The Who, What, Where, When and Sometimes, Why.

Vitamina E

Vitamina E

¿Qué es?

La Vitamina E es una vitamina que se disuelve en las grasas. Se encuentra presente en muchos alimentos incluyendo los aceites vegetales, los cereales, la carne, las aves de corral, los huevos, la fruta, las verduras, y el aceite de germen de trigo. También está disponible como suplemento.

La vitamina E se usa para el tratamiento de la deficiencia de vitamina E, que es poco común, pero puede ocurrir en personas con ciertos trastornos genéticos y en infantes prematuros de muy bajo peso.

Algunas personas usan la vitamina E para el tratamiento y prevención de las enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos que incluyen endurecimiento de las arterias, ataque al corazón, dolor en el pecho, dolor de piernas debido al bloqueo de las arterias y presión arterial alta.

La vitamina E también se usa para el tratamiento de la diabetes y sus complicaciones. Se usa para prevenir el cáncer, en particular el cáncer del pulmón, y el cáncer oral en fumadores; para el cáncer y pólipos del colon y recto; para el cáncer gástrico, el cáncer de próstata y el cáncer pancreático.

Algunas personas usan la vitamina E para las enfermedades del cerebro y del sistema nervioso como la enfermedad de Alzheimer y otras demencias, para la enfermedad de Parkinson, para los calambres nocturnos, para el síndrome de las piernas inquietas, y para la epilepsia si se toma junto con otros medicamentos. La vitamina E también se utiliza para la enfermedad de corea de Huntington y otros trastornos que involucran nervios y músculos.

Las mujeres usan la vitamina E para prevenir las complicaciones al término del embarazo debido a la presión arterial alta (preeclampsia), para el síndrome premenstrual (SPM), los períodos dolorosos, el síndrome de la menopausia, los rubores asociados con el cáncer de mamas, y para los quistes de mama.

Algunas veces la vitamina E es utilizada para disminuir los efectos dañinos de algunos tratamientos médicos tales como la diálisis y la radiación. Se usa también para reducir los efectos secundarios no deseados de los medicamentos tales como la pérdida de cabello en las personas tomando doxorubicin y el daño pulmonar en las personas tomando amiodarona.

La vitamina E se usa algunas veces para mejorar la resistencia física, aumentando la energía, disminuyendo el daño muscular después del ejercicio y mejorando la fuerza muscular.

La vitamina E se usa también para las cataratas, el asma, las infecciones respiratorias, los trastornos de la piel, el envejecimiento, las quemaduras de sol, la fibrosis cística, la infertilidad, la impotencia, el síndrome de fatiga crónica (SFC), las úlceras pépticas, para algunas enfermedades hereditarias, y para prevenir las alergias.

Algunas personas se aplican vitamina E a la piel para impedir el envejecimiento y para la protección contra los efectos de las sustancias químicas que se usan en la terapia para el cáncer (quimioterapia).

La Asociación Americana del Corazón recomienda obtener los antioxidantes, incluyendo la vitamina E, comiendo una dieta bien balanceada, rica en frutas, verduras, y granos enteros y no a través de suplementos mientras no se tenga más información acerca de los riesgos y beneficios de los suplementos.

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

Eficaz para…

  • Trastorno de movimiento (ataxia) asociado con carencia de vitamina E. El trastorno motriz genético llamado ataxia causa carencia grave de vitamina E. Los suplementos de vitamin E se usan como parte del tratamiento para la ataxia.
  • Carencia de vitamina E. La ingesta de vitamina E es efectiva para prevenir y tratar la carencia de carencia de vitamina E.

Posiblemente Eficaz para…

  • Enfermedad de Alzheimer. La vitamina E podría disminuir el empeoramiento de la pérdida de memoria en personas con trastorno moderado de enfermedad de Alzheimer. La vitamina E podría también retrasar la pérdida de independencia y la necesidad de una compañía en personas con enfermedad de Alzheimer de leve a moderada Sin embargo, la vitamina E no parece impedir que una persona con problemas leves de memoria contraiga la enfermedad de Alzheimer.
  • Anemia. Cierta investigación muestra que la ingesta de vitmina E mejora la respuesta al medicamento eritropoietina, que se encarga de la producción de glóbulos rojos, en adultos y niños hemodializados.
  • Condición en la sangre (beta-talasemia). La ingesta de vitamina E parece ser beneficiosa en niños con la condición en la sangre llamada beta-talasemia y carencia de vitamina E.
  • El cáncer de la vejiga. La ingesta 200 IU de vitamina E por vía oral por más de 10 años parece ayudar a prevenir la muerte por cáncer de la vejiga.
  • Pérdida de la medicina quimioterapéutica en el tejido cercano. La aplicación de vitamina E en le piel junto con dimetilsulfóxido (DMSO) parece ser efectivo para tratar pérdida de medicina quimioterapéutica en tejidos cercanos.
  • Daño nervioso relacionado con la quimioterapia. La ingesta de vitamina E (alfa-tocopherol) antes y después del tratamiento con quimioterapia con cisplastina podría disminuir el riesgo de daño nervioso.
  • Demencia. La investigación sugiere que los hombres que consumen vitamina E y vitamina C tienen un menor riego de desarrollar formas severas de demencia. Sin embargo, no parece disminuir el riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.
  • Menstrución dolorosa (Dismenorrea). El tomar vitamina E dos días antes y por 3 días después que empieza el sangrado parece disminuir el dolor, gravedad, y duración de la menstruación, y también la pérdida de sangre.
  • Trastorno de coordinación motora llamada dispraxia. La ingesta diaria de vitamina E junto con aceite de onagra, aceite de tomillo y aceites de pescado parece mejorar los trastornos de la motricidad en niños con dispraxia.
  • Problemas renales en niños (glomeruloesclerosis). Existe cierta evidencia de qu la ingesta de vitamina E podría mejorar la función renal en niños con glomeruloesclerosis.
  • Un condición heredada en la sangre llamada beta-talasemia. Cierta investigación muestra que la ingesta de la vitamina E, sola o en combinación con selenio, podría ser beneficiosa para las personas con trastorno heredado llamado carencia de G6PD.
  • Cura de un tipo de cáncer de piel llamado granuloma anular. La aplicación de vitamin E en la piel parece eliminar lesiones en la piel llamadas granuloma anular.
  • Enfermedad de Huntington. La vitamina E natural (RRR-alfa-tocoferol) puede mejorar los síntomas en personas con enfermedad de Huntington. Sin embargo, no parece ayudar a personas con la enfermedad más avanzada.
  • Infertilidad masculina. La ingesta de vitamina E mejora las tasas de embarazo en hombres con problemas de infertilidad. La ingesta de altas dosis de vitamina E junto con vitamina C no parece brindar los mismos beneficios.
  • Hemorragia intracranial. La ingesta de vitamina E parece ser efectiva en el tratamiento de la hemorragia intracranial en bebés prematuros.
  • Hemorragia dentro del sistema ventricular del cerebro. La ingesta de vitamina E parece ser efectiva en el tratamiento de la hemorragia intracranial en bebés prematuros.
  • Intolerancia al nitrato. Existe cierta evidencia de la ingesta de vitamina E por día puede ayudar a prevenir la tolerancia al nitrato.
  • Enfermedad hepática llamada esteatohepatitis no alcohólica. La ingesta diaria de vitamina E parece mejorar los síntomas de EHNA n adultos y niños.
  • Enfermedad de Parkinson. La evidencia preliminar sugiere que la ingesta de vitamina E en la dieta podría estar vinculada con una disminución del riesgo de desarrollar enfermedad Parkinson. Sin embargo, la ingesta de todo-rac-alfa-tocoferol (vitamina E sintética) no parece brindar ningún beneficio en personas con enfermedad de Parkinson.
  • Cirugía de ojo con láser (queratectomía fotorrefractiva). La ingesta de altas dosis de vitamina A junto con vitamina E (nicotinato de alfa-tocoferol) por día parece mejorar la cicatrización y la visión en personas sometidas a cirugía de ojo con láser.
  • El síndrome premenstrual (SPM). El tomar vitamina E por vía oral parece disminuir la ansiedad, los antojos y la depresión en algunas mujeres con SPM.
  • Rendimiento físico. La investigación sugiere que el aumento en la ingesta de vitamina E en la dieta está vinculada con un mayor rendimiento físico y fuerza muscular en personas mayores.
  • Fibrosis causada por radiación. La ingesta de vitamin E con el medicamento pentoxifilina parece tratar la fibrosis causada por la radiación. Sin embargo, la ingesta de vitamina E sola no parece ser efectiva.
  • Enfermedad ocular en recién nacidos llamada fibroplasia retrolental. La ingesta de vitamina E parece ser efectiva en el tratamiento de la causa de la enfermedad ocular llamada fibroplasia en recién nacidos.
  • Artritis reumatoide (AR). La vitamina E en combinación con el tratamiento estándar es mejor que el tratamiento estándar solo para reducir el dolor en personas con RA. Sin embargo, esta combinación no disminuye la inflamación.
  • Quemaduras solares. La ingesta de altas dosis de vitamina E (RRR-alfa-tocoferol) en combinación con la vitamina C, protege contra la inflamación de la piel después de la exposición a los rayos UV. Sin embargo, la ingesta de vitamina E sola no parece brindar el mismo efecto. La aplicación de la vitamina E en la piel, en combinación con vitamina C y melatonina, brinda cierta protección cuando se la usa antes de la exposición a los rayos UV.
  • Trastorno motriz llamado disquinesia tardía. La ingesta de vitamina E parece mejorar los síntomas asociados con el trastorno motriz llamado disquinesia tardía. Sin embargo, otra investigación sugiere que no mejora los síntomas, pero que podría prevenir el empeoramiento de los síntomas.
  • Inflamación de la capa media del ojo (uveítis). La ingesta de vitamina E con vitamina C parece mejorar la visión, pero no reduce la inflamación en personas con uveítis.

Posiblemente Ineficaz para…

  • Pérdida de visión relacionada con la edad (degeneración macular relacionada con la visión). La mayoría de la investigación sugiere que la ingesta de vitamin E, sola o en combinación con otros antioxidantes, no es efectiva para prevenir o tratar la pérdida de visión relacionda con la edad.
  • Enfermedad neurodegenerativa llamada enfermedad de Lou Gehrid (ELA). La investigación sugiere que la ingesta de vitamina E (alfa-tocoferol) en combinación con medicamentos convencionales no afecta la función ni aumenta las tasas de supervivencia en comparación con la medicación convencional sola en personas con la enfermedad de Lou Gherig.
  • Dolor en el pecho (angina). La ingesta de vitamina E podría tener el mismo efecto sobre el funcionamiento de los vasos sanguíneos, pero no parece disminuir el dolor de pecho.
  • Endurecimiento de las arterias (ateroesclerosis). La ingesta de vitamina E (RRR-alfa-tocoferol) no parece prevenir el progreso de la ateroesclerosis. Sin embargo, existe cierta evidencia preliminar de que la ingesta de vitamina C podría ayudar a prevenir el avance de la ateroesclerosis en hombres.
  • Picazón y enrojecimiento de la piel (eccema). La investigación sugiere que la ingesta de vitamina E, sola o en combinación con selenio, no mejora los síntomas del eccema.
  • Sofocos relacionados con cáncer de mama. La ingesta de vitamina E no parece atenuar los sofocos en mujeres que han tenido cáncer de mama.
  • Trastorno pulmonar en bebés (displasia broncopulmonar). La investigación muestra que la ingesta de vitamina E no es beneficiosa para los bebés recién nacidos con un trastorno pulmonar llamado displasia broncopulmonar.
  • Cáncer. La ingesta de una combinación de vitamina E, vitamina C, betacaroteno, selenio y cinc no parece disminuir el riesgo en general de desarrollar cáncer. Sin embargo, podría disminuir el riesgo de cáncer en hombres, aunque la evidencia es contradictoria.
  • Cáncer colorrectal. La mayoría de la evidencia sugiere que la ingesta de vitamin E no previene la aparición de cáncer colorectal o el desarrollo de tumores colorrectales no cancerosos que son considerados precursores del cáncer de colon.
  • Insuficiencia cardiaca. La ingesta de vitamina E durante 12 semanas no parece mejorar la función cardiaca en personas con insuficiencia cardíaca.
  • Enfermedad muscular llamada distrofia muscular de Duchenne. La investigación muestra que la ingesta de vitamina E con el medicamento penicilamina no disminuye el avance de la enfermedad muscular llamada distrofia muscular de Duchene.
  • Cáncer de cabeza y cuello. La ingesta diaria de vitamina E (todo-alfa-tocoferol) durante la radioterapia y durante 3 años después de finalizar el tratamiento no parece disminuir el riesgo de recurrencia de cáncer de cabeza y cuello. Existe cierta inquietud de que la ingesta de vitamina E podría de hecho aumentar el riesgo de recurrencia de la formación de tumores. Las personas con cáncer de cabeza y cuello debería evitar el consumo diario de suplementos de vitamina E en dosis mayores a 400 IU por día.
  • Destrucción anormal de los glóbulos rojos (anemia hemolítica). La administración de vitamina E en bebés prematuros no presenta efecto positivo para tratar la destrucción anormal de los glóbulos rojos.
  • Hipertensión arterial. La ingesta de vitamina E no parece disminuir la presion arterial en personas que ya están tomando medicamentos para la presión arterial.
  • Enfermedad hepática. La ingesta de vitamina E no disminuye el riesgo de muerte en personas con enfermedad hepática.
  • Un trastorno muscular heredado llamado distrofia miotónica. La ingesta de vitamina E y selenio no parece detener el avance de un trastorno muscular heredado llamado distrofia miotónica.
  • Llagas en la boca (causada por lesiones de la mucosa oral). La mayoría de la investigación muestra que la ingesta de vitamina E (todo-rac-alfa-tocoferol) durante un máximo de 7 años no disminuye el riesgo de formación de lesiones orales en hombres que fuman.
  • Artrosis. La ingesta de vitamina E no parece disminuir el dolor o la rigidez en personas con artrosis. La vitamina E no parece prevenir el empeoramiento de esta condición.
  • Cáncer de páncreas. La ingesta de vitamina E, sola o junto con otros antioxidantes como betacaroteno y vitamina C, no parece disminuir el riesgo de desarrollar cáncer de páncreas.
  • Cáncer de faringe. La investigación muestra que las personas con diabetes que ingieren vitamina E (RRR-alfa-tocoferol) no presentan menos riesgo de desarrollar cáncer de boca o faringe.
  • Hipertensión arterial durante el embarazo (preeclampsia). La mayoría de la evidencia sugiere que la ingesta de una combinación de vitamina E y C no disminuye el riesgo de desarrollar hipertensión arterial durante el embarazo. Sin embargo, cierta investigación sugiere que la ingesta de una combinación de vitamina E y C por día disminuye el riesgo de desarrollar hipertensión arterial en mujeres con alto riesgo cuando comenzaron la ingesta durante las semanas 16-22 del embarazo.
  • Cáncer de próstata. Es contradictoria la investigación sobre los efectos de la vitamina E para tratar el riesgo de desarrollar cáncer de próstata. En general, la evidencia sugiere que la ingesta de suplementos de vitamina E no disminuye el riesgo de desarrollar cáncer de próstata, sino que de hecho podría hasta incrementar el riesgo.
  • Infecciones de las vías respiratorios. La ingesta de vitamina E, sola o como multivitamina, no parece disminuir el riesgo de desarrollar infecciones de las vías respiratorias o la gravedad de los síntomas una vez que la infección se ha manifestado.
  • Una condición ocular llamada retinitis pigmentosa. La ingesta de vitamina E (todo-rac-alfa-tocoferol) no parece detener la pérdida de visión, sino que por el contrario podría incrementar la pérdida de visión, en personas con una condición llamada retinitis pigmentosa.
  • Cicatrización. Cierta investigación muestra que la aplicación de vitamina E en la piel no disminuye la cicatrización después de una cirugía.

Probablemente Ineficaz para…

  • Mastopatía fibroquística simple. La ingesta de suplementos de vitamina E no parecen ser beneficiosa para tratar la mastopatía fibroquística simple.
  • Cáncer de mama. Aunque los altos niveles de vitamina E en la sangre podrían estar asociados con una disminución del riesgo de sufrir cáncer, una mayor ingesta de vitamina E en la dieta o de suplementos no disminuye el riesgo de desarrollar cáncer de mama.
  • Cardiopatía. La mayoría de la investigacion sugiere que la ingesta de suplementos de vitamina E no previene la cardiopatia. Sin embargo, cierta evidencia sugiere que el aumento de la ingesta de vitamina E podria ser beneficioso.
  • Cáncer de pulmón. La ingesta de todo-rac-alfa-tocoferol (vitamina E sintética) durante un máximo de 8 años no disminuye el riesgo de desarrollar cáncer en hombres que fuman. Además, la ingesta de todo-rac-alfa-tocoferol (vitamina E sintética) durante un máximo de 10 años no disminuye el riesgo de desarrollar cáncer en hombres que fuman.
  • Muerte por cualquier causa. La investigación sugiere que la ingesta diaria o día de por medio de vitamina E durante un máximo de 10 años no disminuye el riesgo de muerte por cualquier causa. Además, cierta investigación sugiere que la ingesta regular de altas dosis de vitamina E podría disminuir el riesgo de muerte.

Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación para…

  • Asma. Hay evidencia contradictoria acerca del papel de la vitamina E en el asma. Algunas investigaciones sugieren que consumir más vitamina E en la dieta parece prevenir el asma. Pero el tomar suplementos de vitamina E no ofrece el mismo beneficio.
  • Cataratas. Cierta evidencia sugiere que la ingesta de vitamina E, sola o en combinación con otras vitaminas o antioxidantes, no previene el desarrollo o avance de las cataratas. Sin embargo, otra evidencia sugiere que la vitamina E podría ayudar a disminuir el riesgo de desarrollar cataratas.
  • Infecciones relacionadas con la quimioterapia. La investigación sugiere que la ingesta de dosis más altas de vitamina E en la dieta disminuye el riesgo de desarrollar infecciones en niños sometidos a quimioterapia.
  • Diabetes. La vitamina E podría ser positiva para las personas con diabetes. Cierta investigación sugiere que la vitamina E mejora el control de los niveles de azúcar en la sangre. Otra investigación sugiere que la ingesta de dosis más altas de vitamina E en la dieta está vinculada con un menor riesgo de desarrollar diabetes.
  • Cáncer de estómago. La ingesta de vitamina E junto con betacaroteno o vitamina C y betacaroteno no parece prevenir el cáncer de estómago. Sin embargo, es limitada la evidencia que muestra si un mayor consumo de vitamina E en la dieta disminuye el avance del cáncer de estómago.
  • Colesterol alto. Cierta investigación preliminar sugiere que la ingesta de vitamina E con vitamina C podría ser positivo en niños con colesterol alto.
  • Enfermedad renal (Nefropatía por IgA). La evidencia preliminar sugiere que la ingesta de vitamina E puede mejorar la función renal en niños con la enfermedad renal llamada nefropatía por IgA.
  • Dificultad para caminar debido a mala circulación en las piernas (claudicación intermitente). La ingesta de todo-rac-alfa-tocoferol (vitamina E sintética) sola o junto con betacaroteno no parece mejorar la circulación en las piernas. Sin embargo, otra investigación sugiere que la ingesta diaria de vitamina E disminuye los síntomas de la claudicación intermitente.
  • Lesión en el tejido después de un coágulo sanguíneo (lesión isquémica por revascularización). La ingesta de vitamina E con vitamina C y medicamentos convencionales dos veces antes de una cirugía de derivación aortocoronaria y un día después de esta cirugía parece disminuir las complicaciones. Sin embargo, la vitamina E no parece ser efectiva cuando se la ingiere sola.
  • ACV causado por coágulo (ACV isquémico). Existe cierta evidencia de que el todo-rac-alfa-tocoferol (vitamina E sintética) podría ayudar a prevenir el ACV en hombres fumadores con hipertensión arterial y diabetes. Sin embargo, cierta investigación sugiere que no podría reducir el riesgo de desarrollar un ACV.
  • Trasplante de hígado. La ingesta de vitamina E (succinato de tocoferil polietilenoglicol) podría disminuir la dosis de inmunosupresores necesarios después de un trasplante de hígado.
  • Cáncer de piel (melanoma). Cierta evidencia sugiere que la ingesta diaria de suplementos de vitamina E (RR-alfa-tocoferol) no disminuye el riesgo de desarrollar cáncer de piel.
  • Calambres nocturnos en las piernas. La evidencia preliminar sugiere que la vitamina E podría disminuir los calambres nocturnos en las piernas. No obstante, otra investigación sugiere que no presenta este efecto.
  • Enfermedad de células falciformes. La evidencia preliminar sugiere que la ingesta de vitamina E con ajo envejecido y vitamina C podría ser útil para la anemia de células falciformes.
  • Trastornos de la piel.
  • Alergias.
  • Síndrome de fatiga crónica (SFC).
  • Epilepsia.
  • Resfrío común.
  • Otras afecciones.

Se necesita más evidencia para aprobar la vitamina E para estos usos.

La vitamina E es una vitamina importante para el buen funcionamiento de muchos órganos en el cuerpo. Es también un antioxidante. Eso significa que ayuda a retardar los procesos que dañan las células.

La vitamina E es PROBABLEMENTE SEGURA para la mayoría de las personas sanas si se toma por vía oral o se aplica a la piel. La mayoría de la gente no sufre ningún efecto secundario si toma la dosis diaria recomendada que es de 15 mg.

La vitamina POSIBLEMENTE NO ES SEGURA cuando se la ingiere en dosis altas. Si sufre de alguna enfermedad del corazón o diabetes no ingiera dosis más altas de 400 IU/día. Algunas investigaciones sugieren que dosis altas podrían aumentar la posibilidad de muerte en general y posiblemente causar otros efectos secundarios graves. Mientras más alta la dosis, más grande es el riesgo de efectos secundarios graves.

Hay cierta preocupación de que la vitamina E podría aumentar la posibilidad de sufrir un derrame cerebral grave llamado accidente cerebrovascular hemorrágico, que es el sangrado en el cerebro. Algunas investigaciones muestran que el tomar vitamina E en dosis de 300-800 IU diarias podría aumentar en un 22%, la posibilidad de sufrir este tipo de derrame cerebral Sin embargo, por el contrario, la vitamina podría disminuir la posibilidad de sufrir un derrame cerebral menos grave llamado accidente cerebrovascular isquémico.

Altas dosis pueden también producir náusea, diarrea, retorcijones de estómago, fatiga, debilidad, dolor de cabeza, visión borrosa, comezón, hematomas, y pérdida de sangre.

Advertencias y precauciones especiales:

Embarazo y lactancia: Cuando se usa en la cantidad diaria recomendada, la vitamina E es POSIBLEMENTE SEGURA para las mujeres que están embarazadas y amamantando. Ha habido cierta preocupación de que el tomar suplementos de vitamina E podría causar daño al feto si se toma temprano en el embarazo. Sin embargo, es demasiado pronto para determinar si esto debe ser una gran preocupación. Antes de que no se tenga más información, no tome suplementos de vitamina E al principio del embarazo sin antes consultar a su profesional de la salud.

Cáncer de mama: La vitamina E es PROBABLEMENTE SEGURA cuando se la ingiere por día de manera apropiada durante la lactancia.

Bebés y niños: La vitamina E es PROBABLEMENTE SEGURA cuando se la ingiere de manera apropiada. Las cantidades máximas de vitamina E se consideran seguras para los niños según su edad. Menos de 200 mg por día es segura para los niños de 1 a 3 años. Menos de 300 mg por día es segura para los niños de 4 a 8 años. Menos de 600 mg por día es segura para los niños de 9 a 13 años. Menos de 800 mg por día es segura para los niños de 15 a 18 años. La vitamina E (alfa-tocoferol) es PROBABLEMENTE SEGURA cuando se la suministra por vía intravenosa (VI) a bebés prematuros en altas dosis.

Angioplastia, un procedimiento cardiaco: Inmediatamente antes y después de una angioplastia evite tomar suplementos que contienen vitamina E u otras vitaminas antioxidantes (betacaroteno, vitamina C) sin la supervisión de un profesional de la salud. Estas vitaminas parecen interferir con su recuperación.

Diabetes: La vitamina E podría aumentar el riesgo de cardiopatia en personas con diabetes. Las personas con diabetes deberían evitar altas dosis de vitamin E.

Infarto de miocardio: La vitamina E podría aumentar el riesgo de muerte en personas con antecedentes de infarto de miocardio. Las personas con antecedentes de infarto de miocardio deberían evitar altas dosis de vitamina E.

Bajos niveles de vitamina K (deficiencia de vitamina K): La vitamina E podría empeorar los problemas de coagulación en las personas cuyos niveles de vitamina K están muy bajos.

Una condición llamada retinitis pigmentosa: 400 IU de all-rac-alfa-tocoferol (vitamina E sintética) parece aumentar la rapidez de la pérdida de visión en las personas con retinitis pigmentosa. Sin embargo, cantidades muchos menores (3 IU) no parecen producir este efecto. Si tiene esta afección, es mejor evitar el uso de vitamina E.

Trastornos hemorrágicos: La vitamina E podría empeorar los trastornos hemorrágicos. Si usted tiene un trastorno hemorrágico evite tomar suplementos de vitamina E.

Cáncer de la cabeza o cáncer del cuello: No tome vitamina E en dosis de 400 IU/día o más. La vitamina E podría aumentar la probabilidad de que el cáncer vuelva.

El cáncer de próstata: Hay preocupación de que el tomar vitamina E podría aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de próstata. El efecto de la vitamina E en los hombres que ya tienen cáncer de próstata no está claro. Sin embargo, teóricamente, el tomar suplementos de vitamina E podría empeorar el cáncer de próstata en los hombres que ya tienen cáncer de próstata.

ACV: La vitamina E podría aumentar el riesgo de muerte en personas con antecedentes de ACV. Las personas con antecedentes de ACV deberían evitar altas dosis de vitamin E.

Cirugía: La vitamina E podría aumentar el riesgo de sangrado durante y después de una cirugía. Deje de tomar vitamina E por lo menos 2 semanas antes de un procedimiento quirúrgico.

Ciclosporina (Neoral, Sandimmune)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación
Converse con su proveedor de atención médica.

El tomar grandes cantidades de vitamina E junto con ciclosporina (Neoral, Sandimmune) podría aumentar la cantidad de ciclosporina (Neoral, Sandimmune) que el cuerpo absorbe. Al aumentar la absorción de la ciclosporina por el cuerpo, la vitamina E podría aumentar los efectos y efectos secundarios de la ciclosporina (Neoral, Sandimmune).

Medicamentos alterados por el hígado (Sustratos del citocromo P450 3A4 (CYP3A4))

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación
Converse con su proveedor de atención médica.

Algunos medicamentos son alterados y descompuestos por el hígado.

La vitamina E puede aumentar la rapidez con que el hígado descompone algunos medicamentos. El tomar vitamina E junto con medicamentos que son descompuestos por el hígado puede disminuir la eficacia de algunos medicamentos. Antes de tomar vitamina E converse con su proveedor de atención médica si toma medicamentos que son alterados por el hígado.

Algunos de los medicamentos alterados por el hígado incluyen lovastatina (Mevacor), ketoconazol, (Nizoral), itraconazol (Sporanox), fexofenadina (Allegra), triazolam (Halcion), y otros.

Medicamentos para el cáncer (Quimioterapia)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación
Converse con su proveedor de atención médica.

La vitamina E es un antioxidante. Hay un poco de preocupación de que los antioxidantes podrían disminuir la eficacia de algunos medicamentos que se usan para el cáncer. Pero es demasiado pronto para saber si esta interacción ocurre.

Medicamentos que retardan la coagulación sanguínea (Medicamentos Anticoagulantes/Antiplaquetarios)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación
Converse con su proveedor de atención médica.

La vitamina E podría retardar la coagulación sanguínea. El tomar vitamina E junto con medicamentos que también retardan la coagulación podría aumentar la posibilidad de sufrir hematomas y pérdida de sangre.

Algunos de los medicamentos que retardan la coagulación sanguínea incluyen a aspirina, clopidogrel (Plavix), diclofenac (Voltaren, Cataflam, otros), ibuprofeno (Advil, Motrin, otros), naproxen (Anaprox, Naprosyn, otros), dalteparin (Fragmin), enoxaparin (Lovenox), heparina, warfarina (Coumadin), y otros.

Medicamentos que se usan para bajar el colesterol (Estatinas)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación
Converse con su proveedor de atención médica.

El tomar vitamina E, betacaroteno, vitamina C y selenio juntos podría disminuir la eficacia de algunos medicamentos que se usan para bajar el colesterol. No se sabe si la vitamina E, si se toma sola, disminuye la eficacia de algunos medicamentos que se usan para bajar el colesterol.

Algunos medicamentos que se usan para bajar el colesterol incluyen a atorvastatina (Lipitor), fluvastatina (Lescol), lovastatina (Mevacor), y pravastatina (Pravachol).

Niacina

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación
Converse con su proveedor de atención médica.

El tomar vitamina E, betacaroteno, vitamina C y selenio juntos podría disminuir algunos de los efectos beneficiosos de la niacina. La niacina puede aumentar el colesterol bueno. El tomar vitamina E juntos con estas otras vitaminas podría disminuir el colesterol bueno.

Warfarina (Coumadin)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación
Converse con su proveedor de atención médica.

La warfarina (Coumadin) se usa para retardar la coagulación sanguínea. La vitamina E puede también retardar la coagulación sanguínea El tomar vitamina E junto con warfarina (Coumadin) podría aumentar las posibilidades de formación de hematomas y de pérdida de sangre. Asegúrese de controlar su sangre periodicamente. Su dosis de warfarina (Coumadin) podría necesitar ser cambiada.

Ácidos grasos omega 6

El tomar ácidos grasos omega 6, especialmente en dosis altas, puede aumentar la cantidad de vitamina E que el cuerpo necesita.

Betacaroteno

Ciertas investigaciones sugieren que la vitamina E podría reducir la absorción del betacaroteno. El cuerpo necesita el betacaroteno para hacer la vitamina A. El tomar 800 unidades de vitamina E al día parece reducir en un 20% los niveles de betacaroteno en la sangre. Dosis mayores de vitamina E pueden reducir aún más el nivel de betacaroteno.

Hierbas y suplementos que retardan la coagulación sanguínea

La vitamina E retarda la coagulación sanguínea. El tomar vitamina E junto con hierbas y suplementos que también retardan la coagulación podría aumentar las posibilidades pérdida de sangre en algunas personas. Algunas de estas hierbas incluyen la angélica, la asafétida, el clavo de olor, la salvia miltiorrhiza, el ajo, el jengibre, el ginkgo, el ginseng Panax, el castaño de India, la reina de los prados, el álamo, la cáscara amarga, el trébol rojo, el sauce, y otras.

Hierro

Hay preocupación de que grandes dosis de vitamina E (>10 unidades/kg/día) podría retardar la absorción de suplementos de hierro en infantes gravemente anémicos. Evite dosis altas de vitamina E en los infantes. No se sabe si esta interacción ocurre en los adultos.

Vitamina A

La vitamina E puede afectar la acción de la vitamina A en el cuerpo.

Vitamina K

El tomar dosis de 800 IU/día o más de vitamina E puede disminuir los efectos de la vitamina K. Esto podría aumentar el riesgo de sangrado en la gente que está tomando warfarina u otros medicamentos que retardan la coagulación sanguínea. Las personas con niveles bajos de vitamina K podrían sufrir un riesgo mucho mayor.

Alimentos ricos en grasas

El cuerpo necesita las grasas para poder usar la vitamina E. No es necesario aumentar el consumo de grasas en la dieta para asegurarse de que la vitamina E pueda ser usada por el cuerpo.

Las siguientes dosis han sido estudiadas en investigaciones científicas:

POR VIA ORAL:

  • Para deficiencia de vitamina E: una dosis típica es de 60-75 IU por día de RRR-alfa-tocoferol (Vitamina E natural).
  • Para el trastorno de movimiento llamado diskinesia tardía: 1600 IU diarias de RRR-alfa-tocoferol (Vitamina E natural).
  • Para mejorar la infertilidad masculina: 200-600 IU diarias de vitamina E.
  • Para la enfermedad de Alzheimer: se usan hasta 2000 IU diarias. La terapia de combinación de 5 mg de donepezil (Aricept) y 1000 IU por día se ha usado para retardar la disminución de la memoria en pacientes con la enfermedad de Alzheimer.
  • Para la enfermedad hepática llamada esteatohepatitis no alcohólica: Se ha usado 800 IU diarios en los adultos; 400-1200 IU diarias en los niños.
  • Para la corea de Huntington en sus primeras etapas: 3000 IU por día de RRR-alfa-tocoferol (Vitamina E natural).
  • Para el dolor de la artritis reumática: 600 IU de vitamina E dos veces al día.
  • Para la prevención de daño a los nervios por el uso de cisplatin: 300 mg diarios de vitamina E (alfa-tocoferol) con cada tratamiento de quimioterapia y se sigue por 3 meses más después de parar el tratamiento con cisplatin.
  • Para mejorar la eficacia de los nitratos que se usan para las enfermedades del corazón: 200 mg de vitamina E tres veces al día.
  • Para disminuir la proteína en la orina de niños con una enfermedad renal llamada esclerosis glomerular focal segmentada: 200 IU de vitamina E.
  • Para la deficiencia de G6PD: 800 IU diarias.
  • Para el síndrome premenstrual (SPM): 400 IU diarias de RRR-alfa-tocoferol (Vitamina E natural).
  • Para los períodos de menstruación dolorosos: 200 IU de vitamina E dos veces al día o 500 IU diarias empezando dos días antes del comienzo del período y continuando por los 3 primeros días de sangrado.
  • Para la curación de los ojos después de una cirugía llamada queratectomía: Se han usado 230 mg de vitamina E (alfa-tocoferil nicotinato) y 25,000 unidades de vitamina A (palmitato de retinol) 3 veces al día por 30 días, y luego continuando dos veces al día por 2 meses.
  • Para la fibrosis causada por la radiación: 1000 IU diarias de vitamina E en combinación con 800 mg de pentoxifilina.
  • Para la beta talasemia: 750 IU diarias de vitamina E.
  • Para la prevención de quemaduras de sol: 1000 IU de RRR-alfa-tocoferol (Vitamina E natural) en combinación con 2 gramos de ácido ascórbico.
  • Para la prevención de un alza de la presión arterial en el embarazo (preeclampsia) en las mujeres con un alto riesgo: 400 IU de vitamina E con 1000 mg de vitamina C diarios. Para obtener el mayor beneficio, es mejor tomar vitamina E que se ha hecho en el laboratorio (all-rac alfa-tocoferol) con la comida. La dosificación de la vitamina E se puede prestar a confusión. Las nuevas directrices muestran la ingesta diaria recomendada (RDA) y el nivel de ingesta máximo tolerable (UTL) para la vitamina E en miligramos. Sin embargo, la mayoría de los productos están todavía etiquetados en Unidades Internacionales (IUs).

Acétate d’Alpha Tocophérol, Acétate d’Alpha Tocophéryl, Acétate de D-Alpha-Tocophéryl, Acétate de DL-Alpha-Tocophéryl, Acétate de Tocophérol, Acétate de Tocophéryl, Acétate de Vitamine E, All Rac-Alpha-Tocopherol, All-Rac-Alpha-Tocophérol, Alpha-Tocophérol, Alpha Tocopherol Acetate, Alpha Tocopheryl Acetate, Alpha tocotrienol, Alpha tocotriénol, Alpha-tocopherol, Alpha-Tocophérol, Beta tocotrienol, Bêta-tocotriénol, Beta-tocopherol, Bêta-tocophérol, Concentré de Tocotriénol, D-Alpha Tocopherol, D-Alpha Tocophérol, D-Alpha Tocopheryl Succinate, D-Alpha Tocopheryl Acetate, D-Alpha Tocotrienol, D-Alpha Tocotriénol, D-Alpha-Tocopherol, D-Alpha-Tocophérol, D-Alpha-Tocopheryl Acetate, D-Alpha-Tocopheryl Acid Succinate, D-Alpha-Tocopheryl Succinate, D-Alpha-Tocopheryl, D-Alpha-Tocophéryl, D-Beta-Tocopherol, D-Bêta-Tocophérol, D-Delta-Tocopherol, D-Delta-Tocophérol, Delta Tocotrienol, Delta-Tocotriénol, Delta-tocopherol, Delta-tocophérol, D-Gamma Tocotrienol, D-Gamma-Tocotriénol, D-Gamma-Tocopherol, D-Gamma-Tocophérol, DL-Alpha-Tocopherol, DL-Alpha-Tocophérol, DL-Alpha-Tocopheryl Acetate, DL-Alpha-Tocopheryl, DL-Alpha-Tocophéryl, DL-Tocopherol, DL-Tocophérol, D-Tocopherol, D-Tocophérol, D-Tocopheryl Acetate, Fat-Soluble Vitamin, Gamma tocotrienol, Gamma-tocotriénol, Gamma-tocopherol, Gamma-tocophérol, Mixed Tocopherols, Mixed Tocotrienols, Palm Tocotrienols, Rice Tocotrienols, RRR-Alpha-Tocopherol, RRR-Alpha-Tocophérol, Succinate Acide de D-Alpha-Tocophéryl, Succinate Acide de Tocophéryl, Succinate de D-Alpha-Tocophéryl, Succinate de Tocophéryl, Succinate de Vitamine E, Tocopherol Acetate, Tocopherol, Tocophérol, Tocophérols Mixtes, Tocotriénols de Palme, Tocotriénols de Riz, Tocotriénols Mixtes, Tocopheryl Acetate, Tocopheryl Acid Succinate, Tocopheryl Succinate, Tocotrienol, Tocotriénol, Tocotrienol Concentrate, Tocotrienols, Tocotriénols, Vitamin E Acetate, Vitamin E Succinate, Vitamine E, Vitamine Liposoluble, Vitamine Soluble dans les Graisses.


 

Natural Medicines disclaims any responsibility related to medical consequences of using any medical product. Effort is made to ensure that the information contained in this monograph is accurate at the time it was published. Consumers and medical professionals who consult this monograph are cautioned that any medical or product related decision is the sole responsibility of the consumer and/or the health care professional. A legal License Agreement sets limitations on downloading, storing, or printing content from this Database. Except for any possible exceptions written into your License Agreement, no reproduction of this monograph or any content from this Database is permitted without written permission from the publisher. Unlawful to download, store, or distribute content from this site.

For the latest comprehensive data on this and every other natural medicine, health professionals should consult the Professional Version of the Natural Medicines. It is fully referenced and updated daily.

© Copyright 1995-2019. Therapeutic Research Faculty, publishers of Natural Medicines, Prescriber’s Letter, and Pharmacist’s Letter. All rights reserved.

 

www.naturaldatabase.com
mail@naturaldatabase.com
PH (209) 472-2244