The Who, What, Where, When and Sometimes, Why.

Yoga

Yoga

¿Qué es?

El yoga es una antigua práctica de la medicina tradicional de la India (Ayurvédica). Por lo general, consiste en ejercicios de respiración y meditación y movimientos físicos o posturas del cuerpo.

El yoga se utiliza para aliviar el estrés, la fatiga, para el síndrome de fatiga crónica (SFC), la fibromialgia, la depresión, el déficit de atención con hiperactividad (TDAH), la ansiedad y los problemas para dormir (insomnio). También se utiliza para afecciones dolorosas como el dolor en los nervios (neuropatía), los dolores de cabeza, las migrañas, la artritis, el dolor lumbar, el síndrome del túnel carpiano, para dolor de parto y para problemas respiratorios como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), el asma, la tuberculosis y la bronquitis.

También se usa para el tratamiento de las enfermedades del corazón, para la presión arterial alta, la diabetes y el síndrome metabólico.

Algunos pacientes con cáncer de mama utilizan el yoga para mejorar el bienestar emocional y para reducir las náuseas y los vómitos causados por la quimioterapia.

Algunos sobrevivientes de accidentes cerebro vasculares también utilizan el yoga para mejorar la recuperación.

Algunas personas con epilepsia utilizan el yoga para reducir la frecuencia de las convulsiones.

El yoga también se utiliza para el tratamiento del síndrome del intestino irritable (IBS), para los síntomas de la menopausia, la esclerosis múltiple, la esquizofrenia, la pancreatitis y el orgasmo precoz en los hombres (eyaculación precoz), así como para muchas otras afecciones.

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

Posiblemente Eficaz para…

  • El dolor de espalda. Algunas investigaciones muestran que el practicar yoga durante 12 semanas, mejora el dolor de espalda significativamente más que otros tratamientos, incluyendo ejercicios.
  • La depresión. Algunas investigaciones muestran que el yoga puede reducir los síntomas de la depresión en las personas con depresión grave que además están recibiendo medicamentos recetados para la depresión. También parece ayudar a las personas con depresión y dependencia del alcohol.
  • El embarazo y las molestias del parto. Los estudios han demostrado que la participación en un programa de yoga durante el embarazo parece mejorar el confort durante el parto y por 2 horas después del parto. El yoga también parece reducir el riesgo de parto prematuro y las complicaciones del embarazo, tales como la presión arterial alta. Los bebés nacidos de madres que practicaron yoga durante el embarazo parecen también pesar más al nacer que otros bebés.
  • La tuberculosis (TB). Algunas investigaciones muestran que practicar el yoga durante 2 meses, puede disminuir los síntomas de TB, puede producir un aumento de peso, mejorar la función pulmonar y reducir el número de bacterias en las personas con TB.

Posiblemente Ineficaz para…

  • El asma. Las investigaciones demuestran que el practicar yoga durante 4 semanas no mejora significativamente los síntomas del asma.

Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación para…

  • La ansiedad. Algunos estudios de investigación sugieren que el yoga podría mejorar los síntomas de la ansiedad en las personas con trastorno de ansiedad. Sin embargo, algunos investigadores creen que estos resultados pueden no ser confiables, porque los estudios no estaban bien diseñados.
  • El trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Existe cierta evidencia que indica que el yoga mejora algunos, pero no todos los síntomas del TDAH.
  • El cáncer de mama. Las investigaciones en desarrollo sugieren que el practicar yoga durante 12 semanas mejora la calidad de vida, el bienestar emocional y social y el estado de ánimo en las mujeres con cáncer de mama que no están recibiendo quimioterapia. La práctica de yoga por ocho semanas también parece disminuir el dolor y el cansancio en las mujeres cuyo cáncer de mama se ha diseminado. En los sobrevivientes de cáncer de mama, el yoga parece mejorar la calidad de vida y la diarrea, pero no otros problemas de la digestión.
  • La bronquitis. Algunas personas con bronquitis crónica presentan menos dificultad para respirar después de practicar yoga.
  • El síndrome del túnel carpiano. Existe cierta evidencia que indica que el yoga podría mejorar la fuerza de agarre y reducir el dolor en las personas con el síndrome del túnel carpiano.
  • Los vómitos y nauseas relacionadas con la quimioterapia. El yoga parece reducir significativamente el número de veces que los pacientes con cáncer de mama se sienten enfermos y vomitan después de la quimioterapia. También parece hacer las náuseas menos intensas. Algunas mujeres se sienten mal del estómago de sólo pensar en el tratamiento de quimioterapia que van a recibir. El yoga también parece ayudar en estos casos.
  • La diabetes. Existe cierta evidencia que indica que la práctica de yoga durante 40 días mejora significativamente el control de azúcar en la sangre en las personas con diabetes de tipo 2. El yoga también parece disminuir el pulso y la presión arterial en estas personas.
  • Orgasmo masculino prematuro (eyaculación precoz). Existe cierta evidencia que indica que la práctica de yoga puede mejorar la eyaculación precoz.
  • La epilepsia. Existe cierta evidencia que indica que la práctica de yoga y la meditación, junto con el tratamiento habitual, podría reducir el número de ataques que sufren las personas con epilepsia.
  • La fibromialgia. Existe cierta evidencia que indica que el practicar yoga durante 8 semanas puede reducir significativamente el dolor en las personas con fibromialgia.
  • Las enfermedades del corazón. Las investigaciones en desarrollo sugieren que el practicar yoga durante un año reduce significativamente el colesterol total, las lipoproteínas de baja densidad (LDL) (el colesterol “malo”) y la progresión de la enfermedad en las personas con enfermedad coronaria establecida.
  • La hemodiálisis. Existe cierta evidencia que indica que la práctica de yoga durante 12 semanas reduce significativamente los problemas de dolor y de sueño en las personas sometidas a diálisis por insuficiencia renal. El yoga también parece mejorar los resultados de algunas pruebas de laboratorio que indican la gravedad de su enfermedad renal.
  • La presión arterial alta. La investigación clínica preliminar sugiere que el yoga puede reducir la presión arterial, los niveles de colesterol y los niveles de azúcar en la sangre en algunas personas con presión arterial alta.
  • El síndrome del intestino irritable (SII). Existe cierta evidencia que indica que la práctica de yoga durante 4 semanas reduce la discapacidad y la ansiedad en los adolescentes con el SII, pero no parece ayudar a mejorar los síntomas del tracto digestivo. Otro estudio encontró que el practicar yoga durante 8 semanas disminuye los problemas de la digestión en los hombres que tienen el tipo de SII cuyo síntoma principal es la diarrea.
  • Los síntomas de la menopausia. La práctica de yoga durante 8-10 semanas parece mejorar el sueño, pero puede no ayudar a los sofocos.
  • Los dolores de cabeza de migraña. Las investigaciones en desarrollo sugieren que el practicar yoga durante 3 meses reduce significativamente el número y la severidad de las migrañas en algunas personas.
  • La esclerosis múltiple (EM). Existe cierta evidencia que indica que el yoga no mejora significativamente la capacidad de pensar o el estado de ánimo en los pacientes con esclerosis múltiple, pero sí parece ayudar con la fatiga.
  • La osteoartritis. Las investigaciones en desarrollo sugieren que el yoga puede mejorar el movimiento y disminuir el dolor en las personas con osteoartritis de la rodilla y de la mano.
  • La ansiedad asociada con actuación. Algunos músicos que tienen miedo de subir al escenario parecen tener menos temor después de practicar yoga.
  • La esquizofrenia. En los pacientes con esquizofrenia, que también son tratados con medicamentos convencionales, el yoga parece mejorar más los síntomas, el funcionamiento social y la calidad de vida que la terapia de ejercicio.
  • Problemas para dormir (insomnio). Existe cierta evidencia que indica que el yoga puede reducir el tiempo que uno tarda en dormirse (latencia del sueño), aumentar el tiempo total de sueño y mejorar la sensación de estar bien descansado en las personas mayores y otras personas que tienen dificultades para dormir.
  • El estrés. El practicar yoga por 10 a 16 semanas parece reducir el estrés y la ansiedad en las personas que sufren de estrés leve o moderado. El yoga parece funcionar tan bien como la terapia de relajación o la terapia cognitiva conductual.
  • La inflamación del páncreas (pancreatitis). El practicar yoga durante 12 semanas parece mejorar la calidad de vida de las personas con pancreatitis crónica.
  • La fatiga.
  • El dolor.
  • La neuropatía.
  • El dolor de cabeza.
  • La artritis reumatoide.
  • La recuperación de un accidente cerebro vascular.
  • El síndrome de fatiga crónica (SFC).
  • La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).
  • El rendimiento físico.
  • El síndrome metabólico.
  • Otras afecciones.

Se necesitan más pruebas para evaluar la eficacia del yoga para estos usos.

El yoga es una práctica antigua de la India y es una parte importante de la medicina “Ayurvédica” tradicional de la India. El yoga utiliza varios ejercicios incluyendo ejercicios de respiración, de meditación y de postura del cuerpo. Existen muchos estilos diferentes de yoga y se utilizan una variedad de técnicas. El propósito del yoga es lograr la autorrealización o iluminación. En la actualidad también se utiliza para una variedad de afecciones médicas y para mantener una vida saludable.

Al igual que otras formas de ejercicio y de meditación, el yoga parece tener varios efectos potencialmente beneficiosos. Puede afectar la presión arterial, los niveles de azúcar en la sangre, los niveles de estrés y ansiedad y puede afectar a las sustancias químicas en el cerebro relacionadas con el estado de ánimo.

La práctica de yoga es segura cuando se hace de la manera apropiada. Hay sin embargo, algunas tipos de ejercicios de yoga que son más agresivos. Algunos de estos podrían no ser seguros. Algunos informes han vinculado los ejercicios de yoga llamados “pranayama” y “pranayama Kapalabhati” con efectos secundarios graves que involucran los pulmones.

Advertencias y precauciones especiales:

Embarazo y lactancia: El yoga podría ser seguro cuando se usa durante el embarazo. Hay algunos estudios que muestran que no parece dañar al bebé. Sin embargo, algunas tipos de ejercicios más agresivos de yoga podrían no ser seguros durante el embarazo.

Cirugía del área del estomago (abdominal): Hay preocupación de que algunas técnicas agresivas de respiración, como el “Kapalabhati pranayama,” podría poner demasiada presión sobre el área del estómago (abdomen) y producir daño a las personas que recientemente han tenido una cirugía abdominal.

Presión arterial alta: Existe preocupación de que algunas técnicas agresivas de respiración, como el “Kapalabhati pranayama,” podría aumentar en forma temporal la presión sanguínea y producir daño a la gente con la presión arterial alta no controlada.

No se sabe si este tratamiento interactúa con algún medicamento.

Antes de usar este tratamiento, consulte a su professional de la salud si usted está tomando algún medicamento.

No se conoce ninguna interacción con hierbas y suplementos.

No se conoce ninguna interacción con alimentos.

La práctica adecuada o segura del yoga depende de varios factores tales como la enfermedad que se padece o la persona que administra el tratamiento. Asegúrese de averiguar y seguir las instrucciones que le dé su médico u otro profesional de la salud antes de utilizar este tratamiento.

Bhakti Yoga, Bikram Yoga, Exercice de Yoga, Hatha Yoga, Hot Yoga, Iyengar Yoga, Jinana Yoga, Kundaliniyoga, Raja Yoga, Relaxation Yogique, Relaxing Yoga, RY, Sahaj Yoga, SKY, Sudarshana Kriya Yoga, Tantra Yoga, Tibetan Yoga, Yoga Bikram, Yoga Chaud, Yoga Exercise, Yoga Iyengar, Yoga Meditation, Yoga de Méditation, Yoga Practice, Yoga de Relaxation, Yoga Tantrique, Yoga Therapy, Yoga Tibétain, Yogic Training.


 

Natural Medicines disclaims any responsibility related to medical consequences of using any medical product. Effort is made to ensure that the information contained in this monograph is accurate at the time it was published. Consumers and medical professionals who consult this monograph are cautioned that any medical or product related decision is the sole responsibility of the consumer and/or the health care professional. A legal License Agreement sets limitations on downloading, storing, or printing content from this Database. Except for any possible exceptions written into your License Agreement, no reproduction of this monograph or any content from this Database is permitted without written permission from the publisher. Unlawful to download, store, or distribute content from this site.

For the latest comprehensive data on this and every other natural medicine, health professionals should consult the Professional Version of the Natural Medicines. It is fully referenced and updated daily.

© Copyright 1995-2019. Therapeutic Research Faculty, publishers of Natural Medicines, Prescriber’s Letter, and Pharmacist’s Letter. All rights reserved.

 

www.naturaldatabase.com
mail@naturaldatabase.com
PH (209) 472-2244