The Who, What, Where, When and Sometimes, Why.

Vitamina A

Vitamina A

¿Qué es?

La vitamina A es una vitamina. Se puede encontrar en muchas frutas y verduras, en los huevos, la leche entera, la mantequilla, la margarina enriquecida, la carne y en pescados aceitosos de agua salada. También se puede sintetizar en el laboratorio.

La vitamina A se usa para el tratamiento de la deficiencia de vitamina A. Se usa también para disminuir las complicaciones de enfermedades tales como la malaria, el VIH, el sarampión y la diarrea en los niños con deficiencia de vitamina A.

Las mujeres usan la vitamina A para los períodos menstruales masivos, para el síndrome premenstrual (SPM), las infecciones vaginales, las infecciones por levaduras, para las protuberancias en los pechos (enfermedad fibrocística de los senos) y para prevenir el cáncer de mama. Algunas mujeres con VIH usan la vitamina A para disminuir el riesgo de transmitir el VIH a los bebés durante el embarazo, el parto o cuando están amamantando.

Los hombres usan la vitamina A para elevar su recuento de esperma.

Algunas personas utilizan la vitamina A para mejorar la visión y para el tratamiento de trastornos oculares que incluyen la degeneración macular senil, el glaucoma y las cataratas.

La vitamina A se usa también para problemas de la piel que incluyen el acné, el eczema, la psoriasis, el herpes labial, las heridas, las quemaduras, las quemaduras de sol, la queratosis folicular (la enfermedad de Darier), la ictiosis (formación de escamas en la piel sin inflamación), el liquén plano pigmentoso y la pitiriasis rubra pilaris.

También se utiliza para las ulceras gastrointestinales, la enfermedad de Crohn, para enfermedades de las encías, para la diabetes, el síndrome de Hurler (mucopolisacaridosis), las infecciones de los senos nasales, para la fiebre del heno y las infecciones urinarias (IU).

La vitamina A se usa también para la shigellosis, los trastornos del sistema nervioso, las infecciones de la nariz, la pérdida del olfato, para el asma, los dolores de cabeza persistentes, los cálculos renales, la tiroide hiperactiva, la sangre baja en hierro (anemia), la sordera, el zumbido de oídos y para las heridas precancerosas en la boca (leucoplaquia).

Otros usos incluyen la prevención y el tratamiento del cáncer, la protección del corazón y el sistema cardiovascular, la disminución del proceso de envejecimiento y el aumento del sistema inmunológico.

La vitamina A se aplica a la piel para mejorar la cicatrización de las heridas, reducir las arrugas y protejer a la piel contra la radiación ultravioleta.

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

Eficaz para…

  • Carencia de vitamina A. La ingesta de vitamina A es efectiva para prevenir y tratar los síntomas de carencia de vitamina A. La carencia de vitamina A puede ocurrir en las personas con deficiencia de proteínas, con diabetes, con la tiroides hiperactiva, con fiebre, con enfermedad hepática, con fibrosis cística o con una enfermedad hereditaria llamada abetalipoproteinemia.

Posiblemente Eficaz para…

  • Cáncer de mama. Las mujeres premenopáusicas con antecedentes familiares de cáncer de mama que consumen altos niveles de vitamina A en la dieta parecen haber reducido el riesgo de desarrollar cáncer de mama. No se sabe si el tomar suplementos de vitamina A ofrece el mismo beneficio.
  • Cataratas. La investigación sugiere que la ingesta de vitamina A en la dieta está vinculada con un menor riesgo de desarrollar cataratas.
  • Diarrea relacionada con VIH. La ingesta de vitamina A junto con medicinas convencionales parece disminuir el riesgo de muerte por diarrea en niños con VIH positivo y carencia de vitamina A.
  • Paludismo. La ingesta de vitamina A no parece disminuir los síntomas del paludismo en niños menores de 3 años que viven en áreas donde el paludismo es común.
  • Sarampión. La ingesta de vitamina A parece reducir el riesgo de complicaciones del sarampión o muerte en niños con sarampión y carencia de vitamina A.
  • Lesiones precancerosas en la boca (leucoplasia oral). La investigación sugiere que la ingesta de vitamina A puede ayudar a tratar lesiones precancerosas en la boca.
  • Cicatrización después de la cirugía de ojo con láser (queratectomía fotorrefractiva). La ingesta de vitamina A junto con vitamina E parece mejorar la cicatrización después de una cirugía de ojo con láser.
  • Complicaciones después del embarazo. La ingesta de vitamina A parece reducir el riesgo de diarrea y fiebre después del embarazo en mujeres desnutridas.
  • Complicaciones durante el embarazo. La ingesta de vitamina A parece reducir el riesgo de muerte y ceguera nocturna durante el embarazo en mujeres desnutridas.
  • Enfermedad ocular que afecta la retina (retinitis pigmentosa). La investigación sugiere que la ingesta de vitamina A puede disminuir el avance de una enfermedad ocular que causa daño a la retina.

Posiblemente Ineficaz para…

  • Problemas respiratorios que afectan a los recien nacidos (displasia broncopulmonar). La investigación muestra que la inyección de vitamina no reduce el riesgo de problemas respiratorios en bebés con bajo peso al nacer.
  • Efectos secundarios gastrointestinales de la quimioterapia. La ingesta de vitamina A no previene o reduce los efectos secundarios gastrointestinales de la quimioterapia en niños.
  • Muerte del feto y la muerte infantil. La ingesta de suplementos de vitamina A antes, durante y después del embarazo no parece reducir el riesgo de muerte fetal o del recién nacido cuando lo ingieren las mujeres desnutridas. Sin embargo, dar vitamina A a ciertos bebés parece disminuir el riesgo d muerte infantil en áreas donde es común la desnutricion o carencia de vitamina A.
  • Un tipo de cáncer de piel llamado melanoma. La investigación muestra que la ingesta de vitamina A no aumenta la supervivencia sin enfermedad en personas con melanoma.
  • Aborto espontáneo. Las mujeres que ingieren vitamina A, sola o en combinación con otras vitaminas antes o durante el embarazo temprano, no parece muestra un menor riesgo de aborto espontáneo o parto de feto muerto.
  • Artrosis. La ingesta de un producto específico que contiene selenio, vitamina A, vitamina C y vitamina E (selenio ACE) no parece mejorar la artrosis. Además, la ingesta de una mayor cantidad de vitamina A no reduce el dolor en personas con artrosis vertebral con niveles normales de vitamina A.
  • Tuberculosis. Los niveles de vitamina A son comunes en personas con tuberculosis. Sin embargo, la ingesta de vitamina A no parece mejorar los síntomas o disminuir el riesgo de muerte en personas con tuberculosis.

Probablemente Ineficaz para…

  • Cáncer de cabeza y cuello. La ingesta de vitamina A no reduce el riesgo de desarrollar nuevos tumores o mejorar la supervivencia en personas con cáncer de cabeza y cuello.
  • Trasmisión de VIH. La ingesta de vitamina A no disminuye el riesgo de trasmitir VIH al feto durante el embarazo a los recién nacidos durante el parto, o a los bebés durante la lactancia. De hecho, ña investigación preliminar sugiere que las mujeres VIH positivo que ingieren suplementos de vitamina A durante el embarazo podrían tener un mayor riesgo de trasmitir VIH a los bebés a través de la leche materna.
  • Infección de las vías respiratorias inferiores. La ingesta de vitamina A no previene o reduce los síntomas de infección de las vías respiratorias inferiores en niños. De hecho, la vitamina A está vinculada con un leve aumento del riesgo de sufrir infecciones de las vías respiratorias en niños.
  • Neumonía. La ingesta de vitamina A no previene o reduce los efectos secundarios gastrointestinales de la quimioterapia en niños.

Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación para…

  • Enfermedad hepática relacionada con el alcohol. La investigación preliminar muestra que la ingesta de vitamina A junto con coenzima Q10 y otras vitaminas y minerales no mejora la supervivencia en personas con enfermedad hepática relacionada con el alcohol.
  • Anemia. La ingesta de vitamina A podría ayudar a mejorar los niveles de proteína que almacenan hierro. Esto podría aumentar el riesgo de anemia en niños y embarazadas. Sin embargo, en los países en desarrollo en donde es común la anemia, la ingesta de vitamina A (retinol) con hierro y ácido fólico no parece mejorar la anemia en las embarazadas en comparación con la ingesta de hierro y ácido fólico solos.
  • Cáncer de cuello de útero. La investigación sugiere que un aumento de los niveles de vitamia A en la sangre o una mayor ingesta de vitamin A están asociados con un menor riesgo de desarrollar cáncer de cuello de útero. Sin embargo, esto solo parece presentarse cuando se consideran ambas formas de vitamina A -retinol y carotenos. La ingesta de retinol solamente no está vinculada con una disminución del riesgo de sufrir cáncer de cuello de útero.
  • Desarrollo del niño. La ingesta de vitamina A no parece mejorar el crecimiento en niños con bien nutridos. Sin embargo, la ingesta de vitamina A podría mejorar el crecimiento en niños con carencia de vitamina A.
  • Cáncer de ciertas células de médula ósea (leucemia mielógena crónica). La investigación preliminar muestra que la ingesta de un producto específico de vitamina A (Aquasol, Armour Pharmaceuticals) junto con la terapia del busulfán no mejora la supervivencia en personas con leucemia mielógena crónica. La ingesta de vitamina A con la terapia del busalfán podría además mejorar el riesgo de toxicidad.
  • Daño rectal causado por la radioterapia. La investigación preliminar sugiere que la ingesta de vitamina A (palmitato de retinol) puede reducir los síntomas rectales causados por la radioterapia pélvica.
  • Cáncer colorrectal. La ingesta de vitamina A sola o junto con betacaroteno no parece prevenir el cáncer colorectal.
  • Cáncer de esófago. Ciertos estudios de población sugieren que una mayor ingesta de betacaroteno y vitamina A está vinculada con una disminución del riesgo de desarrollar cáncer de esófago. Sin embargo, otra evidencia de alta calidad sugiere que la ingesta de vitamina A junto con betacaroteno no previene el cáncer de esófago.
  • HIV. La ingesta de vitamina A durante el embarazo no parece reducir el riesgo de murte en la madre o el niño. Además, el suplemento de vitamina A durante el embarazo no parece prevenir el avance del VIH en mujeres con VIH y bajos niveles de vitamina A. Sin embargo, darle vitamina A a los bebés ya los niños con VIH positivo parece reducir el riesgo de muerte relacionado con el VIH.
  • Cáncer del pulmón. La investigación preliminar sugiere que la ingesta de vitamina A podría mejorar la supervivencia y disminuir el desarrollo de nuevos tumores en las personas con cáncer del pulmón. No obstante, otra investigación muestra que la vitamina A no tiene efecto sobre la supervivencia al cáncer de pulmón. Además, la vitamina A parece mejorar el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón en fumadores y personas expuestas al amianto.
  • Cáncer de los ovarios. Las investigaciones hechas en la población sugieren que el tomar vitamina A no afecta el riesgo de desarrollar cáncer de ovarios.
  • Mortalidad. La ingesta de vitamina A en niños de 6 meses a 5 años parece disminuir el riesgo de muerte, especialmente en aquellos con riesgo de carencia de vitamina. Sin embargo, la ingesta de vitamina A no parece mejorar el riesgo de muerte en adultos sanos.
  • Cáncer de páncreas. El tomar vitamina A en combinación con betacaroteno no parece prevenir el cáncer pancreático.
  • Cáncer de próstata. La ingesta de vitamina A en la dieta no parece estar vinculada con una disminución del riesgo de cáncer de próstata.
  • Cáncer de estómago. La ingesta de vitamina A sola o junto con betacaroteno no parece prevenir el cáncer de estómago.
  • Ayuda a la buena visión.
  • Degeneración macular relacionada con el envejecimiento.
  • Glaucoma.
  • Prevenir las infecciones y aumentar la velocidad de la recuperación de las infecciones.
  • Mejorar la función inmunológica.
  • Arrugas en la piel.
  • Cicatrización de heridas.
  • Otras afecciones.

Se necesita más evidencia para evaluar la eficacia de la vitamina A para estos usos.

La vitamina A es necesaria para el desarrollo y funcionamiento normal de los ojos, piel, sistema inmunológico y muchas otras partes de nuestro cuerpo.

La vitamina A PROBABLEMENTE ES SEGURA en la mayoría de las personas cuando se ingiere o administra como inyección en el músculo en dosis inferiores a 10.000 unidades por día.

La vitamina A NO ES POSIBLEMENTE SEGURA cuando se lo ingiere en altas dosis. Algunas investigaciones científicas sugieren que dosis más altas podrían aumentar el riesgo de osteoporosis y fractura de cadera, especialmente en la gente de más edad. Los adultos que consumen productos lácteos bajos en grasas, que están enriquecidos con vitamina A, y que además comen una gran cantidad de frutas y verduras por lo general no necesitan suplementos de vitamina A o multivitaminas que contengan vitamina A.

El uso a largo plazo de grandes cantidades de vitamina A podría causar serios efectos secundarios incluyendo fatiga, irritabilidad, cambios mentales, anorexia, malestar estomacal, náuseas, vómitos, fiebre leve, transpiración excesiva y muchos otros efectos secundarios. En las mujeres que ya han pasado la menopausia, el tomar mucha vitamina A puede aumentar el riesgo de osteoporosis y fractura de cadera.

Existe una creciente preocupación de que el tomar altas dosis de suplementos antioxidantes como la vitamina A podría hacer más mal que bien. Algunas investigaciones muestran que el tomar altas dosis de suplementos de vitamina A podría aumentar las probabilidades de muerte en general y posiblemente producir otros efectos secundarios graves.

La vitamina A ES PROBABLEMENTE SEGURA para las mujeres embarazadas o las mujeres que están amamantando si la toman en las cantidades recomendadas de menos de 10.000 unidades por día.

La vitamina A es segura para los niños si se toma en las cantidades recomendadas. Cuando se toman cantidades más grandes que las recomendadas, los efectos secundarios pueden incluir irritabilidad, sueño, vómitos, diarrea, pérdida de conciencia, dolor de cabeza, problemas visuales, peladuras de la piel, aumento en el riesgo de tener neumonía y otros problemas. Las cantidades máximas de vitamina A que son seguras para los niños están basadas en la edad.

  • Menos de 2000 unidades/día para los niños de hasta de 3 años de edad.
  • Menos de 3000 unidades/día para los niños de 4 a 8 años de edad.
  • Menos de 5700 unidades/día para los niños de 9 a 13 años de edad.
  • Menos de 9300 unidades/día para los niños de 14 a 18 años de edad.

La vitamina A NO ES POSIBLEMENTE SEGURA en los niños cuando se lo ingiere en altas dosis. Cuando las cantidades exceden a aquellas recomendadas, los efectos secundarios pueden incluir la irritabilidad, somnolencia, vómitos, diarrea, pérdida del conocimiento, cefalea, problemas de visión, descamación de la piel, mayor riesgo de sufrir neumonía y diarrea entro otros problemas.

Advertencias y precauciones especiales:

Embarazo y lactancia: La vitamina A PROBABLEMENTE ES SEGURA para las mujeres embarazadas o amamantando cuando la toman en las cantidades recomendadas que son menos de 10.000 unidades por día. Cantidades más altas POSIBLEMENTE NO SON SEGURAS. La vitamina A puede causar defectos de nacimiento. Para las mujeres embarazadas es muy importante controlar la ingesta de vitamina A, de todas las fuentes, en los primeros tres meses del embarazo. La vitamina A se encuentra en muchos alimentos, incluyendo los productos de origen animal, principalmente el hígado, en algunos cereales enriquecidos y en suplementos dietéticos.

Uso excesivo de alcohol: El tomar alcohol puede potencialmente aumentar los efectos dañinos de la vitamina A en el hígado.

Trastornos en los que el cuerpo no absorbe lípidos de manera apropiada: Personas con condiciones que afectan la absorción de lípidos, como enfermedad celíaca, síndrome del intestino corto, ictericia, fibrosis quística, enfermedad del páncreas, cirrosis hepática no pueden absorben vitamina A de manera apropiada. Para mejorar la absorción de vitamina A, estas personas deberían consumir preparados de vitamina A solubles en agua.

Tiene un tipo de colesterol alto poco común llamado “hiperlipoproteinemia de Tipo V”. Esta enfermedad podría aumentar el riesgo de intoxicación por vitamina A. No tome vitamina A si tiene esta enfermedad.

Infecciones intestinales: Las infecciones intestinales como anquilostomas pude reducir la cantidad de vitamina A que absorbe el cuerpo.

Enfermedad hepática. El consumo de grandes cantidades de vitamina puede empeorar la enfermedad del hígado.

Desnutrición: En personas con desnutricion proteica severa, la ingesta de vitamina A podría derivar en una acumulación de vitamina A en el cuerpo.

Carencia de cinc: La carencia de cinc podría causar la aparición de síntomas de carencia de vitamina A. Podría ser necesario ingerir una combinación de vitamina A y suplementos de cinc para mejorar esta condición.

Antibióticos (Antiobióticos de tetraciclinas)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación
Converse con su proveedor de atención médica.

La vitamina A puede interactuar con algunos antibióticos. El tomar grandes cantidades de vitamina A junto con algunos antibióticos puede aumentar la posibilidad de un efecto secundario grave llamado hipertensión intracraneal. Sin embargo, al parecer, si se toman dosis normales de vitamina A junto con tetraciclinas no producen este problema. No tome grandes cantidades de vitamina A si está tomando antibióticos.

Algunos de estos antibióticos incluyen demeclociclina (Declomycin), Minociclina (Minocin) y tetraciclina (Achromycin).

Medicamentos para problemas de la piel (Retinoides)

Grado de interacción = Serio No tome esta combinación

Algunos medicamentos que se usan para las enfermedades de la piel tienen efectos como los de la vitamina A. El tomar píldoras de vitamina A y estos medicamentos para las enfermedades de la piel podría producir muchos efectos y efectos secundarios comos los de la vitamina A.

Medicamentos que pueden dañar el hígado (Medicamentos hepatotóxicos)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación
Converse con su proveedor de atención médica.

El tomar grandes cantidades de vitamina A podría dañar el hígado. El tomar grandes cantidades de vitamina A junto con medicamentos que también podrían dañar el hígado puede aumentar el riesgo de producir daño hepático. No tome grandes cantidades de vitamina A si está tomando un medicamento que puede hacer daño al hígado.

Algunos medicamentos que pueden dañar el hígado incluyen acetaminofen (Tylenol y otros), amiodarona (Cordarone), carbamazepina (Tegretol), isoniazida (INH), metotrexato (Rheumatrex), metildopa (Aldomet), fluconazol (Diflucan), itraconazol (Sporanox), eritromicina (Erythrocin, Ilosone, otras), fenitoina (Dilantin), lovastatin (Mevacor), pravastatin (Pravachol), simvastatin (Zocor) y muchos otros.

Warfarina (Coumadin)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación
Converse con su proveedor de atención médica.

La warfarina (Coumadin) se usa para retardar la coagulación sanguínea.Grandes cantidades de vitamina A pueden también retardar la coagulación sanguínea El tomar vitamina A junto con warfarina (Coumadin) podría aumentar las posibilidades de formación de hematomas y de pérdida de sangre. Asegúrese de controlar su sangre periodicamente. Su dosis de warfarina (Coumadin) podría necesitar ser cambiada.

Hierro

Los glóbulos rojos necesitan hierro para hacer la hemoglobina, la sustancia química que transporta el oxígeno a través del cuerpo. El tomar vitamina A parece aumentar los niveles de hemoglobina en las personas que tienen niveles bajos de hierro y de vitamina A.

Alimentos ricos en grasas

El comer comidas ricas en grasas ayuda al cuerpo a absorber la vitamina A.

Las siguientes dosis han sido estudiadas en investigaciones científicas:

POR VÍA ORAL:

El nivel de consumo adecuado (AI) de vitamina A en infantes ha sido establecido: Desde el nacimiento hasta 6 meses: 400 mcg/día (1300 unidades); de 7 a 12 meses: 500 mcg/día (1700 unidades).

Los niveles de La Ingesta Diaria Recomendada (RDA) para los niños y adultos han sido establecidos: para niños de 1 a 3 años: 300 mcg/día (1000 unidades); de 4 a 8 años: 400 mcg/día (1300 unidades); de 9 a 13 años: 600 mcg/día (2000 unidades); hombres desde 14 años y mayores: 900 mcg/día (3000 unidades); mujeres desde 14 años y mayores: 700 mcg /día (2300 unidades); en el embarazo: de 14 a 18 años: 750 mcg /día (2500 unidades) y de 19 años y mayores: 770 mcg/día (2600 unidades); durante la lactancia: de 14 a 18 años : 1200 mcg/día (4000 unidades) y de 19 años y mayores: 1300 mcg/día (4300 unidades).

Los Niveles de Ingesta Maximos Tolerables (UL) de vitamina A también han sido establecidos. El UL es el nivel más alto de ingestión que es probable que no presente riesgo de producir efectos dañinos. Los Uls para la vitamina A son para la vitamina A preformada (retinol) y no incluyen a los carotenoides de la provitamina A: Para bebés y niños desde el nacimiento hasta 3 años: 600 mcg/día (2000 unidades); niños de 4 a 8 años: 900 mcg/día (3000 unidades); de 9 a 13 años: 1700 mcg /día (6000 unidades); de 14 a 18 años (incluyendo el embarazo y la lactancia): 2800 mcg/día (9000 unidades); adultos de 19 años y mayores (incluyendo el embarazo y la lactancia): 3000 mcg /día (10000 unidades).

La dosis de vitamina A es más comúnmente expresada en unidades, pero a veces se usan dosis en microgramos.

El comer 5 porciones de frutas y verduras por día proporciona alrededor del 50 a 65% de la RDA de vitamina A para adultos.

3-Dehydroretinol, 3-Déhydrorétinol, Acétate de Rétinol, Antixerophthalmic Vitamin, Axerophtholum, Dehydroretinol, Déhydrorétinol, Fat-Soluble Vitamin, Oleovitamin A, Palmitate de Rétinol, Retinoids, Rétinoïdes, Retinol, Rétinol, Retinol Acetate, Retinol Palmitate, Retinyl Acetate, Rétinyl Acétate, Retinyl Palmitate, Rétinyl Palmitate, Vitamin A Acetate, Vitamin A Palmitate, Vitamin A1, Vitamin A2, Vitamine A, Vitamine A1, Vitamine A2, Vitamine Liposoluble, Vitaminum A.


 

Natural Medicines disclaims any responsibility related to medical consequences of using any medical product. Effort is made to ensure that the information contained in this monograph is accurate at the time it was published. Consumers and medical professionals who consult this monograph are cautioned that any medical or product related decision is the sole responsibility of the consumer and/or the health care professional. A legal License Agreement sets limitations on downloading, storing, or printing content from this Database. Except for any possible exceptions written into your License Agreement, no reproduction of this monograph or any content from this Database is permitted without written permission from the publisher. Unlawful to download, store, or distribute content from this site.

For the latest comprehensive data on this and every other natural medicine, health professionals should consult the Professional Version of the Natural Medicines. It is fully referenced and updated daily.

© Copyright 1995-2019. Therapeutic Research Faculty, publishers of Natural Medicines, Prescriber’s Letter, and Pharmacist’s Letter. All rights reserved.

 

www.naturaldatabase.com
mail@naturaldatabase.com
PH (209) 472-2244