The Who, What, Where, When and Sometimes, Why.

Zinc

Zinc

¿Qué es?

El zinc es un metal. Se le llama un “elemento traza esencial” porque muy pequeñas cantidades de zinc son necesarias para la salud de los seres humanos.

El zinc se utiliza para el tratamiento y la prevención de la deficiencia de zinc y sus consecuencias, que incluyen retraso en el crecimiento y diarrea aguda en niños y cicatrización lenta de las heridas.

Se usa también para aumentar el sistema inmunológico, para el tratamiento del resfrío común e infecciones recurrentes de oídos y para la prevención de infecciones agudas del tracto respiratorio inferior. También se usa para la malaria y otras enfermedades causadas por parásitos.

Algunas personas usan el zinc para una enfermedad de los ojos llamada degeneración macular, para la ceguera nocturna y las cataratas. También se usa para el asma; la diabetes, la presión arterial alta; el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA); y afecciones a la piel como psoriasis, eczema y, acné.

Otros usos incluyen el tratamiento del trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), de la disminución del sentido del gusto (hipogeusia), del zumbido de oidos (tinitos), de las lesiones graves a la cabeza, de la enfermedad de Crohn, de la enfermedad de Alzheimer, del síndrome de Down, de la enfermedad de Hansen,de la colitis ulcerosa, de las úlceras pépticas, y se usa también para promover el alza de peso en las personas que sufren de algún trastorno del comer tal como la anorexia nerviosa.

Algunas personas usan el zinc para la hiperplasia benigna de la próstata (HBP), la infertilidad masculina, la disfunción eréctil (DE), los huesos frágiles (osteoporosis), la artritis reumática, y los calambres musculares asociados con la enfermedad del hígado. También se usa para la anemia de células falciformes y para trastornos hereditarios como la acrodermatitis enteropática, la talasemia, y la enfermedad de Wilson.

Algunos atletas usan el zinc para mejorar su rendimiento atlético y fuerza.

El zinc también se aplica a la piel para el tratamiento del acné, el envejecimiento de la piel, las infecciones del herpes simple, y para acelerar la cicatrización de las heridas.

Hay un spray nasal de zinc que se puede usar en las fosas nasales para el tratamiento del resfrío común.

El sulfato de zinc se utiliza en los productos para el tratamiento de la irritación de los ojos.

El citrato de zinc se utiliza en las pastas de dientes y los enjuages bucales que se usan para prevenir la formación de sarro y la gingivitis.

Tenga en consideración que muchos productos también contienen otro metal llamado cadmio. Esto ocurre porque el zinc y cadmio son quimicamente similares y a menudo se encuentran juntos en la naturaleza. La exposición a altos niveles de cadmio por un tiempo prolongado puede conducir a insuficiencia renal. La concentración de cadmio en los suplementos que contienen zinc puede variar tanto como 37 veces. El gluconato de zinc invariablemente contiene la más baja concentración de cadmio.

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

Eficaz para…

  • Carencia de zinc. La carencia de zinc podría producirse en personas con diarrea severa, en afecciones que hacen difícil para el intestino absorber los alimentos, en los casos de cirrosis hepática y alcoholismo, después de una cirugía mayor y durante el uso a largo plazo de la alimentación por sonda en el hospital. La ingesta de cinc o la administración de cinc por vía intravenosa (VI) ayuda a restablecer los niveles de cinc en personas con carencia de cinc. Sin embargo, no se recomienda la ingesta de suplementos de cinc de manera regular.

Probablemente Eficaz para…

  • Diarrea. La ingesta de cinc disminuye la duración de la intensidad de la diarrea en niños malnutridos o con carencia de cinc. La carencia grave de cinc podría encontrarse todavía en países en desarrollo.
  • Una condición hereditaria llamada enfermedad de Wilson. La ingesta de cinc mejora los síntomas de un trastorno hereditario llamado enfermedad de Wilson. Las personas con la enfermedad de Wilson tiene acumulación de cobre en el cuerpo. El cinc bloquea la cantidad de cobre que el cuerpo absorbe y aumenta la cantidad de cobre que el cuerpo elimina.

Posiblemente Eficaz para…

  • Acné. La investigación sugiere que las personas con acné presentan niveles más bajos de cinc en la sangre y en la piel. La ingesta de cinc parece ayudar a tratar en acné. Sin embargo, la aplicación de cinc en la piel en forma de ungüento no parece ayudar a tratar el acné a menos que se use en combinación con un antibiótico llamado eritromicina.
  • Un trastorno hereditario que afecta la asimilación de cinc (acrodermatitis enteropática). La ingesta de cinc parece ayudar a mejorar los síntomas de la acrodermatitis enteropática.
  • Pérdida de visión relacionada con la edad (degeneración macular relacionada con la visión). La ingesta de cinc podría ayudar a disminuir el riesgo de desarrollar pérdida de la visión relacionada con la edad. Además, la ingesta de cinc junto con vitaminas antioxidantes parece disminuir el avance de la pérdida avanzada de la visión relacionada con la edad. Sin embargo, la ingesta de cinc sola no parece ser beneficiosa en personas con pérdida avanzada de la visión relacionada con la edad.
  • Anemia. La administración de una papilla de avena que contiene cinc y otras vitaminas y minerales a bebés parece disminuir el riesgo de anemia.
  • Anorexia. La ingesta de suplementos de cinc podría ayudar a ganar peso y a mejorar los síntomas de la depresión en personas con anorexia.
  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). La ingesta de cinc en combinación con un tratamiento convencional podría mejorar levemente los síntomas de la hiperactividad, la impulsividad y los problemas de socialización en ciertos niños con TDAH. Sin embargo, el cinc podría mejorar el rango de atención. Cierta investigación sugiere que los niños con TDAH tienen niveles más bajos de cinc en sangre que aquellos sin ADHD. Otra investigación sugiere que personas con ADHD con niveles más bajos de cinc podrían no responder suficientemente bien a los medicamentos prescriptos para tratar el TDAH. Los estudios que usan cinc para tratar el TDAH fueron realizados en el Medio Oriente donde la carencia de cinc es relativamente común en comparación con los países de Occidente. Se desconoce si el cinc tendría los mismos beneficios si se lo usara para tratar el TDAH en personas de países occidentales.
  • Quemaduras. La administración de cinc por vía intravenosa (VI) junto con otros minerales parece mejorar la cicatrización de las heridas en personas con quemaduras. Sin embargo, la ingesta de cinc no parece mejorar la cicatrización de las heridas aunque sí parece acortar el tiempo de recuperación.
  • Resfrío común. La ingesta de pastillas congluconato de cinc p acetato de cinc parece ayudar a disminuir la duración de un resfrío en adultos, aunque existe cierta evidencia contradictoria al respecto. La ingesta de suplementos de cinc no parece prevenir los resfríos comunes en adultos. Sin embargo, las pastillas de gluconato de cinc ayudan a prevenir resfríos en niños y adolescentes. El uso del cicn como espray nasal no parece ayudar a prevenir los resfrios.
  • Caspa. El uso de champú de piritiona de cinc parece disminuir la caspa.
  • Depresión. La investigación sugiere que la ingesta de cinc junto con antidepresivos parece mejorar la depresión en personas con depresión grave y en aquellas que no responden al tratamiento solo con antidepresivos.
  • Úlceras del pie por diabetes. La investigación sugiere que la aplicación de gel con hialuronato de cinc puede ayudar a sanar las úlceras más rápidamente que lo tratamientos convencionales.
  • Dermatitis del pañal. La ingesta de gluconato de cinc o la aplicación de pasta de óxido de cinc en la piel del bebé con dermatitis del pañal parece mejorar la cicatrización de la dermatitis.
  • Cáncer de esófago. La investigación preliminar ha asociado la baja ingesta de cinc con un mayor riesgo de cáncer de esófago.
  • Gingivitis. El uso de pastas dentales con cinc, con o sin agente antibacteriano, parece prevenir la placa bacteriana y la gingivitis. Cierta evidencia también muestra que la pasta dental con cinc pude disminuir la placa bacteriana existente. Sin embargo, otros tratamientos tradicionales parecen ser más efectivos.
  • Halitosis (mal aliento). La investigación sugiere que masticar chicle con cinc disminuye la halitosis.
  • Virus del herpes simple. La aplicación de sulfato de cinc u óxido de cinc en la piel, solo o con otros ingredientes, parece disminuir la duración y la gravedad del herpes bucal y genital Sin embargo, el cinc podría ser beneficioso para tratar las infecciones de herpes recurrentes.
  • Trastorno relacionado con el gusto (hipogeusia). La ingesta de cinc parece ser efectiva en personas con disminución en la capacidad para degustar sabores debido a carencia de cinc u otras condiciones.
  • Lesiones de la piel (lesiones de Leishmania). La investigación sugiere que la ingesta de sulfato de cinc o la inyección de una solución en las lesiones ayuda a sanarlas en personas con leishmaniosis. Sin embargo, el cinc podría ser más efectivo que otros tratamientos convencionales.
  • Lepra. La ingesta de cinc en combinación con medicamentos contra la lepra parece ayudar a tratar esta enfermedad.
  • Calambres musculares. La ingesta de cinc en personas con cirrosis y carencia de cinc parece ayudar a tratar los calambres musculares.
  • Inflamación y úlceras en la boca causadas por radioterapia. La ingesta de sulfato de cinc parece ser efectiva para tratar ulceras e inflamación en la boca causadas por tratamientos con radiación.
  • Debilidad ósea (osteoporosis). La ingesta de bajas cantidades de zinc parece estar vinculada a una menor masa ósea. El tomar un suplemento de zinc en combinación con cobre, manganeso y calcio también podría disminuir la pérdida de hueso en las mujeres posmenopáusicas.
  • Úlceras pépticas. La ingesta de acexamato de cinc parece ayudar a tratar y prevenir ñas ulceras pépticas. Esta forma de cinc no está disponible en los EE. UU.
  • Neumonía. Cierta investigación muestra que la administración de suplementos para niños malnutridos disminuye el riesgo de desarrollar neumonía. Sin embargo, son inconsistentes los efectos del cinc para tratar la neumonía una vez que se manifestó.
  • Complicaciones durante el embarazo. La ingesta de cinc durante el embarazo parece disminuir el riesgo de parto prematuro. Sin embargo, los suplementos de cinc no parecen disminuir el riesgo de nacimientos sin vida o muertes de bebés. La ingesta de cinc con vitamina A podría ayudar a restablecer la visión nocturna en mujeres embarazadas afectadas por la ceguera nocturna. Sin embargo, la ingesta de cinc solo no parece mostrar este beneficio.
  • Úlceras por presión. La ingesta de cinc o la aplicación de pasta de cinc parece ayudar a mejorar la cicatrización de las úlceras por presión.
  • Cáncer de próstata (prostatitis). La investigación sugiere que la ingesta de cinc, selenio y yodo junto con un tratamiento convencional mejora los síntomas de la prostatitis, incluido dolor y calidad de vida, en comparación con un tratamiento convencional solo.
  • Complicaciones graves por infección (septicemia). La investigación muestra que la administración de un producto específico qu contiene cinc (Intestamin) pude disminuir el riesgo por insuficiencia orgánica en personas con septicemia.
  • Intoxicación alimenticia (siguelosis). La investigación muestra que la ingesta de un jarabe multivitamínico que contiene cinc con un tratamiento estándar puede mejorar el tiempo de recuperación y disminuir la diarrea en niños malnutridos con intoxicación alimenticia.
  • Anemia drepanocítica. La ingesta de cinc parece ayudar a disminuir los síntomas de la anemia drepanocítica en personas con carencia de cinc. La ingesta de suplementos de cinc también parece disminuir el riesgo de complicaciones e infecciones relacionadas con la anemia drepanocítica.
  • Úlceras en piernas. La ingesta de olfato de cinc parece acelerar la curación de ciertos tipos de úlceras en las piernas. Los efectos parecen ser mayores en personas con bajos niveles de cinc antes del tratamiento. La aplicación de pasta de cinc en las úlceras de las piernas parece mejorar la curación.
  • Carencia de vitamina A. La ingesta de cinc junto con vitamina A parece mejorar los niveles de vitamina A en niños malnutridos más que la vitamina A o el cinc de manera aislada.
  • Verrugas. La investigación preliminar sugiere que la aplicación de una solución de sulfato de cinc mejora las verrugas planas, pero no las verrugas comunes. La aplicación de un ungüento de óxido de cinc parece ser tan efectivo como los tratamientos convencionales para curar las verrugas. La ingesta de sulfato de cinc también parece ser efectiva.

Posiblemente Ineficaz para…

  • Síndrome de desgaste con presencia de diarrea por SIDA. La ingesta de cinc junto con vitaminas no parece mejorar el síndrome de desgaste con presencia de diarrea por SIDA.
  • Caída del cabello. Aunque existe evidencia preliminar que sugiere que la ingesta de cinc junto con biotina podría ayudar a detener la caída del cabello, la mayoría de los estudios sugieren que el cinc no es efectivo para tratar esta condición.
  • Picazón e inflamación de la piel (eccema). La ingesta de cinc no parece mejorar el enrojecimiento o picazón de la piel en niños con eccema.
  • Cataratas. La ingesta de cinc junto con vitaminas antioxidantes no parece ayudar a tratar o prevenir las cataratas.
  • Fibrosis quística. El sulfato de cinc no parece mejorar la función hepática en niños o adolescentes con fibrosis quística, aunque podría disminuir la necesidad de antibióticos.
  • VIH. La ingesta de cinc junto con un tratamiento antiretrovírico no parce mejorar la función inmunitaria o disminuir el riesgo de muerte en adultos o niños con VIH.
  • Complicaciones del embarazo en mujeres con VIH. La ingesta de cinc durante el embarazo no parece disminuir el riesgo de trasmitir VIH a los bebés. Además, el cinc no parece prevenir la muerte de bebés o el desgaste de la mujer embarazada con VIH.
  • Desarrollo de bebé. La administración de cinc a bebés no mejora el desarrollo mental o motriz.
  • Enfermedad inflamatoria intestinal (EII). La ingesta de cinc no parece ayudar a tratar la EII.
  • Gripe. No es probable que la ingesta de suplementos con cinc mejore la función inmunitaria en personas en riesgo de sufrir carencia de cinc.
  • Infección en los oídos. La ingesta de cinc no parece prevenir las infecciones de los oídos en niños.
  • Carencia de hierro durante el embarazo. La ingesta de cinc no parece ayudar a mejorar los niveles de hierro en mujeres que ingieren suplementos de hierro o ácido fólico.
  • Cáncer de próstata. La investigación preliminar sugiere que la ingesta de cinc junto on otras vitaminas y minerales podría ayudar a prevenir el cáncer de próstata. Sin embargo, otra investigación sugiere que la ingesta de cinc puede incrementar el riesgo de desarrollar cáncer de próstata y aumentar el riesgo de morir por este cáncer.
  • Enrojecimiento e irritación de la piel (psoriasis). La ingesta de cinc no parece ayudar a tratar la psoriasis.
  • Inflamación en las articulaciones asociadas on una condición especifica de la piel (artritis psoriásica). La ingesta de cinc, sola o junto con analgésicos, no tiene efecto sobre el avance de la artritis psoriásica.
  • Inflamación de las articulaciones (artritis reumatoide). La ingesta de cinc no parece ayudar a tratar la artritis reumatoide.
  • Disfunción sexual. La investigación sugiere que los suplementos con cinc no mejoran la función sexual en hombres con disfunción sexual relacionada enfermedad renal.
  • Zumbido en los oídos (acúfenos). La ingesta de cinc no parece ayudar a tratar los acúfenos.
  • Infección de las vías respiratorias superiores. La ingesta de cinc no disminuye el riesgo de desarrollar infecciones de las vías superiores.

Probablemente Ineficaz para…

  • Paludismo. La ingesta de cinc no ayuda a prevenir o tratar el paludismo en niños malnutridos en países en desarrollo.

Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación para…

  • Infecciones por SIDA debido a sistema inmunitario debilitado. Existe cierta evidencia preliminar que sugiere que la ingesta de suplementos de cinc en combinación con la medicina zidovudina podría disminuir las infecciones que ocurren como consecuencia de un sistema inmunitario debilitado.
  • Enfermedad hepática relacionada con el alcohol. La ingesta de sulfato de cinc podría mejorar la función hapática en personas con enfermedad hepática relacionada con el alcohol.
  • Enfermedad de Alzheimer. Algunas investigaciones preliminares muestran que los suplementos de zinc podrían retardar levemente el empeoramiento de los síntomas en las personas con la enfermedad de Alzheimer.
  • Envenenamiento por arsénico. La investigación sugiere que la ingesta de cinc junto con espirulina pude reducir los síntomas y los niveles de arsénico en la orina y el cabello de las personas con envenenamiento por arsénico prolongado.
  • Asma. La ingesta de cinc no parece estar asociada con el riesgo de desarrollar asma en niños.
  • Una condición en la sangre llamada beta-talasemia. La investigación preliminar sugiere que la ingesta de sulfato de cinc junto con transfusiones de sangre estimulan el crecimiento en niños con beta-talasemia, en comparación con las transfusiones de sangre solas.
  • Daño cerebral. Algunos estudios sugieren que la ingesta de cinc no está vinculada con una disminución del riesgo de desarrollar cáncer de cerebro.
  • Aftas. Cierta investigación preliminar sugiere que la ingesta de sulfato de cinc mejora las aftas y previene su reaparición. No obstante, otra investigación no muestra tales beneficios.
  • Condición pulmonar llamada enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC, COPD). La investigación preliminar sugiere que la ingesta diaria de cinc una vez recuperado de las infecciones por EPOC disminuyen el riesgo de sufrir más infecciones en personas mayores.
  • Obstrucción arterial (arteriopatía coronaria). La investigación preliminar sugiere que la ingesta de cinc disminuye el colesterol, pero no los triglicéridos en personas con obstrucción arterial.
  • Pérdida de memoria (demencia). La investigación preliminar sugiere que la ingesta de sulfato de cinc mejorar el comportamiento y las habilidades sociales en personas con pérdida de memoria.
  • Placa dental. La evidencia preliminar sugiere que cepillarse los dientes con pasta dental con cinc disminuye la formación de la placa bacteriana.
  • Daño nervioso causado por diabetes (retinopatía diabética). La investigación sugiere que la ingesta de sulfato de cinc mejora la función nerviosa y disminuye los niveles de azúcar en la sangre en personas con daño nervioso causado por retinopatía diabética.
  • Síndrome de Down. La investigación preliminar sugiere que la ingesta de cinc pueden mejorar la función inmunitaria y disminuir las infecciones en personas con síndrome de Don y sistema inmunitario debilitado. No obstante, otra investigación arrojó resultados contradictorios.
  • Cáncer de cabeza y cuello. La investigación preliminar sugiere que los suplementos de cinc no mejorar las tasas de supervivencia después de 3 años en personas con cáncer de cabeza y cuello. Sin embargo, el cinc podría mejorar las tasas de supervivencia después de 5 años.
  • Pérdida de la función cerebral debido a problemas hepáticos (encefalopatía hepática). La investigación preliminar sugiere que la ingesta de acetato de cinc mejora las mediciones de la función mental en personas con encefalopatía hepática. Sin embargo, otra investigación sugiere que el sulfato de cinc no mejorar la función cerebral en personas con esta condición.
  • Diarrea por SIDA. La investigación sugiere que la ingesta de cinc puede reducir el riesgo de diarrea en adultos y niños con SIDA. Sin embargo, otra investigación sugiere que el cinc podría ser beneficios en adultos que han tenido diarrea durante 7 o más días.
  • Problemas de fertilidad en hombres (impotencia). Cierta investigación preliminar sugiere que la ingesta de cinc no mejora el espermograma o el movimiento de los espermatozoides en hombres con problemas de fertilidad. Sin embargo, otra investigación sugiere que los suplementos de cinc mejorar el espermograma, los niveles de testosterona y las tasas embarazo en hombres infértiles con bajos niveles de testosterona.
  • Infecciones estomacales e infestaciones parasitarias. Los suplementos de cinc, solos o en combinación on vitamina A, podrían ser efectivos para tratar ciertas infecciones parasitarias en niños en países en desarrollo. Sin embargo, la evidencia no es consistente. Cierta investigación sugiere que la ingesta de cinc con vitamina A disminuye el riesgo de ciertas infecciones, mientras que otra investigación sugiere que no tiene este efecto sobre el riesgo de sufrir infección.
  • Muerte en la niñez. La investigación sugiere que dar suplementos a mujeres embarazadas en Nepal con cinc, ácido fólico, vitamina A y hierro no disminuye el riesgo de muerte en la niñez alrededor de los 7 años en comparación con dar solo vitamina A.
  • Traumatismo cerebral. La administración de cinc inmediatamente después de un traumatismo cerebral parece mejorar la tasa de recuperación.
  • Un tipo de cáncer llamado linfoma no Hodgkin. La investigación sugiere que los suplementos de cinc están asociado con una disminución del riesgo de desarrollar linfoma no Hodgkin.
  • Recién nacidos a término pequeños: La investigación sugiere que la ingesta de suplementos de cinc durante el embarazo no disminuye el riesgo de que el bebé tenga un bajo peso al nacer. Sin embargo, agregar cinc a los suplementos nutricionales para los bebés nacidos a término y con bajo peso n países en desarrollo parece disminuir el riesgo de muerte. Además, cierta investigación sugiere que los suplementos de cinc aumentan el peso y la longitud del bebé recién nacido. No obstante, otra investigación no muestra tales beneficios.
  • Recuperación después de la cirugía. La investigación preliminar sugiere que la ingesta de cinc puede disminuir el tiempo de cicatrización después de la cirugía.
  • Una enfermedad de la piel llamada tiña versicolor. La investigación sugiere que el uso de un champú con cinc una vez por día durante 14 días parece disminuir las infecciones por hongos en la piel.
  • Arrugas en la piel. Una crema para la piel que contiene 10% de vitamina C (como ácido ascórbico-L), acetil tirosina, sulfato de zinc, hialuronato de sodio, y bioflavonoides (Cellex-C High Potency Serum) y que se aplica por 3 meses a la piel de la cara envejecida debido a la exposición al sol parece mejorar las arrugas finas y más marcadas de la piel y también parece mejorar el color amarillento, la aspereza, y la tonicidad de la piel.
  • Enfermedad de Crohn.
  • Colitis ulcerosa.
  • Otras afecciones.

Se necesita más evidencia para aprobar al zinc para estos usos.

El zinc es necesario para el crecimiento y la mantención normal del cuerpo humano. Se encuentra presente en muchos sistemas y reacciones biológicas y se necesita para el funcionamiento del sistema inmunológico, para la cicatrización de las heridas, la coagulación de la sangre, el funcionamiento de la tiroides, y mucho más. La carne, los productos lácteos, las nueces, las legumbres, y los granos enteros tienen relativamente altos niveles de zinc.

La deficiencia de zinc es común en el mundo entero, pero en los Estados Unidos no ocurre muy a menudo. Los síntomas incluyen bajo crecimiento, niveles bajos de insulina, falta de apetito, irritabilidad, caída de pelo generalizada, piel áspera y seca, cicatrización lenta de las heridas, poco sentido del gusto y del olfato, diarrea, y náusea. La deficiencia moderada de zinc está asociada con trastornos en el intestino que interfieren con la absorción de los alimentos (síndrome de mala absorción), con el alcoholismo, la insuficiencia renal crónica, y las enfermedades crónicas debilitantes.

El zinc juega un papel clave en el mantenimiento de la visión y está presente en altas concentraciones en los ojos. La deficiencia de zinc puede alterar la visión, y una deficiencia grave puede provocar cambios en la retina ( la parte de atrás del ojo adonde se enfoca la imagen).

El zinc podría también tener efectos contra los virus. Parece disminuir los síntomas del rinovirus (resfrío común), pero los investigadores todavía no pueden explicar exactamente como funciona esto. Además, hay algunas pruebas que indican que el zinc tiene cierta actividad contra el virus del herpes.

Puede haber una asociación entre los niveles bajos de zinc y la infertilidad masculina, la enfermedad de anemia de células falciformes, el VIH, la depresión mayor y la diabetes de tipo 2 y estas pueden ser combatidas tomando un suplemento de zinc.

El zinc es PROBABLEMENTE SEGURO para la mayoría de los adultos cuando se aplica a la piel o cuando se toma por vía oral en cantidades no mayores de 40 mg por día. No se recomiendan los suplementos de cinc de rutina son la supervisión de un profesional de la salud. En ciertas personas el cinc podría causar náuseas, vómitos, diarrea, gusto a metal en la boca, lesión en los riñones y estómago entre otros efectos secundarios. El uso de cinc en la piel lastimada podría causar ardor, sensación de pinchazo, picazón y cosquilleo.

El cinc ES POSIBLEMENTE SEGURO cuando se lo ingiere en dosis mayores a 40 mg por día. Existe cierta inquietud de que la ingesta diaria de dosis mayores a 40 mg podría disminuir la cantidad de cobre que absorbe el cuerpo. La disminución de la absorción de cobre podría causar anemia.

El cinc NO ES POSIBLEMENTE SEGURO cuando se inhala por la nariz, dado que podría causar pérdida del olfato permanente. En junio de 2009, la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) aconsejó a los consumidores no usar ciertos espray nasales que contienen cinc (Zicam) después de haber recibido 100 informes sobre pérdida de olfato. El fabricante de este espray que contiene cinc también recibió cientos de informes sobre casos de pérdida de olfato de personas que habían usado este producto. Evite el uso de espray nasales que contienen cinc.

El tomar dosis altas de zinc PROBABLEMENTE NO ES SEGURO. Dosis más altas que las cantidades recomendadas podrían producir fiebre, tos, dolor de estómago, fatiga, y muchos otros problemas.

El tomar más de 100 mg de suplemento de zinc diarios, o el tomar suplementos de zinc por 10 años o más, duplica el riesgo de desarrollar cáncer de próstata. Hay también preocupación de que tomar grandes cantidades de una multivitamina más un suplemento aparte de zinc puede aumentar las probabilidades de morir de cáncer de próstata.

El tomar 450 mg de zinc o más diarios puede producir problemas con el hierro en la sangre. Una sola dosis de 10-30 gramos de zinc puede ser fatal.

Advertencias y precauciones especiales:

Bebés y niños: El cinc ES PROBABLEMENTE SEGURO cuando se lo ingiere de manera apropiada en cantidades recomendadas. El cinc NO ES POSIBLEMENTE SEGURO cuando se lo ingiere en altas dosis.

Embarazo y lactancia: El zinc es PROBABLEMENTE SEGURO para la mayoría de las mujeres que están embarazadas o amamantando si se toma en las cantidades diarias recomendadas (RDA). Sin embargo, el cinc ES POSIBLEMENTE SEGURO cuando se lo usa en altas dosis por mujeres lactantes, pero NO ES PROBABLEMENTE SEGURO cuando se lo ingiere en altas dosis por mujeres embarazadas. Las mujeres embarazadas mayores de 18 años no deben tomar más de 40 mg de zinc por día; las mujeres embarazadas de 14 a 18 años no deben tomar más de 34 mg por día. Las mujeres mayores de 18 años que están amamantando no deben tomar más de 40 mg de zinc por día; las mujeres de 14 a 18 años que están amamantando no deben tomar más de 34 mg de zinc por día.

Alcoholismo: Beber alcohol en exceso y por tiempo prolongado está asociado con una mala absorción de cinc en el cuerpo.

Diabetes: Las altas dosis de cinc pueden disminuir los niveles de azúcar en la sangre en personas con diabetes. Las personas con diabetes deberían usar productos con cinc con precaución.

Hemodiálisis: Las personas sometidas a hemodiálisis parecen estar en riesgo de sufrir carencia de cinc, por lo que podrían necesitar consumir suplementos de cinc.

VIH / SIDA: Use cinc con precaución si tiene VIH / SIDA: El cinc ha sido asociado con una menor supervivencia en personas con VIH / SIDA.

Síndrome que consiste en la dificultad del cuerpo para absorber nutrientes: Las personas con síndromes de mala absorción podrían sufrir de carencia de cinc.

Artritis reumatoide (AR): Las personas con AR absorben menos cinc.

Amilorida (Midamor)

Grado de interacción = Menor Preste atención a esta combinación
Converse con su proveedor de atención médica.

La amilorida (Midamor) se usa como “una píldora de agua” para ayudar a remover el exceso de agua del cuerpo. El otro efecto de la amilorida (Midamor) es que puede aumentar la cantidad de zinc en el cuerpo. El tomar suplementos de zinc junto con amilorida (Midamor) podría aumentar mucho la cantidad de zinc en su cuerpo.

Antibióticos (Antibióticos de quinolona)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación
Converse con su proveedor de atención médica.

El zinc podría disminuir la cantidad de antibiótico que el cuerpo absorbe. El tomar zinc junto con algunos antibióticos podría disminuir la eficacia de algunos antibióticos. Para evitar esta interacción, tome los antibióticos por lo menos 2 horas antes o 4 a 6 horas despúes de tomar suplementos de zinc.

Algunos de estos antibióticos que pueden interactuatr con el zinc incluyen a ciprofloxacina (Cipro), levofloxacina (Levaquin), ofloxacina (Floxin), moxifloxacina (Avelox), gatifloxacina (Tequin), enoxacina (Peneetrex), norfloxacina (Chibroxin, Noroxin), sparfloxacina (Zagam), trovafloxacina (Trovan), y grepafloxacina (Raxar).

Antibióticos (Antibióticos de tetraciclina)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación
Converse con su proveedor de atención médica.

El zinc se puede unir a las tetraciclinas en el estómago. Esto disminuye la cantidad de tetraciclinas que pueden ser absorbidas. El tomar zinc con tetraciclinas podría disminuir la eficacia de las tetraciclinas. Para evitar esta interacción, tome las tetraciclinas por lo menos 2 horas antes o 4 a 6 horas después de tomar suplementos de zinc.

Algunas tetraciclinas incluyen a demeclociclina (Declomycin), minociclina (Minocin), y tetraciclina (Achromycin, Sumycin).

Cisplatin (Platinol-AQ)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación
Converse con su proveedor de atención médica.

El cisplatin (Platinol-AQ) se usa en el tratamiento del cáncer. El tomar zinc junto con EDTA y cisplatin (Platinol-AQ) podría inactivar la terapia del cisplatin (Platinol-AQ). No se sabe con certeza, sin embargo, si la magnitud de la interferencia producida por el zinc es importante.

Medicamentos para la diabetes (Antidepresivos)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación
Converse con su proveedor de atención médica.

El cinc podría disminuir los niveles de azúcar en la sangre en personas con diabetes tipo 2. Los medicamentos para la diabetes también se usan para disminuir los niveles de azúcar en la sangre. La ingesta de cinc junto con medicamentos para la diabetes podría causar una marcada disminución de los niveles de azúcar en la sangre. Controle minuciosamente sus niveles de azúcar en sangre. Podría necesitar modificar la dosis de su medicamento para la diabetes.

Algunos medicamentos usados para la diabetes incluyen glimepirida (Amaryl), gliburida (Diabeta, Glynase, PresTab, Micronase), insulina, pioglitazona (Actos), rosiglitazona (Avandia) clorpropamida (Diabinese), glipizida (Glucotrol), tolbutamida (Orinase) y otros.

Penicilamina

Grado de interacción = Serio No tome esta combinación

La penicilamina se usa para la enfermedad de Wilson y la artritis reumática. El zinc podría disminuir la cantidad de penicilamina que el cuerpo absorbe y disminuir la eficacia de la penicilamina. Tome zinc y penicilamina por lo menos con 2 horas de separación.

Ácido fólico

Los estudios sobre los efectos de los suplementos de ácido fólico en la absorción del zinc en la dieta han sido conflictivos. Dosis normales de ácido fólico probablemente no van a afectar el equilibrio de zinc en las personas que tienen una ingesta diaria adecuada de zinc.

Betacaroteno

Las altas dosis de cinc pueden disminuir los niveles de betacaroteno en la sangre.

Bromelina

Los metales como el zinc podrían disminuir los efectos de la bromelina. Sin embargo, no hay informes de esta interacción.

Calcio

Los suplementos de calcio podrían disminuir la absorción de zinc de la dieta. Usualmente esto no parece ser un gran problema. Sin embargo, se puede evitar esta interacción tomando los suplementos de calcio al acostarse en vez de tomarlo con las comidas.

Cobre

Grandes cantidades de zinc podrían disminuir la absorción del cobre. El tomar zinc en grandes dosis puede producir severa deficiencia de cobre y producir anemia, una afección en la cual la sangre no puede transportar suficiente oxígeno. Algunos síntomas de deficiencia de cobre también han ocurrido en personas que han estado tomando 150 mg/día o más de zinc por más de 2 años.

Cromo

Hay evidencia inicial que indica que si se toma el cromo y el zinc juntos podrían disminuir la absorción de ambos. Probablemente esto no significa ningún problema cuando se toman las dosis usuales de los suplementos de zinc y cromo.

EDTA

El EDTA es un compuesto químico que se le da a la gente para eliminar el exceso de metales que hay en el cuerpo, en especial el plomo. El EDTA funciona combinándose (por quelación) con el metal. Repetidas dosis altas de EDTA, como las que se usan en el tratamiento de quelación, pueden reducir el nivel de zinc en la sangre en hasta un 40%. Se han reportado síntomas de agotamiento de zinc, aún cuando se han dado suplementos de zinc (15 mg/día). Se debe controlar el nivel de zinc en la gente que está recibiendo tratamiento de quelación.

Hierbas y suplementos que podrían disminuir los niveles de azúcar en sangre

Las grandes cantidades de cinc podrían disminuir los niveles de azúcar en la sangre. La ingesta prolongada de cinc junto con otras hierbas y suplementos que tienen el mismo efecto podría causar una marcada disminución de los niveles de azúcar en la sangre en ciertas personas. Algunos de estos productos incluyen ácido alfa lipoico, melón amargo, cromo, garra del diablo, alholva, ajo, goma guar, castaño de Indias, ginseng Panax, psilio, ginseng siberiano y entre otros.

Hierro

Bajo algunas circunstancias el hierro y el zinc pueden interferir entre ellos mismos en la absorción de cada uno de ellos. Para evitar este efecto, tome estos suplementos con comida.

IP-6 (Ácido fítico)

El ácido fítico que se encuentra presente en forma natural en los alimentos puede combinarse con el zinc y disminuir su absorción; sin embargo, en las poblaciones Occidentales no se ha reportado deficiencia de zinc debido al consumo de una dieta con altos niveles de ácido fítico. Evite los suplementos de IP-6, que contienen ácido fítico, si tiene otros factores de riesgo que pueden producir deficiencia de zinc.

Magnesio

Altas dosis de suplementos de zinc (142 mg/día) o la ingesta alta de zinc (53 mg/día) parecen disminuir el equilibrio del magnesio. Pero se desconoce la importancia de esta interacción.

Manganeso

Investigaciones sugieren que los suplementos de zinc pueden aumentar al doble la cantidad de manganeso que se absorbe de los suplementos.

Riboflavina (Vitamina B2)

Investigaciones sugieren que la riboflavina puede mejorar la absorción del zinc. Pero se desconoce la importancia de esta interacción.

Vitamina A

La investigación sugiere que los suplementos de cinc pueden aumentar los niveles de vitamina A en la sangre. En teoría, el cinc podría mejorar los efectos y los efectos secundarios de la vitamina A.

Vitamina D

Investigaciones sugieren que la vitamina D está involucrada en la absorción del zinc, pero no está claro si la vitamina aumenta o disminuye la absorción del zinc.

Café

El tomar el sulfato de zinc con café sin azúcar en vez de tomarlo con agua disminuye a la mitad la absorción del zinc. Los investigadores no saben por qué ocurre esto o de lo importante que puede ser esta interacción.

Fibra

El consumo de fibra puede disminuir la absorción del zinc. Sin embargo, con el transcurso del tiempo el cuerpo se adapta al mayor consumo de fibra y aumenta la absorción del zinc.

Fitato (Ácido fítico, mioinositol hexafosfato, IP6)

El fitato es una molécula que se encuentra en los granos (por ejemplo, maíz, sorgo) las legumbres, las semillas (por ejemplo, las semillas de maravilla, de zapallo), y en la soja. El fitato puede disminuir la absorción del zinc. Algunos alimentos con alto contenido de fitatos tienen también un contenido más alto de zinc (por ejemplo, el pan integral versus el pan blanco), y por lo tanto se contrarresta el efecto del fitato en la absorción del zinc. Algunas personas en los países del Medio Oriente, tienen deficiencia de zinc porque comen maíz y pan sin levadura que contienen fitatos. En las poblaciones Occidentales las personas que tienen un riesgo mayor son aquellas que consumen una dieta rica en granos sin refinar, legumbres, proteínas de soja y calcio, y una dieta pobre en proteínas animales. Sin embargo, después de un tiempo el cuerpo se adapta y absorbe el zinc y reduce las pérdidas de zinc en forma más eficiente.

Productos lácteos, alimentos enriquecidos con calcio

El calcio puede disminuir la absorción del zinc. El riesgo de perder mucho zinc no es muy importante a menos de que se consuma gran cantidad de productos lácteos junto con suplementos de calcio. Sin embargo, después de un tiempo, el cuerpo se adapta y absorbe el zinc y reduce las pérdidas de zinc en forma más eficiente.

Proteina

El zinc se combina con las proteínas y solo una vez que la proteína es digerida está disponible para ser absorbido. El tipo de proteína determina la cantidad de zinc que es absorbida. Las proteínas animales generalmente aumentan la absorción de zinc, a pesar de que hay una proteína en la leche de vaca que retarda la absorción. Las proteínas de soja también disminuyen la absorción de zinc, probablemente debido a su contenido de fitato. Estos efectos pueden influenciar el equilibrio de zinc en los infantes; los bebés obtienen la mayor parte del zinc de la leche materna, menos de la leche de vaca, y aún menos de la leche de soja. No se sabe si las dietas ricas en proteínas influyen en el equilibrio de zinc en los adultos.

Vegetarianismo

Las dietas vegetarianas son a menudo ricas en granos y legumbres de manera que contienen más fitatos. La absorción de zinc es probablemente más baja, de manera que este tipo de dieta se considera que produce un mayor riesgo de agotamiento del zinc. Sin embargo, después de un tiempo el cuerpo se adapta y absorbe el zinc en forma más eficiente y reduce la pérdida de zinc.

Las siguientes dosis han sido estudiadas en investigaciones científicas:

POR VÍA ORAL:

  • Para el tratamiento del resfrío común: Se disuelve en la boca – cada 2 horas mientras esté despierto y mientras estén presentes los síntomas del resfrío – un caramelo (lozenge) de gluconato o acetato de zinc que proporcione 9-24 mg de zinc elemental.
  • Para la diarrea en los niños desnutridos o deficientes en zinc: 10-40 mg de zinc elemental al día.
  • Para la prevención y tratamiento de la neumonía en niños desnutridos en los países en desarrollo: 10-70 mg al día.
  • Para la hipogeusia (anormalidad en el sentido del olfato): 25-100 mg de zinc.
  • Para el trastorno de anorexia nerviosa: 100 mg de gluconato de zinc al día.
  • Para el tratamiento de las úlceras estomacales: 200 mg sulfato de zinc tres veces al día.
  • Para los calambres musculares en pacientes con enfermedad hepática, deficientes en zinc: 220 mg de sulfato de zinc dos veces al día.
  • Para la osteoporosis: Se han usado 15 mg de zinc en combinación con 5 mg de manganeso, 1000 mg de calcio y 2.5 mg de cobre.
  • Para la enfermedad de células falciformes: 220 mg de sulfato de zinc tres veces al día.
  • Para aumentar el crecimiento y el peso en los niños que tienen la enfermedad de células falciformes y todavía no han alcanzado la pubertad: 10 mg de zinc elemental al día.
  • Para el tratamiento del trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH) en niños: dosis de 55-150 mg de sulfato de zinc (15-40 mg de zinc elemental) al día.
  • Para el tratamiento del acné: 30-135 mg de zinc elemental al día.
  • Para el tratamiento de la degeneración macular senil: 80 mg de zinc elemental más 500 mg de vitamina C, 400 IU de vitamina E y 15 mg de betacaroteno y se toman una vez al día.

El Instituto de Medicina ha establecido que los niveles de Consumo Adecuado (AI) de zinc para los infantes desde el nacimiento hasta los 6 meses son de 2 mg/día. Para los infantes mayores de 6 meses, para los niños y para los adultos se han establecido las cantidades de Ingesta Diaria Recomendadas (RDA) de zinc como sigue: para los infantes y niños de 7 meses a 3 años: 3 mg/día; de 4 a 8 años: 5 mg/día; de 9-13 años: 8 mg/día; niñas de 14 a 18 años: 9 mg/día; niños y hombres de 14 años y mayores: 11 mg/día; mujeres de 19 años y mayores: 8 mg/día; mujeres embarazadas de 14 a 18 años: 13 mg/día; mujeres embarazadas de 19 años y mayores: 11 mg/día; mujeres amamantando de 14 a 18 años: 14 mg/día; mujeres amamantando de 19 años y mayores: 12 mg/día.

El típico hombre Norte Americano consume alrededor de 13 mg/día de zinc en la dieta; las mujeres consumen aproximadamente 9 mg/día.

El Nivel Máximo de Ingesta Tolerable (UL) de zinc para la gente que no está recibiendo zinc bajo supervisión médica es: infantes desde el nacimiento hasta los 6 meses: 4 mg/día; de 7-12 meses: 5 mg/día; niños de 1 a 3 años: 7 mg/día; de 4 a 8 años: 12 mg/día; de 9 a 13 años: 23 mg/día; de 14 a 18 años (incluyendo el embarazo y la lactancia): 34 mg/día; adultos de 19 años y mayores (incluyendo el embarazo y la lactancia): 40 mg/día.

Las diferentes sales de zinc proporcionan diferentes cantidades de zinc elemental. El sulfato de zinc contiene 23% de zinc elemental; 220 mg de sulfato de zinc contiene 50 mg de zinc. El gluconato de zinc contiene 14.3% de zinc elemental; 10 mg de gluconato de zinc contiene 1.43 mg de zinc.

APLICADO A LA PIEL:

  • Para el acné vulgar: se usa una loción de 1.2% de acetato de zinc y 4% de eritromicina y se aplica dos veces al día.
  • Para las infecciones del herpes simple: se aplica 0.25% de sulfato de zinc entre 8 a 10 veces al día o 0.3% de óxido de zinc con glicina que se aplica cada 2 horas mientras esté despierto.

Acétate de Zinc, Acexamate de Zinc, Aspartate de Zinc, Atomic Number 30, Chlorure de Zinc, Citrate de Zinc, Gluconate de Zinc, Méthionine de Zinc, Monométhionine de Zinc, Numéro Atomique 30, Orotate de Zinc, Oxyde de Zinc, Picolinate de Zinc, Pyrithione de Zinc, Sulfate de Zinc, Zinc Acetate, Zinc Acexamate, Zinc Aspartate, Zinc Chloride, Zinc Citrate, Zinc Difumarate Hydrate, Zinc Gluconate, Zinc Methionine, Zinc Monomethionine, Zinc Murakab, Zinc Orotate, Zinc Oxide, Zinc Picolinate, Zinc Pyrithione, Zinc Sulfate, Zinc Sulphate, Zincum Aceticum, Zincum Gluconicum, Zincum Metallicum, Zincum Valerianicum, Zn.


 

Natural Medicines disclaims any responsibility related to medical consequences of using any medical product. Effort is made to ensure that the information contained in this monograph is accurate at the time it was published. Consumers and medical professionals who consult this monograph are cautioned that any medical or product related decision is the sole responsibility of the consumer and/or the health care professional. A legal License Agreement sets limitations on downloading, storing, or printing content from this Database. Except for any possible exceptions written into your License Agreement, no reproduction of this monograph or any content from this Database is permitted without written permission from the publisher. Unlawful to download, store, or distribute content from this site.

For the latest comprehensive data on this and every other natural medicine, health professionals should consult the Professional Version of the Natural Medicines. It is fully referenced and updated daily.

© Copyright 1995-2019. Therapeutic Research Faculty, publishers of Natural Medicines, Prescriber’s Letter, and Pharmacist’s Letter. All rights reserved.

 

www.naturaldatabase.com
mail@naturaldatabase.com
PH (209) 472-2244