Aceite de pescado

Print

¿Qué es?

El aceite de pescado se puede obtener comiendo pescado o tomando suplementos. Los pescados especialmente ricos en los aceites beneficiosos son conocidos como ácidos grasos omega-3 e incluyen la caballa, el arenque, el atún y el salmón. Dos de los más importantes ácidos grasos omega-3 encontrados en el aceite de pescado son el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA).

Ciertos tipos de aceite de pescado se usan como medicamentos recetados para disminuir los niveles de triglicéridos. Ciertos productos de aceite de pescado están aprobados por la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) como medicamentos recetados para bajar los niveles de triglicéridos. El aceite de pescado está disponible como suplemento. Los suplementos de aceite de pescado no contienen la misma cantidad de aceite de pescado como los productos recetados, por lo que no deben usarse en lugar de estos productos. Los suplementos de aceite de pescado a veces se usan para tratar las enfermedades cardíacas y mentales, aunque no existe evidencia sólida para apoyar la mayoría de estos usos.

No confunda el aceite de pescado con el EPA, el DHA, el aceite de hígado de bacalao, el aceite de linaza, el aceite de krill o el aceite de hígado de tiburón.

¿Es Eficaz?

Natural Medicines (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

 

Eficaz para…

  •   Altos niveles de grasas en la sangre llamadas triglicéridos (hipertrigliceridemia). La mayoría de la investigación muestra que el aceite de pescado puede reducir los niveles en un 20-50 %. Los efectos del aceite de pescado son mayores en personas con altos niveles de triglicéridos. Además, la ingesta de grandes cantidades de aceite de pescado reduce significativamente los niveles de triglicéridos. Aunque el aceite de pescado parece tener un menor efecto en comparación con los medicamentos fibratos. Ciertos preparados de aceite de pescado, incluidos Lovaza, Omtryg y Epanova han sido aprobados como medicamentos para bajar los niveles de triglicéridos. Estos productos se ingieren a menudo en dosis de 4 gramos por día. Esto suministra aproximadamente 3.5 gramos de ácidos grasos omega 3 por día. Aunque ciertos suplementos de pescados no recetados han mostrado también algún beneficio en la investigación, los especialistas sugieren no usar estos productos. A menudo estos productos contienen menos ácidos grasos omega 3 que los productos recetados con aceite de pescado. Por eso, las personas necesitarían ingerir al menos 12 comprimidos diarios de suplementos de aceite de pescado para obtener el mismo efecto que el aceite de pescado recetado. Los suplementos de aceite de pescado no parecen disminuir los triglicéridos en niños y adolescentes con altos niveles de triglicéridos. Pero estos estudios son pequeños, por lo que se necesitan estudios de mejor calidad para confirmar los hallazgos.

Posiblemente Eficaz para…

  •   Un procedimiento para abrir y destapar los vasos sanguíneos obstruidos (angioplastia). Existe cierta investigación de que la ingesta de pescado disminuye el riesgo de desarrollar una nueva obstrucción de los vasos sanguíneos en aproximadamente un 45 % cuando se lo administra, al menos, durante 3 semanas antes de la angioplastia y se continua la ingesta durante un mes. Sin embargo, cuando se administra durante 2 semanas o menos antes de la angioplastia, no parece tener efecto.
  •   Pérdida de peso involuntaria en personas muy enfermas (caquexia o síndrome de consunción). La ingesta de una alta dosis de aceite de pescado parece disminuir la pérdida de peso en pacientes con cáncer. Una baja dosis de aceite de pescado no parece mostrar este efecto. Ciertos investigadores creen que los pacientes comen más porque el aceite de pescado combate la depresión o mejora el estado de ánimo.
  •   Lesión renal causada por la ciclosporina. La ciclosporina es un medicamento que reduce la probabilidad de rechazo de órgano después de un trasplante de órgano. La ingesta de aceite de pescado previene la lesión renal en personas que ingieren este medicamento. El aceite de pescado parece mejorar la función renal durante la fase de recuperación después del rechazo de un órgano trasplantado en personas que ingieren ciclosporina.
  •   Dolores menstruales (dismenorrea). La investigación muestra que el aceite de pescado, ingerido de manera aislada o con vitamina B12, puede mejorar las menstruaciones dolorosas y reducir la necesidad de ingerir analgésicos en mujeres con dolores menstruales.
  •   Insuficiencia cardíaca. Una alta ingesta de aceite de pescado de los alimentos ha sido vinculada con una disminución de la insuficiencia cardiaca. Se recomienda la ingesta de 1-2 porciones de pescado sin freír por semana. Es demasiado pronto para saber si los suplementos de aceite de pescado previenen la insuficiencia cardiaca. No obstante, la investigación preliminar muestra que los suplementos de aceite de pescado reducen los resultados adversos, como la hospitalización o la muerte, en personas que ya sufrieron de cardiopatía.
  •   Niveles anormales de grasas en la sangre en personas con VIH/SIDA. Cierta investigación sugiere que la ingesta de aceite de pescado reduce los niveles de triglicéridos en personas con niveles anormales de colesterol causado por el tratamiento de VIH/SIDA. La ingesta de aceite de pescado podría reducir los niveles de colesterol total en estas personas, aunque los resultados son inconsistentes.
  •   Presión arterial alta. El aceite de pescado parece producir una leve disminución de la presión arterial en personas cuya presión arterial está levemente elevada. Ciertos tipos de aceite de pescado podría reducir la hipertensión arterial en personas con tensión arterial levemente alta, aunque los resultados son inconsistentes. El aceite de pescado parece tener efectos sobre algunos, no todos, los medicamentos hipotensores. No obstante, no parece disminuir la presión arterial en personas con hipertensión arterial incontrolable que ya están tomando medicamentos hipotensores.
  •   Una condición que ocasiona gradualmente la enfermedad renal (nefropatía por IgA). Cierta investigación muestra que el uso prolongado de aceite de pescado puede retrasar la pérdida de la función renal en pacientes con alto riesgo de nefropatía por IgA. El aceite de pescado tiene gran efecto cuando se ingiere en altas dosis. Además, podría ser más eficaz en aquellas personas con nefropatía por IgA con niveles más altos de proteína en la orina.
  •   Acumulación de grasa en el hígado en personas que beben poco alcohol o nada (enfermedad del hígado graso no alcohólica; EHGNA). La mayoría de la investigación muestra que el aceite de pescado podría reducir la grasa en el hígado y mejorar la salud del hígado en las personas con EHGNA.
  •   Un trastorno mental caracterizado por alucinaciones y delirios (psicosis). Cierta investigación muestra que la ingesta de un suplemento de aceite de pescado podría ayudar a prevenir el desarrollo de todos los síntomas de enfermedad psicótica y en jóvenes y adultos jóvenes con síntomas leves. Estos efectos de aceite de pescado no se han probado en personas mayores.
  •   Artritis reumatoidea (AR). La ingesta de aceite de pescado solo o en combinación con el medicamento naproxeno (Naprosyn) parece ayudar a mejorar los síntomas de la AR. Las personas que toman aceite de pescado a veces pueden reducir el uso de analgésicos. Además, la administración de aceite de pescado por vía intravenosa (VI) reduce la inflamación y la molestia articular en personas con artritis reumatoidea (AR).

Posiblemente Ineficaz para…

  •   Dolor de pecho (angina). La investigación sugiere que la ingesta de suplementos de aceite de pescado no reduce el riesgo de muerte ni mejora la salud del corazón en personas con dolor en el pecho. Cierta evidencia también sugiere que los suplementos de aceite de pescado podrían de hecho aumentar el riesgo de muerte por problemas cardiacos en personas con dolor de pecho.
  •   Endurecimiento de las arterias (ateroesclerosis). Cierta investigación muestra que la ingesta de suplementos de aceite de pescado podría reducir levemente el avance de la ateroesclerosis. Sin embargo, la investigación muestra que el aceite de pescado no detiene el avance de la ateroesclerosis o mejora sus síntomas.
  •   Eccema (dermatitis atópica). La investigación muestra que el aceite de pescado no disminuye el eccema. La mayoría de la investigación muestra que la ingesta de aceite de pescado durante el embarazo no PREVIENE el eccema en los niños. La administración de aceite de pescado en bebés no parece prevenir el eccema en los niños. Sin embargo, los niños que consumen aceite al menos una vez por semana desde los 1-2 años parecen tener un menor riesgo de eccema.
  •   Frecuencia cardiaca irregular (fibrilación auricular). Cierta investigación sugiere que las personas que ingieren pescado 5 o más veces por semana han disminuido el riesgo de sufrir latidos irregulares del corazón. Sin embargo, la mayoría de la investigación sugiere que la ingesta de aceite de pescado no reduce el riesgo de frecuencia cardiaca irregular.
  •   Un problema pulmonar que afecta a los recién nacidos (displasia broncopulmonar). La administración de aceite de pescado a los bebés prematuros no parece disminuir el riesgo de que los bebés sufran de esta enfermedad pulmonar. Sin embargo, investigación de mayor calidad sugiere que la ingesta de aceite de pescado no presenta este efecto.
  •   Trastorno cerebral debido a problemas de retorno sanguíneo (enfermedad cerebrovascular). Cierta investigación sugiere que la ingesta de pescado no reduce el riesgo de sufrir enfermedad cerebrovascular. Sin embargo, investigación de mayor calidad sugiere que la ingesta de aceite de pescado no presenta este efecto.
  •   Habilidades cognitivas y de la memoria (función cognitiva). La mayoría de la investigación muestra que la ingesta de suplementos de aceite de pescado no mejora la función mental en los ancianos, los adultos jóvenes y los niños.
  •   Una infección de las vías digestivas que puede conducir úlceras (Helicobacter pylori o H. pylori). La ingesta por vía oral de aceite de pescado no parece mejorar las infecciones por Helicobacter pylori en comparación con los medicamentos convencionales.
  •   Trasplante de riñón. La investigación muestra que la ingesta de aceite de pescado no ayuda a prolongar la vida después de un trasplante. Tampoco parece prevenir el rechazo del trasplante.
  •   Dolor en las mamas (mastalgia). La ingesta de aceite de pescado no parece disminuir el dolor prolongado en las mamas.
  •   Migrañas. La ingesta de aceite de pescado no parece disminuir el número o la gravedad de las cefaleas por migraña.
  •   Esclerosis múltiple (EM). La ingesta de aceite de pescado no parece disminuir la duración, la frecuencia o la gravedad de las recaídas en los pacientes con esclerosis múltiple.
  •   Artrosis. La mayoría de la investigación muestra que la ingesta de aceite de pescado no disminuye el dolor ni mejora la función en las personas con artrosis. Además, agregar aceite de pescado a la glucosamina no reduce el dolor ni la rigidez en mayor medida que la ingesta de glucosamina solamente.
  •   Hipertensión arterial durante el embarazo. El aceite de pescado no parece prevenir la presión arterial alta durante el embarazo.
  •   Una complicación del embarazo caracterizada por presión arterial alta y proteína en la orina (preeclampsia). Tampoco parece prevenir el rechazo del trasplante.
  •   Pérdida de músculo por la edad (sarcopenia). A pesar de los resultados contradictorios, la mayoría de la investigación muestra que la ingesta de aceite de pescado de los suplementos acompañada de una rutina de ejercicios físicos o de entrenamiento de fuerza no mejora la masa muscular en los ancianos.
  •   Aceleración irregular del ritmo cardiaco que afectan a los ventrículos (arritmia ventricular). La investigación en la población sugiere que la ingesta de mucho pescado no presenta efecto sobre el riesgo de sufrir aceleración irregular del ritmo cardiaco. La investigación clínica es inconsistente. Hay investigación muestra que la ingesta de aceite de pescado no afecta el riesgo de sufrir aceleración irregular del ritmo cardiaco. Sin embargo, otra investigación muestra que la ingesta de aceite de pescado durante 11 meses retrasa el desarrollo de esta condición. En general, la ingesta de aceite de pescado no parece reducir el riesgo de muerte en personas con aceleración irregular del ritmo cardiaco.

Probablemente Ineficaz para…

  •   Diabetes. La ingesta de aceite de pescado no disminuye los niveles de azúcar en la sangre en las personas con diabetes de tipo 2. Tampoco disminuye el riesgo de tener ciertas complicaciones por la diabetes, como infarto de miocardio o ACV. Aunque la ingesta de aceite de pescado podría brindar ciertos beneficios en las personas con diabetes. Por ejemplo, podría disminuir los niveles de grasa llamados triglicéridos. En las mujeres embarazadas, el aceite de pescado no disminuye el riesgo de tener diabetes.

Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación para…

  •   Una condición repentina y grave en los pulmones (síndrome de dificultad respiratoria aguda; SDRA). La investigación preliminar muestra que la administración de aceite de pescado por vía intravenosa (VI) podría ayudar a mejorar la función pulmonar en las personas con una afección repentina y grave n los pulmones llamada SDRA.
  •   Deterioro de las habilidades cognitivas y de la memoria que ocurren normalmente con la edad. La investigación preliminar muestra que la ingesta de aceite de pescado no ayuda a mejorar el deterioro de la memoria ni las habilidades cognitivas que ocurren con la edad. Una enfermedad ocular que causa pérdida de visión en los ancianos (degeneración macular por la edad; DME): Existe cierta evidencia de que las personas que ingieren pescado más de una vez por semana ha reducido el riesgo de desarrollar pérdida de visión relacionada con la edad. Sin embargo, la investigación clínica muestra que la ingesta de aceite de pescado durante un máximo de 5 años no previene la pérdida de visión.
  •   Rinitis alérgica. La investigación preliminar sugiere que la incidencia del asma en los niños disminuye si las madres han tomado aceite de pescado durante la etapa final del embarazo. Pero otra investigación sugiere que la ingesta aceite de pescado no disminuye el desarrollo de alergias en niños cuando las madres lo ingieren durante el embarazo.
  •   Enfermedad de Alzheimer. Hay evidencia preliminar que indica que el aceite de pescado podría ayudar a prevenir la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, no parece ayudar a prevenir el deterioro de la capacidad del pensamiento en la mayoría de las personas que ya han sido diagnosticadas con la enfermedad de Alzheimer.
  •   Aborto espontáneo en mujeres embarazadas con un trastorno autoinmune llamado síndrome antifosfolípido. La investigación preliminar muestra que la ingesta de aceite de pescado podría prevenir el aborto espontáneo y aumentar las tasas de nacimientos con vida en las mujeres embarazadas con esta afección.
  •   Asma. Cierta investigación sugiere que los suplementos de aceite de pescado podrían ayudar a TRATAR algunos síntomas del asma; no obstante, los resultados no son consistentes. Cierta investigación muestra que la ingesta de aceite de pescado mejora la respiración y disminuye la necesidad de tomar medicamentos. Sin embargo, otra investigación muestra que el aceite de pescado no reduce la gravedad del asma en niños. El aceite de pescado podría ayudar a PREVENIR el asma en niños pequeños cuando se ingiere durante el embarazo. Sin embargo, el aceite de pescado no parece brindar beneficios cuando se ingiere en bebés o mientras se está amamantando. En general, la investigación sugiere que el aceite de pescado no ayuda a TRATAR el eccema una vez que se manifiesta.
  •   Rendimiento atlético. Cierta evidencia sugiere que la ingesta de aceite de pescado puede mejorar la función pulmonar en atletas. No obstante, otra evidencia sugiere que la ingesta de aceite de pescado no mejora la resistencia, la recuperación, la frecuencia cardiaca y la duración del ejercicio físico.
  •   Trastorno de hiperactividad y déficit de atención (THDA) en los niños. La investigación preliminar muestra que la ingesta de aceite de pescado mejora la atención, la salud mental y la conducta en los niños de 8-13 años con THDA.
  •   Autismo. Un estudio pequeño muestra que la ingesta de aceite de pescado podría disminuir la hiperactividad en niños con autismo; s in embargo, este estudio presenta fallas. Otra investigación muestra que la ingesta de pescado no reduce la hiperactividad.
  •   Trastorno bipolar. La investigación preliminar muestras que la ingesta de aceite de pescado con tratamientos convencionales para tratar el trastorno bipolar podría disminuir los síntomas de la depresión, pero no la neumonía en las personas con esta condición.
  •   Cáncer. Son contradictorios los resultados sobre los efectos del aceite de pescado para prevenir el cáncer. Cierta investigación vinculó la ingesta de pescado o los altos niveles de ácidos grasos omega 3 con un menor riesgo de tener diversos cánceres. No obstante, otra investigación sugiere que la ingesta de pescado no reduce el riesgo de cáncer.
  •   Cardiopatías. La mayoría de la investigación muestra que la ingesta de suplementos de aceite de pescado no previene las cardiopatías ni reducen la probabilidad de problemas del corazón en personas con cardiopatías. Podría ser beneficioso consumir aceite de pescado en la alimentación diaria. No obstante, los beneficiosos son probablemente modestos en el mejor de los casos. Las personas deberían aún ingerir pescado y otros alimentos que provean aceite de pescado. porque estos alimentos forman parte de la dieta básica.
  •   Cataratas. Existe cierta evidencia de que la ingesta de pescado tres veces por semana puede disminuir levemente el riesgo de desarrollar cataratas.
  •   Enfermedad renal prolongada (enfermedad renal crónica o ERC). La investigación preliminar muestra que la ingesta de aceite de pescado podría reducir la probabilidad de muerte por cardiopatía en personas con la ERC y dializadas. Aunque no parece reducir la probabilidad de muerte por otras causas. Tampoco parece ayudar a personas que no se hemodializan.
  •   Una enfermedad pulmonar que dificulta la respiración (enfermedad pulmonar obstructiva crónica; EPOC). La investigación preliminar muestra que la ingesta de aceite de pescado no parece mejorar los problemas pulmonares en las personas con EPOC.
  •   Cicatrices en el hígado (cirrosis). La investigación preliminar muestra que la ingesta de aceite de pescado no parece disminuir los problemas renales en las personas con cirrosis.
  •   Deterioro de las habilidades cognitivas y de la memoria en los ancianos con síntomas más evidentes que los normales por su edad. Cierta investigación preliminar sugiere que la ingesta diaria de aceite de pescado durante 12 meses podría mejorar la memoria en personas con disminución de la función mental, aunque no toda la investigación concuerda.
  •   Cáncer colorrectal. Cierta investigación muestra que la ingesta de suplementos de aceite de pescado no disminuye el riesgo de tener cáncer de colon. En personas que ya tuvieron cáncer de colon, cierta investigación preliminar muestra que la ingesta de aceite de pescado durante la quimioterapia podría disminuir la diseminación del cáncer. Aunque no previene la muerte, las hospitalizaciones ni demás asuntos relacionados. Otra investigación preliminar sugiere que el aceite en la dieta o como suplemento no disminuye la supervivencia en personas con cáncer de colon en fase 3.
  •   Cirugía para mejorar la irrigación sanguínea al corazón (cirugía de derivación aortocoronaria; CDAC). La investigación preliminar muestra que la ingesta de aceite de pescado parece prevenir que el injerto se vuelva a cerrar después de la cirugía.
  •   Un tipo de enfermedad inflamatoria intestinal (enfermedad de Crohn). Son contradictorios los resultados de la investigación sobre los efectos del aceite de pescado para la enfermedad de Crohn. Cierta investigación muestra que la ingesta de un producto de aceite de pescado puede reducir la recaída de la enfermedad de Crohn en personas recuperadas. No obstante, otra investigación muestra que el aceite de pescado no tiene tal efecto.
  •   Hipertensión arterial causada por la ciclosporina. La investigación preliminar muestra que la ingesta de aceite de pescado parece prevenir la presión arterial alta causada por este medicamento.
  •   Fibrosis quística. Cierta investigación sugiere que la ingesta por vis oral de aceite de pescado puede mejorar la función pulmonar en personas con fibrosis quística. No obstante, la administración de aceite de pescado por vía intravenosa (VI) no presenta este efecto.
  •   Enfermedades, como la enfermedad de Alzheimer, que interfieren con el pensamiento (demencia). Cierta investigación sugiere que la ingesta de pescado la menos una vez por semana reduce el riesgo de desarrollar demencia. Otra investigación sugiere que existe relación entre el consumo de pescado y el riesgo de desarrollar demencia.
  •   Depresión. Las personas que comen más pescado parece tener un menor riesgo de depresión. Aunque no está claro si la ingesta de suplementos de aceite de pescado puede reducir los síntomas de la depresión. Cierta investigación muestra que las personas con depresión más grave podrían tener más beneficio, mientras que las personas con depresión leve o alguna afección médica que causa depresión no podrían verse beneficiadas. Además, parece que solo los suplementos que contienen altas dosis de ácido eicosapentaenoico (EPA) realmente actúan sobre la depresión.
  •   Daño renal en personas con diabetes (nefropatía diabética). La evidencia sugiere que la ingesta de aceite de pescado no mejora la función renal en personas con diabetes tipo 1 que sufren de esta enfermedad. En personas con diabetes tipo 2, cierta investigación muestra que la ingesta de aceite de pescado podría ayudar a mejorar la función renal, aunque se necesita más investigación.
  •   Problemas de visión en personas con diabetes (retinopatía diabética). La alta ingesta de aceite de pescado de la dieta ha sido vinculada con un menor riesgo de lesión ocular en personas con diabetes.
  •   Sequedad en los ojos. Un alto consumo de aceite de pescado en la dieta está vinculado a un menor riesgo de tener ojos secos en las mujeres. No obstante, son inconsistentes los efectos del aceite de pescado en las personas con ojos secos. Cierta investigación muestra que el aceite de pescado disminuye los síntomas de ojos secos, la visión borrosa y la sensibilidad ocular. No obstante, el aceite de pescado no parece mejorar otros signos y síntomas de los ojos secos, como la producción de lágrimas y el daño en la superficie del ojo. La ingesta de aceite de pescado no mejora los signos y los síntomas de los ojos secos cuando se lo usa junto con otros tratamientos para ojos secos.
  •   Un trastorno del aprendizaje caracterizado por la dificultad para leer (dislexia). La ingesta diaria de aceite de pescado no mejora la visión nocturna en niños con dislexia.
  •   Niveles anormales de colesterol o de grasa en la sangre (dislipidemia). Existen datos contradictorios sobre la efectividad del aceite de pescado sobre los niveles grasa en la sangre en personas con niveles anormales de grasa en la sangre. La investigación muestra que la ingesta de 2 porciones de pescado por semana puede disminuir los niveles de grasa y de colesterol en personas con colesterol alto. La ingesta de suplementos de aceite de pescado también parece mejorar los niveles de triglicéridos y otros niveles de grasas en personas con diabetes y en personas con trasplante de riñón. No obstante, la investigación muestra que la ingesta de suplementos de aceite de pescado no mejora los niveles de colesterol en personas con niveles anormales o altos de colesterol. De hecho, la ingesta de suplementos de aceite de pescado podría aumentar el colesterol de lipoproteína de baja densidad (LDL o «malo) en estas personas.
  •   Cáncer de recubrimiento del útero (cáncer de endometrio). Existe cierta evidencia de que las mujeres que regularmente ingieren dos porciones de pescado con grasa por semana presentan un menor riesgo de tener cáncer de endometrio.
  •   Trastorno en el útero que causa dolor (endometriosis). En las adolescentes que han sido sometidas a una cirugía por endometriosis, la ingesta de pescado no ayuda a reducir el dolor. Aunque se desconoce si la ingesta de aceite de pescado ayudaría a reducir el dolor asociado con la endometriosis antes de ser sometidas a una cirugía.
  •   Trastornos convulsivos (epilepsia). La investigación sugiere que la ingesta diaria de ácidos grasos omega 3 del aceite de pescado durante 10 semanas reduce las convulsiones en personas con epilepsia resistente a los medicamentos.
  •   Dolor muscular causado por el ejercicio. La ingesta de aceite de pescado disminuye el dolor muscular inducido por el ejercicio físico en atletas entrenados. Aunque estos resultados preliminares necesitan ser confirmados en estudios más grandes y de mejor calidad. No está claro su el aceite de pescado reduce el dolor muscular inducido por el ejercicio físico en atletas no entrenados. Son contradictorios los resultados de la investigación preliminar.
  •   Alergias a alimentos. La ingesta de aceite de pescado durante el embarazo parece reducir el riesgo de alergias a los huevos en los bebés. No obstante, no reduce el riesgo de otras alergias alimenticias, como la alergia a la leche o al maní en los bebés.
  •   Una forma leve de enfermedad de las encías (gingivitis). La investigación preliminar muestra que la ingesta de aceite de pescado no parece mejorar la gingivitis.
  •   Prevención de la obstrucción de injertos usados en la diálisis de riñón. La ingesta de aceite de pescado parece ayudar a prevenir la formación de coágulos en injertos para hemodiálisis. Podría también ayudar a mejorar la adaptación del injerto. No obstante, se necesita más investigación para conocer la mejor dosis de aceite de pescado.
  •   Complicaciones después de un trasplante de corazón. La investigación preliminar muestra que la ingesta de aceite de pescado mantiene la función renal y reduce la suba de la presión arterial prolongada después de un trasplante de corazón.
  •   VIH/SIDA. Cierta investigación preliminar muestra que la ingesta de barras de cereales que contienen aceite de pescado no modifica los niveles de células CD4 en las personas con VIH.
  •   Prediabetes. La ingesta de aceite de pescado no parece disminuir los niveles de azúcar en la sangre en personas con prediabetes; aunque podría ayudar a prevenir el avance de la prediabetes a la diabetes tipo 2.
  •   Desarrollo infantil. La investigación más importante muestra que la ingesta de suplementos de aceite de pescado durante el embarazo o la lactancia no mejora el desarrollo mental del bebé. La alimentación con leche maternizada fortificada con aceite de pescado parece mejorar la visión del bebé, pero no el desarrollo mental.
  •   Insuficiencia renal. Cierta investigación muestra que la ingesta de aceite de pescado reduce los marcadores de hinchazón (inflamación) en los adultos con insuficiencia renal. La investigación preliminar en los niños con insuficiencia renal muestra que la ingesta de suplementos de aceite de pescado puede mejorar los niveles de ciertas grasas en la sangre.
  •   Condiciones en un hombre que impiden embarazar a una mujer dentro del año del intento de la concepción (infertilidad masculina). La investigación preliminar sugiere que la ingesta de suplementos de aceite de pescado podría ayudar a ciertos hombres a producir más semen.
  •   Síntomas de la menopausia. Cierta investigación muestra que la ingesta de aceite de pescado no reduce los sofocos o e insomnio ni mejora la calidad de vida en las mujeres con menopausia. No obstante, otra investigación no concuerda con esto. Además, la ingesta de aceite de pescado podría reducir la sudoración nocturna debido a la menopausia.
  •   Obesidad. La investigación muestra que la ingesta de aceite de pescado no disminuye el peso en adultos obesos o en niños. Sin embargo, la ingesta de pescado como parte de una dieta reducida en calorías parece ser beneficiosa.
  •   Hinchazón (inflamación) y ampollas dentro de la boca (mucositis oral). La ingesta de aceite de pescado parece reducir la gravedad y el dolor de las llagas en la boca por el uso de medicamentos para el cáncer.
  •   Huesos débiles y frágiles (osteoporosis). La investigación preliminar sugiere que la ingesta de aceite de pescado de manera disminuye la tasa de pérdida ósea y aumenta la densidad ósea del hueso del muslo (fémur) y de la médula espinal en los ancianos con osteoporosis. No obstante, la ingesta de aceite de pescado no disminuye la pérdida ósea en los ancianos con artrosis en la rodilla.
  •   Hinchazón (inflamación) del páncreas (pancreatitis). La evidencia sugiere que la alimentación por vía intravenosa (VI) con nutrientes que han sido fortificados con aceite de pescado disminuye el número de días de terapia de reemplazo de riñón que necesitan las personas con inflamación grave del páncreas.
  •   Estrechamiento de los vasos sanguíneos que causa mala irrigación sanguínea (vasculopatía coronaria). Cierta investigación muestra que la ingesta de pescado no parece mejorar la distancia de caminata en las personas con dolor de las piernas por problemas de irrigación sanguínea.
  •   Una enfermedad grave en las encías (periodontitis). La ingesta de aceite de pescado podría ayudar a mantener la salud de las encías después de una limpieza bucal en las personas con esta condición.
  •   Una enfermedad hereditaria que aumenta los niveles de fenilalanina en la sangre (fenilcetonuria o FCN). Cierta investigación sugiere que la ingesta de suplementos de aceite de pescado mejora la capacidad motora y la visión en niños con un raro trastorno genético llamado fenilcetonuria.
  •   Neumonía. Los estudios de población no muestran relación entre el consumo de pescado y el riesgo de tener neumonía.
  •   Un tipo de ansiedad que a menudo se presenta después de sufrir una situación aterradora (trastorno de estrés postraumático; TEPT). Cierta investigación preliminar muestra que agregar suplementos de ácidos grasos omega 3 del aceite de pescado a la psicoeducación no brinda más beneficios a personas con TEPT. Además, la administración de aceite de pescado como parte de un plan para pacientes en la unidad de terapia intensiva del hospital no parece prevenir la TEPT una vez recuperados.
  •   Depresión después del parto (depresión posparto). Cierta investigación muestra que la ingesta de aceite de pescado durante el embarazo podría prevenir la depresión posparto. No obstante, no parece prevenir ni tratar la depresión durante el embrazo.
  •   Trabajo de parto prematuro. La ingesta de aceite de pescado o mariscos durante el embarazo podría ayudar a prevenir los nacimientos prematuros. Sin embargo, no todos los resultados de la investigación concuerdan.
  •   Crecimiento y desarrollo en bebés prematuros. La leche maternizada enriquecida con ácidos grasos derivados del aceite de pescado y del aceite de borraja parece mejorar el crecimiento y desarrollo del sistema nervioso en los bebés prematuros, especialmente en los niños.
  •   Úlceras por presión (úlceras por presión). La investigación preliminar muestra que agregar aceite de pescado a la sonda nasogástrica o a la IV podría disminuir el crecimiento de las úlceras por presión en los adultos hospitalizados. Otra investigación muestra que la aplicación de aceite de pescado en los talones de los adultos hospitalizados no reduce el riesgo de tener úlceras por presión en los talones.
  •   Descamación y picazón de la piel (psoriasis). Existe cierta evidencia de que la administración de aceite de pescado por vía intravenosa (VI) puede disminuir los síntomas graves de la psoriasis. Además, la aplicación de aceite de pescado en la piel también podría disminuir los síntomas de la psoriasis. Aunque la ingesta por vía oral de aceite de pescado no parece tener efectos sobre la psoriasis.
  •   Síndrome de Raynaud. La investigación preliminar muestra que la ingesta de aceite de pescado puede mejorar la tolerancia al frío en ciertas personas con una forma inusual del síndrome de Raynaud. Aunque las personas con el síndrome de Raynaud causada por una condición llamada esclerosis sistémica progresiva no parecen beneficiarse de los suplementos de aceite de pescado.
  •   Infección en las vías respiratorias. La ingesta de una bebida que contiene aceite de pescado, vitamina D y proteína no parece reducir la infección de las vías respiratorias superiores en los atletas.
  •   Incapacidad del cuerpo para descomponer de manera apropiada medicamentos llamados salicilatos (intolerancia al salicilato). Algunas investigaciones limitadas sugieren que el tomar aceite de pescado podría mejorar los síntomas de intolerancia al salicilato tales como los ataques de asma y la picazón.
  •   Esquizofrenia. El aceite de pescado podría disminuir los síntomas, como la agresividad, en personas con esquizofrenia. Pero no toda la investigación concuerda.
  •   Infección en la sangre (septicemia). La administración de aceite de pescado como parte de un plan de nutrición en pacientes con septicemia podría reducir la necesidad de asistencia respiratoria mecánica y acortar la permanencia en la unidad de terapia intensidad de un hospital. No obstante, la administración de aceite de pescado no mejora la supervivencia o reduce el riesgo de lesión cerebral o delirio en personas con septicemia.
  •   Anemia drepanocítica. Cierta investigación sugiere que la ingesta de aceite de pescado puede reducir los episodios de dolor grave en personas con anemia drepanocítica.
  •   ACV. La ingesta de suplementos de aceite de pescado no parece prevenir el ACV. No está claro su la ingesta de más aceite de pescado de la dieta puede ayudar a prevenir el ACV. La ingesta de aceite de pescado 1 o 2 veces por semana parece disminuir el riesgo de sufrir un ACV en un 27 %. No obstante, la ingesta de grandes cantidades de pescado (más de 46 gramos de pescado por día) parece aumentar el riesgo de ACV. La ingesta de pescado no parece disminuir el riesgo de ACV en personas que ya han ingerido aspirina como prevención. De todas maneras, la Asociación Americana del Corazón, AHA American Heart Association; AHA) recomienda comer la ingesta de pescado que no esté frito 1 a 2 veces por semana y disminuir la cantidad de proteínas saludables.
  •   Una enfermedad autoinmunitaria que causa hinchazón diseminado (lupus eritematoso diseminado; LED). Algunos estudios sugieren que el aceite de pescado ayuda a mejorar los síntomas de LSE, mientras que otros estudios no muestran ningún efecto.
  •   Un tipo de enfermedad intestinal inflamatoria (colitis ulcerosa). Son contradictorios los resultados de la investigación sobre los efectos del aceite de pescado en el tratamiento de la colitis ulcerosa.
  •   Trastorno de las habilidades motrices caracterizado por la torpeza en el movimiento (trastorno de desarrollo de la coordinación o TDC).
  •   Glaucoma.
  •   Otras condiciones.

Se necesita más evidencia para aprobar al aceite de pescado para estos usos.

¿Cómo funciona?

Muchos de los beneficios del aceite de pescado pueden deberse a su contenido de ácidos grasos omega 3. Interesantemente, el cuerpo no produce mucho de sus propios ácidos grasos omega 3. El cuerpo tampoco puede hacer ácidos grasos omega 3 a partir de ácidos grasos omega 6 que son muy comunes en la dieta occidental. Se han hecho muchas investigaciones sobre el EPA y el DHA, dos tipos de ácidos grasos omega 3, que muy a menudo se encuentran en los suplementos de aceite de pescado.

Los ácidos grasos omega 3 disminuyen el dolor e hinchazón. Esto puede explicar la razón por la que el aceite de pescado es posiblemente eficaz para la psoriasis y la sequedad de ojos. Estos ácidos grasos también retardan la coagulación sanguínea, lo que podría hacer útil al aceite de pescado para el tratamiento de algunas enfermedades del corazón.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?

Ingerido por boca: El aceite de pescado PROBABLEMENTE SEGURO para la mayoría de las personas, cuando se toma en dosis bajas (3 gramos o menos al día). Hay cierta preocupación sobre la seguridad del aceite de pescado cuando se toma en dosis altas. El tomar más de 3 gramos al día podría impedir la coagulación de la sangre y aumentar el riesgo de hemorragia. Las altas dosis de aceite de pescado también disminuyen la actividad del sistema inmunitario, lo que reduje la capacidad del cuerpo para combatir la infección. Esta es una preocupación especial para las personas que están tomando medicamentos para disminuir la actividad de su sistema inmune (los pacientes de trasplante de órganos, por ejemplo) y para las personas de edad avanzada. Tome dosis altas de aceite de pescado solo bajo supervisión médica. El aceite de pescado puede producir efectos secundarios que incluyen eructos, mal aliento, nausea, heces sueltas, erupciones y sangre de nariz. A menudo, se pueden disminuir estos efectos secundarios si se toma el aceite de pescado con las comidas o si se congela antes de tomar. NO ES POSIBLEMENTE SEGURO el consumo de altas dosis de aceite de pescado de las fuentes ALIMENTICIAS. Algunas carnes de pescados (especialmente el tiburón, el macarelo rey y el salmón de criadero) pueden estar contaminadas con mercurio y otras sustancias químicas ambientales. Sin embargo, los suplementos de aceite de pescado generalmente, no contienen estos contaminantes.

Aplicado en la piel: No existe suficiente información confiable para saber si el aceite de pescado es seguro o cuáles podrían ser sus efectos secundarios.

Administrado por VI: ES POSIBLEMENTE SEGURO el consumo de aceite de pescado cuando se inyecta por vía intravenosa (VI) por tiempo breve. Las soluciones de aceite de pescado y ácidos grasos omega 3 has sido usado con seguridad durante 4 semanas.

Advertencias y precauciones especiales:

Niños: El aceite de pescado ES POSIBLEMENTE SEGURO cuando se ingiere de manera apropiada. El aceite de pescado ha sido usado de manera segura en sondas nasogástricas de bebés durante un máximo de 9 meses. En los adolescentes, el aceite de pescado ha sido usado de manera segura en dosis de hasta 2,2 gramos por día durante 12 semanas. Sin embargo, los niños no deberías ingerir más de dos onzas de pescado por semana. Además, el aceite de pescado ES POSIBLEMENTE SEGURO cuando un médico lo administra por vía intravenosa en bebés que no pueden alimentarse por boca. El aceite de pescado NO ES POSIBLEMENTE SEGURO cuando se consume en fuentes dietarias en grandes cantidades. La grasa de pescado contiene toxinas como el mercurio. La ingesta frecuente de pescado contaminado puede causar daño cerebral, retraso mental, ceguera y convulsiones en niños.

Embarazo y lactancia: El aceite de pescado ES PROBABLMENTE SEGURO cuando se ingiere de manera apropiada. La ingesta de aceite de pescado durante el embarazo no parece afectar el feto o el bebé durante la lactancia. Las mujeres embarazadas o las que podrían quedar embarazadas y las madres lactantes deberían evitar el consumo de tiburón, pez espada, macarelo rey, besugo, porque podrían tener altos niveles de mercurio. Limite el consumo de otros pescados a 12 onzas/semanas (aproximadamente 3 a 4 porciones/semana). El aceite de pescado NO ES POSIBLEMENTE SEGURO cuando se consume en fuentes dietarias en grandes cantidades. La grasa de pescado contiene toxinas como el mercurio.

Trastorno bipolar: El tomar aceite de pescado podría aumentar los síntomas de esta afección.

Enfermedad hepática: El aceite de pescado podría aumentar el riesgo de sangrado en personas con cicatrices en el hígado debido a enfermedad hepática.

Depresión: El tomar aceite de pescado podría aumentar los síntomas de esta afección.

Diabetes: Hay preocupación de que el tomar altas dosis de aceite de pescado podría hacer más difícil el control del azúcar en la sangre.

Poliposis adenomatosa familiar: Existe cierta inquietud de que el aceite de pescado podría aumentar el riesgo de sufrir de cáncer en personas con esta inquietud.

Presión arterial alta: El aceite de pescado puede bajar la presión arterial y podría bajar demasiado la presión arterial en las personas que están siendo tratadas con medicamentos para bajar la presión arterial.

VIH/SIDA y otros trastornos en los cuales la respuesta del sistema inmunológico es más baja: Dosis altas de aceite de pescado puede bajar la respuesta del sistema inmunológico del cuerpo. Esto podría ser un problema para las personas con un sistema inmunológico ya débil.

Desfibrilador implantable (un dispositivo colocado quirúrgicamente para prevenir los latidos irregulares del corazón): Algunas investigaciones, pero no todas, sugieren que el aceite de pescado podría aumentar el riesgo de tener latidos irregulares del corazón en los pacientes que tienen un desfibrilador implantado. Sea precavido y evite el uso de suplementos de aceite de pescado.

Alergia al pescado y a los productos de mar: Ciertas personas alérgicas a los productos de mar, como pescado, podrían ser también alérgicas a los suplementos de aceite de pescado. No existe información confiable que muestre el grado de probabilidad de las personas alérgicas a los productos de mar a tener una reacción alérgica al aceite de pescado. Hasta tanta se tena más información, sugiere a los pacientes alérgicos a los productos de mar evitar o usar con precaución los suplementos de aceite de pescado.

¿Hay alguna interacción con medicamentos?
Medicamentos para el cáncer llamados agentes con platino

Grado de interacción = Menor Preste atención a esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

Algunos productos de aceite de pescado contienen pequeñas cantidades de ácido grasos que, se cree, detienen la función de ciertos medicamentos quimioterapéuticos llamados agentes con platino. Sin embargo, la cantidad de este ácido graso en la mayoría de los productos con aceite de pescado es probablemente demasiado bajo para representar una inquietud. Hasta tanto se tena más información, usted no necesita suspender la ingesta de ácido pescado si también está tomando medicamentos para el cáncer.

 

Medicamentos para la presión arterial alta (medicamentos antihipertensivos)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

El uso de aceite de pescado con medicamentos que pueden bajar la presión arterial puede aumentar los efectos de estos medicamentos y puede bajar demasiado la presión arterial.

Algunos de los medicamentos para la presión arterial alta incluyen captopril (Capoten), enalapril (Vasotec), losartán (Cozaar), valsartán (Diovan), diltiazem (Cardizem), amlodipina (Norvasc), hidroclorotiazida (HydroDiuril), furosemida (Lasix) y muchos otros

 

Medicamentos que disminuyen la coagulación de la sangre (anticoagulante / antiplaquetarios)

Grado de interacción = Menor Preste atención a esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

El consumo de aceite de pescado con medicamentos que retardan la coagulación podría aumentar el riesgo de hemorragia. No obstante, la mayoría de la investigación muestra que el aceite de pescado no aumenta el sangrado. Hasta tanto se tenga más información, use con precaución en combinación con medicamentos que retardan la coagulación de las sangre.

Algunos de estos medicamentos incluyen aspirina, clopidogrel (Plavix), dalteparin (Fragmin), dipiridamol (Persantine), enoxaparina (Lovenox), heparina, ticlopidina (Ticlid), warfarina (Coumadin) y otros.

 

Orlistat (Xenical, Alli)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

El orlistat (Xenical, Alli) podría impedir la absorción de los ácidos grasos que son beneficiosos para el cuerpo y que están presentes en el aceite de pescado. Se puede impedir que esto suceda si se toma el aceite de pescado y el orlistat con dos horas de separación.

 

Píldoras anticonceptivas

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

Hay cierta evidencia que indica que las píldoras anticonceptivas pueden interferir con los efectos que tienen los aceites de pescado para bajar los triglicéridos.

Algunas píldoras anticonceptivas incluyen etinil estradiol y levonorgestrel (Triphasil), etinil estradiol y noretindrona (Ortho-Novum 1/35, Ortho-Novun 7/7/7) y otras.

 

Warfarina (Coumadin)

Grado de interacción = Menor Preste atención a esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

La warfarina (Coumadin) ayuda a disminuir la coagulación de la sangre. El cuerpo descompone la warfarina (Coumadin) a fin de eliminarlo. El aceite de pescado podría mejorar la descomposición y disminuir la efectividad de la warfarina (Coumadin). La disminución de la efectividad de la warfarina (Coumadin) podría aumentar el riesgo de coagulación. Asegúrese de realizarse análisis de sangre regularmente. Podría ser necesario modificar la dosis de warfarina (Coumadin).

¿Hay alguna interacción con hierbas y suplementos?
Hierbas y suplementos que podrían disminuir la coagulación de la sangre

Se cree que las altas dosis de aceite de pescado retardan la coagulación. No obstante, la mayoría de la investigación muestra que el aceite de pescado no aumenta el sangrado. Hasta tanto se tenga más información, use con precaución en combinación con hierbas y suplementos que retardan la coagulación de la sangre. Estas hierbas incluyen angélica, clavos de olor, salvia miltiorrhiza, ajo, jengibre, ginkgo, ginseng Panax, trébol rojo, cúrcuma, sauce y otras.

 

Medicación para el cáncer (medicamentos a base de platino)

El aceite de pescado podría disminuir la presión arterial. Posee el valor agregado de disminuir la presion arterial al igual que otras hierbas y suplementos que también disminuyen la presion arterial. Otras hierbas y suplementos que pueden disminuir la presión arterial incluyen andrographis, péptidos de caseína, uña de gato, coenzima Q-10, L-arginina, licio, ortiga brava, teanina y entre otros.

 

Vitamina E

Los aceites de pescado pueden disminuir los niveles de vitamina E. Los investigadores no están seguros si el aceite de pescado impide la absorción de la vitamina E presente en los alimentos o si hace que el cuerpo utilice la vitamina E más rápido de lo que debería.

¿Hay alguna interacción con alimentos?

No se conoce ninguna interacción con alimentos.

¿Por qué otros nombres se conoce el producto?

Aceite de Pescado, Acides Gras Oméga-3, Acides Gras Oméga 3, Acides Gras Oméga 3 Sous Forme Ester Éthylique, Acides Gras N-3, Acides Gras Polyinsaturés N-3, Acides Gras W3, ACPI, EPA/DHA Ethyl Ester, Ester Éthylique de l’AEP/ADH, Fish Body Oil, Herring Oil, Huile de Foie de Morue, Huile de Hareng, Huile de Menhaden, Huile de Poisson, Huile de Saumon, Huile de Thon, Huile Lipidique Marine, Huile Marine, Huiles Marines, Lipides Marins, Marine Lipid Concentrate, Marine Fish Oil, Marine Lipid Oil, Marine Lipids, Marine Oil, Marine Oils, Marine Triglyceride, Menhaden Oil, N-3 Fatty Acids, N3-polyunsaturated Fatty Acids, Omega 3, Oméga 3, Omega-3, Oméga-3, Omega-3 Fatty Acid Ethyl Ester, Omega-3 Fatty Acids, Omega 3 Fatty Acids, Omega-3 Marine Triglycerides, PUFA, Salmon Oil, Triglycérides Marins, Tuna Fish Oil, Tuna Oil, W-3 Fatty Acids.

Natural Medicines no asume ninguna responsabilidad por posibles problemas médicos que puedan ocurrir como consecuencia del uso de cualquier producto médico. Se ha hecho todo lo posible para asegurarse de que al momento de su publicación, esta guía contenga la información correcta. Se advierte a los consumidores y profesionales médicos que consultan esta guía, que cualquier decisión ya sea médica o relacionada con el uso de algún producto es responsabilidad exclusiva del consumidor y/o del profesional de la salud. Un Contrato Legal de Licencia establece limitaciones para la descarga, almacenamiento y reproducción del contenido de esta Base de Datos. Excepto por las posibles excepciones estipuladas en su Contrato de Licencia, no se permite la reproducción de esta monografía o de cualquier contenido de esta Base de Datos sin el permiso por escrito del editor. Es ilegal descargar, almacenar o distribuir el contenido de este sitio.

Para obtener la información completa de esta y todos los medicamentos naturales, los profesionales de la salud deben consultar la Versión Profesional de Natural Medicines, la que tiene todas las referencias y es actualizada a diario

© Copyright 1995-2021. Centro de Investigación terapéutica, editores de Natural MedicinesCarta del profesional de la salud y Carta del farmacéutico. Todos los derechos reservados.