estudios demuestran que la versión a base de agua parece ser absorbida mejor.

A-Beta-Carotene, A-Bêta-Carotène, Beta Carotene, Bêta-Carotène, Bêta-Carotène Tout Trans, Carotenes, Carotènes, Carotenoids, Caroténoïdes, Caroténoïdes Mélangés, Mixed Carotenoids, Provitamin A, Provitamine A.


 

Natural Medicines disclaims any responsibility related to medical consequences of using any medical product. Effort is made to ensure that the information contained in this monograph is accurate at the time it was published. Consumers and medical professionals who consult this monograph are cautioned that any medical or product related decision is the sole responsibility of the consumer and/or the health care professional. A legal License Agreement sets limitations on downloading, storing, or printing content from this Database. Except for any possible exceptions written into your License Agreement, no reproduction of this monograph or any content from this Database is permitted without written permission from the publisher. Unlawful to download, store, or distribute content from this site.

For the latest comprehensive data on this and every other natural medicine, health professionals should consult the Professional Version of the Natural Medicines. It is fully referenced and updated daily.

© Copyright 1995-2019. Therapeutic Research Faculty, publishers of Natural Medicines, Prescriber’s Letter, and Pharmacist’s Letter. All rights reserved.

 

www.naturaldatabase.com
mail@naturaldatabase.com
PH (209) 472-2244