Zinc

Print

¿Qué es?

El zinc es un mineral. Se le llama un “elemento traza esencial” porque muy pequeñas cantidades de zinc son necesarias para la salud de los seres humanos. Dado que el cuerpo humano no almacena demasiado zinc, debe consumirse este mineral de manera regular como parte de la dieta. Las fuentes dietarias comunes de zinc incluyen carnes rojas, de ave y pescado. La carencia de zinc puede ser la causa de baja estatura, disminución de la capacidad para saborear los alimentos y del mal funcionamiento de los testículos y los ovarios.

El zinc se para el tratamiento y la prevención de la deficiencia de zinc y sus consecuencias, que incluyen retraso en el crecimiento y diarrea aguda en niños, cicatrización lenta de las heridas, y la enfermedad de Wilson. El zinc se usa para tratar muchas condiciones. Existe buena evidencia científica para apoyar su uso para tratar estas afecciones. Aunque en la mayoría de los casos, no existe buena evidencia científica para apoyar su uso.

Enfermedad Coronavirus 2019 (COVID-19): Aunque el zinc podría aportar un beneficio para tratar el resfrío común y otras infecciones de las vías respiratorias, no existe buena evidencia científica para apoyar su uso para el tratamiento de la COVID-19. Además, 50 mg de gluconato de zinc por día no parece ser beneficio. Siga un estilo de vida saludable y métodos de prevención aprobados.

¿Es Eficaz?

Natural Medicines (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

 

Eficaz para…

  •   Carencia de zinc. La carencia de zinc podría producirse en personas con diarrea severa, en afecciones que hacen difícil para el intestino absorber los alimentos, en los casos de cirrosis hepática y alcoholismo. También podría ocurrir después de una cirugía mayor y durante el uso a largo plazo de la alimentación por sonda en el hospital. La ingesta de zinc o la administración de zinc por vía intravenosa (VI) ayuda a restablecer los niveles de zinc en personas con carencia de zinc. Sin embargo, no se recomienda la ingesta de suplementos de zinc de manera regular.

Probablemente Eficaz para…

  •   Diarrea. La ingesta de zinc disminuye la duración de la intensidad de la diarrea en niños malnutridos o con carencia de zinc. La carencia grave de zinc podría encontrarse todavía en países en desarrollo. La ingesta de zinc disminuye la duración de la intensidad de la diarrea en niños malnutridos o con carencia de zinc. La carencia grave de zinc podría encontrarse todavía en países en desarrollo. La dosis diaria más comúnmente usada de zinc son 20 mg. Aunque las dosis de 5-10 mg parecen funcionar bien y causan menos vómitos.
  •   Un trastorno hereditario que causa acumulación de cobre en varios órganos (enfermedad de Wilson). La ingesta de zinc mejora los síntomas de un trastorno hereditario llamado enfermedad de Wilson. Las personas con la enfermedad de Wilson tienen demasiado cobre en su cuerpo. El zinc bloquea la cantidad de cobre que el cuerpo absorbe y aumenta la cantidad de cobre que el cuerpo elimina.

Posiblemente Eficaz para…

  •   Acné. La investigación sugiere que las personas con acné presentan niveles más bajos de zinc en la sangre y en la piel. La ingesta de zinc parece ayudar a tratar en acné. Sin embargo, no es claro si el zinc es beneficioso en comparación con los medicamentos para el acné, como la tetraciclina o la minociclina. La aplicación de zinc en la piel en forma de ungüento no parece ayudar a tratar el acné a menos que se use en combinación con un antibiótico llamado eritromicina.
  •   Un trastorno de carencia de zinc (la asimilación de zinc (acrodermatitis enteropática). La ingesta de zinc parece ayudar a mejorar los síntomas de la acrodermatitis enteropática.
  •   Una enfermedad ocular que causa pérdida de visión en los ancianos (degeneración macular por la edad; DME). Las personas que consumen más zinc como parte de sus dietas parecen presentar un menor riesgo de desarrollar pérdida de la visión por la edad. La investigación muestra que la ingesta de suplementos que contiene zinc y vitaminas antioxidantes podría retrasar levemente la pérdida de visión por la edad en personas con alto riesgo. No es claro si la ingesta de zinc junto con vitaminas antioxidantes ayuda a retrasar la pérdida de la visión por la edad en personas con alto riesgo. La mayoría de la investigación muestra que la ingesta de zinc solamente, sin vitaminas antioxidantes, no ayuda a la mayoría de las personas con pérdida de la visión por la edad. Sin embargo, es posible que las personas con ciertos genes que los vuelven susceptibles a la pérdida de la visión por la edad podrían beneficiarse con los suplementos de zinc.
  •   Tratamiento del trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Existe cierta evidencia de que los niños con TDAH podrían tener niveles más bajos de zinc que los niños con TDAH. Existe también cierta evidencia de que las personas con TDAH que tienen niveles más bajos de zinc podrían responder lo suficientemente bien a los medicamentos recetados para el TDAH (estimulantes). Por lo tanto, los suplementos de zinc podrían ser beneficiosos para las personas con TDAH. La ingesta de zinc junto con medicamentos para la tratar el TDAH podría mejorar levemente la hiperactividad, la impulsividad y los problemas de socialización en ciertos niños con TDAH. No obstante, el zinc no parece mejorar la capacidad de atención. La mayoría de los estudios de zinc para tratar el TDAH se han llevado a cabo en el Medio Oriente, donde la carencia de zinc es más común que en los países occidentales. Un pequeño estudio muestra que la ingesta de zinc solamente o con una terapia suplementario que acompañe los medicamentos recetados para el TDAH no parece mejorar de manera consistente los síntomas del TDAH. Aunque parece disminuir la dosis justa de medicamento necesaria para el tratar el TDAH.
  •   Resfrío común. La mayoría de la investigación preliminar muestra que la ingesta de pastillas que contienen gluconato de zinc o acetato de zinc ayuda a acortar la duración de los resfríos en los adultos. Aunque los efectos secundarios, como el mal aliento y las náuseas podrían dificultar su uso. En los adultos, la ingesta de suplementos de zinc no parece prevenir los resfríos comunes. Sin embargo, los caramelos de gluconato de zinc podrían ayudar a prevenir los resfríos comunes en niños y adolescentes. El uso de zinc en aerosol nasal no parece ayudar a prevenir resfríos.
  •   Depresión. Cierta investigación sugiere que la ingesta de zinc junto con antidepresivos mejora la depresión en personas con depresión grave. El zinc tampoco parece disminuir la depresión en las personas que no responden al tratamiento con antidepresivos solamente.
  •   Diabetes. La ingesta de zinc parece reducir los niveles de azúcar en sangre y de triglicéridos en personas con diabetes tipo 2. La ingesta de zinc podría ayudar a reducir los niveles de azúcar en la sangre en las mujeres que tiene diabetes durante el embarazo.
  •   Dermatitis del pañal. La ingesta de gluconato de zinc en bebés parece acelerar la cicatrización por sarpullido del pañal. La aplicación de pasta de óxido de zinc también parece mejorar la cicatrización por sarpullido del pañal. Sin embargo, no parece funcionar tan bien como la aplicación de una solución de eosina al 2 %.
  •   Una forma leve de enfermedad de las encías (gingivitis). El uso de pastas dentales con zinc, con o sin un agente antibacteriano, parece prevenir la placa bacteriana y la gingivitis. Cierta evidencia también muestra que la pasta dental con zinc puede disminuir la placa bacteriana existente. Aunque no podría funcionar tan bien como otros tratamientos tradicionales. Además, la mayoría de los estudios usaron el citrato de zinc en combinación con el triclosán, que no está disponible en EE. UU.
  •   Mal aliento. La investigación sugiere que masticar goma de mascar, chupar un caramelo o usar un enjuague bucal con zinc disminuye la halitosis.
  •   Aftas (herpes labiales). La aplicación de sulfato de zinc u óxido de zinc en la piel, solo o con otros ingredientes, parece disminuir la duración y la gravedad del herpes bucal y genital. Sin embargo, el zinc podría ser beneficioso para tratar las infecciones de herpes recurrentes.
  •   Capacidad reducida para sentir sabor (hipogeusia). Cierta investigación preliminar sugiere que la ingesta de zinc mejora la capacidad de sentir el sabor de los alimentos en la mayoría de las personas que sufren esta afección.
  •   Infección en la piel causada por el parásito Leishmania (lesiones de Leishmania). La investigación sugiere que la ingesta de sulfato de zinc o la inyección de una solución en la zona lesionada ayuda a sanarla en las personas con esta afección. Aunque no parece funcionar tan bien como los tratamientos convencionales.
  •   Lepra. La ingesta de zinc en combinación con medicamentos contra la lepra parece ayudar a tratar esta enfermedad.
  •   Úlceras estomacales. La ingesta de acexamato de zinc parece ayudar a tratar y prevenir las úlceras pépticas. Sin embargo, esta forma de zinc no está disponible en EE. UU.
  •   Neumonía. La mayoría de la investigación sugiere que la ingesta de zinc podría ayudar a PREVENIR la neumonía en ciertos niños. Aunque no está claro si el zinc ayuda a los niños que ya tiene neumonía.
  •   Nacimiento prematuro. La ingesta de zinc durante el embarazo parece disminuir el riesgo de parto prematuro. Sin embargo, los suplementos de zinc no parecen disminuir el riesgo de nacimientos sin vida, abortos espontáneos o muertes de bebés.
  •   Úlceras por presión (úlceras por presión). La aplicación de pasta de zinc parece ayudar a mejorar la cicatrización de las úlceras por presión en ancianos. Además, una mayor ingesta de zinc en la dieta parece mejorar la cicatrización de las úlceras por presión en pacientes hospitalizados con úlceras por presión.
  •   Anemia drepanocítica. La ingesta de zinc parece ayudar a disminuir los síntomas de la anemia drepanocítica en personas con carencia de zinc. La ingesta de suplementos de zinc también parece disminuir el riesgo de complicaciones e infecciones relacionadas con la anemia drepanocítica.
  •   Úlceras en las piernas por mala circulación (úlceras venosas en las piernas). La ingesta de olfato de zinc parece acelerar la curación de ciertos tipos de úlceras en las piernas. Los efectos parecen ser mayores en personas con bajos niveles de zinc antes del tratamiento. La aplicación de pasta de zinc en las úlceras de las piernas parece mejorar la curación.
  •   Verrugas. La investigación preliminar sugiere que la aplicación de una solución de sulfato de zinc mejora las verrugas planas, pero no las verrugas comunes. La aplicación de un ungüento de óxido de zinc parece ser tan efectivo como los tratamientos convencionales para curar las verrugas. La ingesta de sulfato de zinc también parece ser efectiva.

Posiblemente Ineficaz para…

  •   Parches de calvicie (alopecia areata). Aunque existe evidencia preliminar que sugiere que la ingesta de zinc junto con biotina podría ayudar a detener la caída del cabello, la mayoría de los estudios sugieren que el zinc no es efectivo para tratar esta condición.
  •   Enfermedad del Coronavirus 2019 (COVID-19). 50 mg de gluconato de zinc por día no parecen acelerar la recuperación de la COVID-19 en las personas que no han ingresado al hospital. El zinc tampoco mejora la respuesta al medicamento hidroxicloroquina.
  •   Fibrosis quística. El sulfato de zinc no parece mejorar la función hepática en niños o adolescentes con fibrosis quística, aunque podría disminuir la necesidad de antibióticos.
  •   VIH/SIDA. La ingesta de zinc junto con un tratamiento antirretroviral no parce mejorar la función inmunitaria o disminuir el riesgo de muerte en adultos o niños con VIH.
  •   Complicaciones del embarazo en mujeres con VIH/SIDA. La ingesta de zinc durante el embarazo no parece disminuir el riesgo de trasmitir VIH a los bebés. Además, el zinc no parece prevenir la muerte de bebés o el desgaste de la mujer embarazada con VIH.
  •   Desarrollo infantil. La administración de zinc a bebés o niños en riesgo de tener niveles más bajos de zinc no parece mejorar el desarrollo mental o motriz. No obstante, la administración de zinc en las mujeres durante el embarazo podría aumentar al crecimiento del niño durante el primer ciclo de vida.
  •   Hinchazón prolongada (inflamación) en las vías digestivas (enfermedad intestinal inflamatoria o EII). La ingesta de zinc no parece ayudar a tratar la EII.
  •   Gripe. No es probable que la ingesta de suplementos con zinc mejore la función inmunitaria contra el virus de la gripe en personas en riesgo de sufrir carencia de zinc.
  •   Infección de oído (otitis media). La ingesta de zinc no parece prevenir las infecciones de los oídos en niños.
  •   Una complicación del embarazo caracterizada por presión arterial alta y proteína en la orina (preeclampsia). La ingesta de zinc no parece reducir el riesgo de tener presión arterial alta durante el embarazo.
  •   Cáncer de próstata. La ingesta de zinc no parece estar vinculada con el riesgo de tener cáncer de próstata.
  •   Descamación y picazón de la piel (psoriasis). La ingesta de zinc no parece ayudar a tratar la psoriasis.
  •   Hinchazón (inflamación) en las articulaciones en personas con psoriasis. La ingesta de zinc, sola o junto con analgésicos, no tiene efecto sobre el avance de esta condición.
  •   Artritis reumatoidea (AR). La ingesta de zinc no parece ayudar a tratar la artritis reumatoide.
  •   Una condición de la piel que causa enrojecimiento de la piel (rosácea). La investigación sugiere que la ingesta diaria de zinc durante 90 días no mejora la calidad de vida o disminuye los síntomas asociados con la rosácea.
  •   Problemas sexuales que impiden la satisfacción durante el acto sexual. La investigación sugiere que los suplementos con zinc no mejoran la función sexual en hombres con disfunción sexual relacionada enfermedad renal.
  •   Zumbido en los oídos (acúfenos). La ingesta de zinc no parece ayudar a tratar los acúfenos.

Probablemente Ineficaz para…

  •   Paludismo. La ingesta de zinc no ayuda a prevenir o tratar el paludismo en niños malnutridos en países en desarrollo. Pero cierta investigación sugiere que podría reducir el riesgo de fiebre alta en niños con paludismo.

Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación para…

  •   Enfermedad hepática en personas que beben alcohol. La ingesta de sulfato de zinc podría mejorar la función hepática en personas con enfermedad hepática relacionada con el alcohol.
  •   Un trastorno alimenticio (anorexia nerviosa). La ingesta de suplementos de zinc podría ayudar a ganar peso y disminuir los síntomas de la depresión en jóvenes y adultos con anorexia.
  •   Eccema (dermatitis atópica). La ingesta de zinc no parece mejorar el enrojecimiento o la picazón de la piel de los niños con eccema.
  •   Un trastorno de la sangre que reduce los niveles de proteína en la sangre llamado hemoglobina (beta-talasemia). La investigación preliminar sugiere que la ingesta de sulfato de zinc a la vez que se realizan transfusiones de sangre estimulan el crecimiento en niños con esta condición.
  •   Tumor cerebral. La investigación preliminar sugiere que la ingesta de zinc no está vinculada con un menor riesgo de desarrollar cáncer de cerebro.
  •   Hinchazón (inflamación) de las vías respiratorias inferiores (bronquiolitis). La ingesta de zinc, mientras el paciente está hospitalizado, podría acelerar la recuperación de este tipo de infección de las vías respiratorias.
  •   Quemaduras. La administración de zinc por vía intravenosa (VI) junto con otros minerales parece mejorar la cicatrización de las heridas en personas con quemaduras. Sin embargo, otra investigación no muestra ningún beneficio.
  •   Llagas en la boca. Cierta investigación preliminar sugiere que la ingesta de sulfato de zinc mejora las aftas y previene su reaparición. Sin embargo, otra investigación no muestra ningún beneficio. Aunque no toda la investigación concuerda.
  •   Fatiga en personas tratadas con antineoplásicos. La investigación preliminar muestra que la ingesta de zinc no reduce el cansancio ni mejora la calidad de vida en personas con cáncer colorrectal bajo tratamiento quimioterapéutico.
  •   Cirrosis hepática (cicatrices en el hígado). La investigación preliminar muestra que la ingesta de zinc no disminuye el riesgo de muerte en las personas con cirrosis hepática.
  •   Cáncer colorrectal. Una mayor ingesta de zinc está vinculada con un 17-20 % de disminución del riesgo de tener cáncer colorrectal.
  •   Placa dental. La evidencia preliminar sugiere que lavarse los dientes con pasta dental que contiene zinc disminuye la acumulación de placa dental.
  •   Dolor nervioso en personas con diabetes (neuropatía diabética). La investigación sugiere que la ingesta de sulfato de zinc mejora el funcionamiento nervioso y disminuye los niveles de azúcar en la sangre en personas con daño nervioso causado por diabetes.
  •   Síndrome de Down. La investigación preliminar sugiere que la ingesta de zinc puede mejorar el funcionamiento inmunitario y disminuir las infecciones en personas con síndrome de Down con carencia de zinc y sistemas inmunitarios debilitados. Sin embargo, existe otra investigación con resultados contradictorios. Aunque no toda la investigación concuerda.
  •   Trastornos convulsivos (epilepsia). Sin embargo, existe otra investigación con resultados contradictorios.
  •   Cáncer de esófago. Cierta investigación ha vinculado una baja ingesta de zinc con un mayor riesgo de cáncer de esófago, aunque no toda la investigación concuerda.
  •   Pérdida de control de los movimientos intestinales. La investigación sugiere que la aplicación de un ungüento que contiene zinc y aluminio en el año 3 veces por día durante 4 semanas mejora os síntomas y calidad de vida en mujeres con pérdida del control de los movimientos intestinales.
  •   Cáncer de estómago. La investigación preliminar muestra que la ingesta de zinc no está vinculada con un menor riesgo de desarrollar cáncer de estómago.
  •   Cáncer de cabeza y cuello. La investigación preliminar sugiere que los suplementos de zinc no mejorar las tasas de supervivencia o disminuir la diseminación del cáncer después de 3 años en personas.
  •   Disminución de la función cerebral en personas con enfermedad hepática avanzada (encefalopatía diabética). La investigación preliminar sugiere que la ingesta de acetato de zinc podría mejorar levemente la función mental en personas con encefalopatía hepática. Sin embargo, el zinc no parece mejorar la gravedad o la recurrencia de la enfermedad.
  •   Diarrea en personas con VIH/SIDA. La ingesta de zinc por tiempo prolongado podría ayudar a prevenir la diarrea en adultos con VIH que tienen bajos niveles de zinc en la sangre. Sin embargo, el zinc no parece ayudar a tratar la diarrea en adultos con diarrea por VIH. En niños con VIH, cierta investigación muestra que la ingesta de zinc disminuye la aparición de diarrea en comparación con el placebo (píldoras de azúcar). Pero, otra investigación muestra que no ayuda a prevenir la diarrea e comparación con la vitamina A.
  •   Ciertas infecciones (infecciones oportunistas) en personas con VIH/SIDA. Existe cierta evidencia preliminar de que la ingesta de suplementos de zinc en combinación con el medicamento zidovudina podría disminuir las infecciones que ocurren por un sistema inmunitario debilitado. Sin embargo, podría afectar de manera negativa la supervivencia en personas con SIDA.
  •   Infección de los intestinos por parásitos. La ingesta de zinc, solos o junto con vitamina A, podría ayudar a tratar ciertas, pero no todas, infecciones parasitarias en niños en países en desarrollo. Además, cierta investigación sugiere que la ingesta de zinc con vitamina A disminuye el riesgo de ciertas infecciones. Sin embargo, otra investigación sugiere que el zinc no reduce el riesgo de sufrir infección.
  •   Cáncer de los glóbulos blancos (leucemia). La investigación sugiere que la ingesta de zinc ayuda a subir de peso y a disminuir la tasa de infección en niños y adolescentes con leucemia. Sin embargo, el zinc no parece mejorar los niveles de nutrientes en el cuerpo para que este funcione mejor.
  •   Bebés nacidos con un peso menor a 2.5 kg (5 libras y 8 onzas). La ingesta de zinc durante el embarazo no parece disminuir el riesgo de tener un bebé con bajo peso al nacer. La administración de zinc en bebés con bajo peso en países en vías de desarrollo parece disminuir el riesgo de muerte, prevenir ciertas complicaciones y mejorar la capacidad mental. La administración de suplementos de zinc a bebés con bajo peso al nacer, en países desarrollados también parece ayudar a prevenir ciertas complicaciones y la muerte. Sin embargo, el zinc no parece mejorar el crecimiento en bebés con bajo peso al nacer en países desarrollados.
  •   Condiciones en un hombre que impiden que una mujer se embarace dentro del año del intento de concepción (infertilidad masculina). Cierta investigación preliminar sugiere que los suplementos de zinc aumentan el recuento espermático, los niveles de testosterona y las tasas embarazo en hombres infértiles con bajos niveles de testosterona. Otra investigación sugiere que la ingesta de zinc puede ayudar a mejorar el tamaño de espermatozoide en hombres con agrandamiento moderado de la vena en el escrito (varicocele grado III). Sin embargo, en hombres con problemas de fertilidad debido a enfermedades o tratamientos médicos, la ingesta de zinc ha arrojado resultados variados.
  •   Parches oscuros de piel de la cara (melasma). La investigación sugiere que la aplicación diaria en el rostro de una solución que contiene zinc durante 2 meses es menos eficaz que el tratamiento estándar de despigmentación de la piel en personas con manchas marrones en el rostro.
  •   Migraña. La investigación preliminar sugiere que el zinc podría ser beneficioso para tratar la migraña.
  •   Infarto de miocardio. La investigación preliminar muestra que la ingesta de zinc 2 veces por días durante 9 meses funciona mejor en personas que han tenido un infarto de miocardio.
  •   Cáncer de la parte superior de la garganta, detrás de la nariz (cáncer nasofaríngeo). La investigación preliminar sugiere que la ingesta de zinc mejora la tasa de sobrevivencia después de 5 años en personas con un tipo raro de cáncer de nariz y garganta en estadio avanzado.
  •   Piel de color amarillento en los bebés (ictericia en recién nacidos). Cierta investigación sugiere que la ingesta de zinc 2 veces por día durante 7 días no mejora la ictericia en recién nacidos.
  •   Lesión cerebral, la médula espinal o los nervios (traumatismo neurológico). La administración de zinc inmediatamente después de un traumatismo cerebral parece mejorar la tasa de recuperación.
  •   Acumulación de grasa en el hígado en personas que beben poco alcohol o nada (enfermedad del hígado graso no alcohólica; EHGNA). La ingesta de zinc junto con una dieta reducida en calorías no parece mejorar aún más la EHGNA.
  •   Un cáncer que comienza en los glóbulos blancos (linfoma no-Hodgkin). La investigación preliminar sugiere que los suplementos de zinc están asociados con una disminución del riesgo de desarrollar linfoma no Hodgkin.
  •   Un tipo de ansiedad marcado por pensamientos recurrentes y comportamientos repetitivos (trastornos obsesivo compulsivo; TOC). La investigación preliminar sugiere que la ingesta diaria de zinc junto con el medicamento fluoxetina durante 8 semanas disminuye levemente los síntomas del TOC en mayor medida que la ingesta de fluoxetina sola.
  •   Hinchazón (inflamación) y ampollas dentro de la boca (mucositis oral). No está claro si la ingesta de zinc previene la mucositis oral en las personas que reciben un tratamiento con antineoplásicos. Aunque el zinc podría disminuir la mucositis oral después de la radioterapia por cáncer.
  •   Huesos débiles y frágiles (osteoporosis). La ingesta de bajas cantidades de zinc parece estar vinculada a una menor masa ósea. El tomar un suplemento de zinc en combinación con cobre, manganeso y calcio también podría disminuir la pérdida de hueso en las mujeres posmenopáusicas.
  •   Dolor de garganta (faringitis). El uso de pastillas de zinc antes de una cirugía para colocar un tubo a través de la tráquea parece reducir la probabilidad de tener dolor de garganta después de la cirugía.
  •   Un trastorno hormonal que causa agrandamiento de los ovarios con quistes (síndrome de ovario poliquístico; SOP). Cierta investigación muestra que la ingesta de zinc ayuda a prevenir la pérdida de pelo de la cabeza y el crecimiento del vello de la cara en mujeres con SOP, que también toman una medicina llamada metformina. La ingesta de zinc no parece mejorar el acné o los niveles de hormonas en el cuerpo.
  •   Síndrome premenstrual (SPM). El zinc podría mejorar la calidad de vida, pero no el sueño, en las mujeres con el SPM.
  •   Hinchazón (inflamación) de la próstata por una infección. La ingesta de zinc junto con el medicamento prazosina no parece mejorar la capacidad de orinar o la calidad de vida, en comparación con la ingesta de la prazosina solamente en hombres con hinchazón de la próstata. Aunque el zinc podría ayudar a aliviar el dolor en ciertos hombres con esta condición.
  •   Picazón. La investigación preliminar sugiere que la ingesta de zinc 2 veces por día durante 2 meses disminuye la picazón en personas con enfermedad renal que tiene picazón debido al tratamiento de la diálisis.
  •   Convulsiones. Las convulsiones febriles ocurren cuando la persona tiene fiebre. La ingesta de zinc podría prevenir estas convulsiones en niños que ya tuvieron una de estas convulsiones.
  •   Infección en la sangre (septicemia). La ingesta de zinc junto con antibióticos podría proteger el cerebro de los recién nacidos contra la septicemia. Se desconoce si la ingesta de zinc puede ayudar a estos bebés a prolongar su supervivencia.
  •   Infecciones de los riñones, vejiga o uretra (infecciones de las vías urinarias; IVU). La investigación preliminar muestra que la ingesta de zinc ayuda a disminuir ciertos síntomas de infección de la vejiga en niños, que también toman antibióticos, más rápidamente. La ingesta de zinc podría reducir la frecuencia con la que usan el baño. No parece ayudar a disminuir la fiebre o a combatir las bacterias en la vejiga. No parece ayudar a disminuir la fiebre o a combatir las bacterias en la vejiga.
  •   Cicatrización de las heridas. La investigación preliminar sugiere que aplicar una solución de zinc dos veces por día mejora la cicatrización de las heridas en mayor medida que el uso de una solución salina.
  •   Un tipo de enfermedad inflamatoria intestinal (enfermedad de Crohn).
  •   Un tipo de enfermedad intestinal inflamatoria (colitis ulcerosa).
  •   Envenenamiento por arsénico.
  •   Rendimiento atlético.
  •   Cataratas.
  •   Enfermedades, como la de Alzheimer, que interfieren con el pensamiento (demencia).
  •   Agrandamiento de la próstata (hiperplasia prostática benigna o HPB).
  •   Úlceras del pie en personas con diabetes.
  •   Infección en las vías respiratorias.
  •   Pérdida de peso involuntaria en personas con VIH/SIDA.
  •   Enfermedad contraía por la infección con la bacteria Shigella (shigelosis).
  •   Crecimientos no cancerosos en el intestino grueso y el recto (adenomas colorrectales).
  •   Arrugas en la piel por lesión por el sol.
  •   Otras condiciones.

Se necesita más evidencia para aprobar al zinc para estos usos.

¿Cómo funciona?

El zinc es necesario para el crecimiento y la mantención normal del cuerpo humano. Se encuentra presente en muchos sistemas y reacciones biológicas y se necesita para el funcionamiento del sistema inmunológico, para la cicatrización de las heridas, la coagulación de la sangre, el funcionamiento de la tiroides, y mucho más. La carne, los productos lácteos, las nueces, las legumbres, y los granos enteros tienen relativamente altos niveles de zinc.

La deficiencia de zinc es común en el mundo entero, pero en los Estados Unidos no ocurre muy a menudo. Los síntomas incluyen bajo crecimiento, niveles bajos de insulina, falta de apetito, irritabilidad, caída de pelo generalizada, piel áspera y seca, cicatrización lenta de las heridas, poco sentido del gusto y del olfato, diarrea, y náusea. La deficiencia moderada de zinc está asociada con trastornos en el intestino que interfieren con la absorción de los alimentos (síndrome de mala absorción), con el alcoholismo, la insuficiencia renal crónica, y las enfermedades crónicas debilitantes.

El zinc juega un papel clave en el mantenimiento de la visión y está presente en altas concentraciones en los ojos. La deficiencia de zinc puede alterar la visión, y una deficiencia grave puede provocar cambios en la retina ( la parte de atrás del ojo adonde se enfoca la imagen).

El zinc podría también tener efectos contra los virus. Parece disminuir los síntomas del rinovirus (resfrío común), pero los investigadores todavía no pueden explicar exactamente cómo funciona esto. Además, hay algunas pruebas que indican que el zinc tiene cierta actividad contra el virus del herpes.

Puede haber una asociación entre los niveles bajos de zinc y la infertilidad masculina, la enfermedad de anemia de células falciformes, el VIH, la depresión mayor y la diabetes de tipo 2 y estas pueden ser combatidas tomando un suplemento de zinc.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?

Ingerido: El zinc ES PROBABLEMENTE SEGURO para la mayoría de los adultos cuando se aplica a la piel o cuando se toma por vía oral en cantidades no mayores de 40 mg por día. No se recomiendan los suplementos de zinc de rutina son la supervisión de un profesional de la salud. En ciertas personas el zinc podría causar náuseas, vómitos, diarrea, gusto a metal en la boca, lesión en los riñones y estómago entre otros efectos secundarios. El zinc ES POSIBLEMENTE SEGURO cuando se lo ingiere en dosis mayores a 40 mg por día, especialmente cuando estas dosis se consumen por un corto período de tiempo. . Existe cierta inquietud de que la ingesta diaria de dosis mayores a 40 mg podría disminuir la cantidad de cobre que absorbe el cuerpo. La disminución de la absorción de cobre podría causar anemia. La ingesta de grandes cantidades de zinc NO ES PROBABLEMENTE SEGURA. Las dosis mayores a las recomendadas podrían causar fiebre, tos, dolor de estómago, fatiga, entre muchos otros problemas. La ingesta diaria de más de 100 mg de suplementos de zinc o la ingesta de suplemento de zinc durante 10 o más años duplica el riesgo de tener cáncer de próstata. Existe cierta inquietud de que la ingesta de grandes cantidades de un multivitamínico y un suplemento de zinc aumenta la probabilidad de morir de cáncer de próstata. La ingesta diaria de 450 mg de zinc o más puede causar una acumulación de hierro en la sangre. Las dosis individuales de 10-30 gramos de zinc puede ser mortal.

Aplicado en la piel: El zinc ES PROBABLEMENTE SEGURO para la mayoría de los adultos cuando se aplica en la piel. El uso de zinc en la piel agrietada podría causar quemaduras, irritación, picazón y cosquilleo.

Inhalado: El zinc NO ES POSIBLEMENTE SEGURO cuando se inhala por la nariz, dado que podría causar pérdida del olfato permanente. En junio de 2009, la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) aconsejó a los consumidores no usar ciertos aerosoles nasales que contienen zinc (Zicam) después de haber recibido 100 informes sobre pérdida de olfato. El fabricante de este espray que contiene zinc también recibió cientos de informes sobre casos de pérdida de olfato de personas que habían usado este producto. Evite el uso de espray nasales que contienen zinc.

Advertencias y precauciones especiales:

Bebés y niños: El zinc ES PROBABLEMENTE SEGURO cuando se lo ingiere de manera apropiada en cantidades recomendadas. El zinc NO ES POSIBLEMENTE SEGURO cuando se lo ingiere en altas dosis.

Embarazo y lactancia: El zinc ES PROBABLEMENTE SEGURO para la mayoría de las mujeres que están embarazadas o amamantando si se toma en las cantidades diarias recomendadas (RDA). Sin embargo, el zinc NO ES POSIBLEMENTE SEGURO cuando se lo usa en altas dosis por mujeres lactantes, pero NO ES PROBABLEMENTE SEGURO cuando se lo ingiere en altas dosis por mujeres embarazadas. Las mujeres embarazadas mayores de 18 años no deben tomar más de 40 mg de zinc por día; las mujeres embarazadas de 14 a 18 años no deben tomar más de 34 mg por día. Las mujeres mayores de 18 años que están amamantando no deben tomar más de 40 mg de zinc por día; las mujeres de 14 a 18 años que están amamantando no deben tomar más de 34 mg de zinc por día.

Alcoholismo: Beber alcohol en exceso y por tiempo prolongado está asociado con una mala absorción de zinc en el cuerpo.

Enfermedad renal: El bajo nivel de zinc en la dieta aumenta el riesgo de sufrir la enfermedad renal. Además, las personas con la enfermedad renal hemodializadas tiene riesgo de sufrir carencia de zinc y podrían necesitar suplementos de zinc.

Vegetarianismo: Las dietas vegetarianas a menudo están vinculadas con una baja absorción del zinc. Por eso este tipo de dieta se considera un factor de riesgo por la pérdida de zinc. Aunque el cuero se adapta con el paso del tiempo. Aprende mejor a absorber el hierro y a disminuir su pérdida.

¿Hay alguna interacción con medicamentos?
Amilorida (Midamor)

Grado de interacción = Menor Preste atención a esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

La amilorida (Midamor) se usa como “una píldora de agua” para ayudar a remover el exceso de agua del cuerpo. El otro efecto de la amilorida (Midamor) es que puede aumentar la cantidad de zinc en el cuerpo. El tomar suplementos de zinc junto con amilorida (Midamor) podría aumentar mucho la cantidad de zinc en su cuerpo.

 

Antibióticos (Antibióticos de quinolona)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

El zinc podría disminuir la cantidad de antibiótico que el cuerpo absorbe. El tomar zinc junto con algunos antibióticos podría disminuir la eficacia de algunos antibióticos. Para evitar esta interacción, tome los antibióticos por lo menos 2 horas antes o 4 a 6 horas despúes de tomar suplementos de zinc.

Algunos de estos antibióticos que pueden interactuar con el zinc incluyen a ciprofloxacina (Cipro), gemifloxacina (Factive), levofloxacina (Levaquin), moxifloxacina (Avelox), y otros.

 

Antibióticos (Antibióticos de tetraciclina)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

El zinc se puede unir a las tetraciclinas en el estómago. Esto disminuye la cantidad de tetraciclinas que pueden ser absorbidas. El tomar zinc con tetraciclinas podría disminuir la eficacia de las tetraciclinas. Para evitar esta interacción, tome las tetraciclinas por lo menos 2 horas antes o 4 a 6 horas después de tomar suplementos de zinc.

Algunas tetraciclinas incluyen a demeclociclina (Declomycin), minociclina (Minocin), y tetraciclina (Achromycin, Sumycin).

 

Atazanavir (Reyataz)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

El atazanavir (Reyataz) es un medicamento usado para tratar la infección del VIH. El zinc disminuye la cantidad de atazanavir (Reyatazyl) que el cuerpo absorbe. Pero el cuerpo aún absorbe la suficiente cantidad de atazanavir (Reyataz) para que este actúe sobre el VIH. Por lo tanto, esta interacción no parece presentar un gran problema.

 

Cefalexina (Keflex)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

La cefalexina (Keflex) es un antibiótico usado para tratar infecciones. El zinc podría reducir la cantidad de cefalexina (Keflex) que el cuerpo absorbe cuando se ingieren juntos o cuando el zinc se ingiere 3 horas antes de la cefalexina (Keflex). Esto podría disminuir el correcto funcionamiento de la cefalexina (Keflex) sobre las infecciones. Pero la ingesta de zinc 3 horas después de tomar la cefalexina (Keflex) no afecta la absorción de la cefalexina en el cuerpo. Por lo tanto, el zinc debería tomarse 3 horas después de la ingesta de cefalexina (Keflex).

 

Cisplatin (Platinol-AQ)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

El cisplatin (Platinol-AQ) se usa en el tratamiento del cáncer. El tomar zinc junto con EDTA y cisplatin (Platinol-AQ) podría inactivar la terapia del cisplatin (Platinol-AQ). No se sabe con certeza, sin embargo, si la magnitud de la interferencia producida por el zinc es importante.

 

Medicamentos para tratar el VIH/SIDA (Inhibidores de la integrasa)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

La ingesta de zinc junto on inhibidores de integrasa podría disminuir los niveles de los inhibidores de la integrasa en la sangre. Esto podría disminuir su eficacia. Consulte con su proveedor de salud en caso de estar tomando inhibidores de la integrasa y quiere comenzar a tomar zinc. Los inhibidores de la integrasa incluyen dolutegravir (Tivicay), elvitegravir (Vitekta) y raltegravir (Isentress).

 

Penicilamina (Cuprimine, Depen)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

La penicilamina se usa para la enfermedad de Wilson y la artritis reumática. El zinc podría disminuir la cantidad de penicilamina que el cuerpo absorbe y disminuir la eficacia de la penicilamina. Tome zinc y penicilamina por lo menos con 2 horas de separación.

 

Ritonavir (Norvir)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

El zinc podría reducir la cantidad de ritonavir (Norvir) que el cuerpo absorbe. En teoría, esto podría disminuir el funcionamiento del ritonavir (Norvir). Sin embargo, el zinc no parece disminuir los niveles de ritonavir (Norvir) hasta alcanzar los niveles necesarios para que el ritonavir (Norvir) sea eficaz. Por lo tanto, esta interacción no parece presentar un gran problema.

¿Hay alguna interacción con hierbas y suplementos?
Ácido fólico

Los estudios sobre los efectos de los suplementos de ácido fólico en la absorción del zinc en la dieta han sido conflictivos. Dosis normales de ácido fólico probablemente no van a afectar el equilibrio de zinc en las personas que tienen una ingesta diaria adecuada de zinc.

 

Betacaroteno

Las altas dosis de zinc pueden disminuir los niveles de betacaroteno en la sangre.

 

Bromelina

Los metales como el zinc podrían disminuir los efectos de la bromelina. Sin embargo, no hay informes de esta interacción.

 

Café

La ingesta de café puede reducir la cantidad de zinc que el cuerpo absorbe.

 

Calcio

Los suplementos de calcio podrían disminuir la absorción de zinc de la dieta. Usualmente esto no parece ser un gran problema. Sin embargo, se puede evitar esta interacción tomando los suplementos de calcio al acostarse en vez de tomarlo con las comidas.

 

Cobre

Grandes cantidades de zinc podrían disminuir la absorción del cobre. El tomar zinc en grandes dosis puede producir severa deficiencia de cobre y producir anemia, una afección en la cual la sangre no puede transportar suficiente oxígeno. Algunos síntomas de deficiencia de cobre también han ocurrido en personas que han estado tomando 150 mg/día o más de zinc por más de 2 años.

 

Cromo

Hay evidencia inicial que indica que si se toma el cromo y el zinc juntos podrían disminuir la absorción de ambos. Probablemente esto no significa ningún problema cuando se toman las dosis usuales de los suplementos de zinc y cromo.

 

EDTA

El EDTA es un compuesto químico que se le da a la gente para eliminar el exceso de metales que hay en el cuerpo, en especial el plomo. El EDTA funciona combinándose (por quelación) con el metal. Repetidas dosis altas de EDTA, como las que se usan en el tratamiento de quelación, pueden reducir el nivel de zinc en la sangre en hasta un 40%. Se han reportado síntomas de agotamiento de zinc, aún cuando se han dado suplementos de zinc (15 mg/día). Se debe controlar el nivel de zinc en la gente que está recibiendo tratamiento de quelación.

 

Hierro

Bajo algunas circunstancias el hierro y el zinc pueden interferir entre ellos mismos en la absorción de cada uno de ellos. Para evitar este efecto, tome estos suplementos con comida.

 

IP-6 (Ácido fítico)

El ácido fítico que se encuentra presente en forma natural en los alimentos puede combinarse con el zinc y disminuir su absorción; sin embargo, en las poblaciones Occidentales no se ha reportado deficiencia de zinc debido al consumo de una dieta con altos niveles de ácido fítico. Evite los suplementos de IP-6, que contienen ácido fítico, si tiene otros factores de riesgo que pueden producir deficiencia de zinc.

 

Magnesio

Altas dosis de suplementos de zinc (142 mg/día) o la ingesta alta de zinc (53 mg/día) parecen disminuir el equilibrio del magnesio. Pero se desconoce la importancia de esta interacción.

 

Manganeso

Investigaciones sugieren que los suplementos de zinc pueden aumentar al doble la cantidad de manganeso que se absorbe de los suplementos.

 

Riboflavina (Vitamina B2)

Investigaciones sugieren que la riboflavina puede mejorar la absorción del zinc. Pero se desconoce la importancia de esta interacción.

 

Vitamina A

La investigación sugiere que los suplementos de zinc pueden aumentar los niveles de vitamina A en la sangre. En teoría, el zinc podría mejorar los efectos y los efectos secundarios de la vitamina A.

 

Vitamina D

Investigaciones sugieren que la vitamina D está involucrada en la absorción del zinc, pero no está claro si la vitamina aumenta o disminuye la absorción del zinc.

¿Hay alguna interacción con alimentos?
Alimentos que contienen cafeína

El tomar el sulfato de zinc con café sin azúcar en vez de tomarlo con agua disminuye a la mitad la absorción del zinc. Los investigadores no saben por qué ocurre esto o de lo importante que puede ser esta interacción.

 

Alimentos que contienen calcio

El calcio puede disminuir la absorción del zinc. El riesgo de perder mucho zinc no es muy importante a menos de que se consuma gran cantidad de productos lácteos junto con suplementos de calcio. Sin embargo, después de un tiempo, el cuerpo se adapta y absorbe el zinc y reduce las pérdidas de zinc en forma más eficiente.

 

Alimentos que contienen fibra

El consumo de fibra puede disminuir la absorción del zinc. Sin embargo, con el transcurso del tiempo el cuerpo se adapta al mayor consumo de fibra y aumenta la absorción del zinc.

 

Alimentos que contienen fitato

El fitato es una molécula que se encuentra en los granos (por ejemplo, maíz, sorgo) las legumbres, las semillas (por ejemplo, las semillas de maravilla, de zapallo), y en la soja. El fitato puede disminuir la absorción del zinc. Algunos alimentos con alto contenido de fitatos tienen también un contenido más alto de zinc (por ejemplo, el pan integral versus el pan blanco), y por lo tanto se contrarresta el efecto del fitato en la absorción del zinc. Algunas personas en los países del Medio Oriente, tienen deficiencia de zinc porque comen maíz y pan sin levadura que contienen fitatos. En las poblaciones Occidentales las personas que tienen un riesgo mayor son aquellas que consumen una dieta rica en granos sin refinar, legumbres, proteínas de soja y calcio, y una dieta pobre en proteínas animales. Sin embargo, después de un tiempo el cuerpo se adapta y absorbe el zinc y reduce las pérdidas de zinc en forma más eficiente.

 

Alimentos que contienen proteína

El zinc se combina con las proteínas y solo una vez que la proteína es digerida está disponible para ser absorbido. El tipo de proteína determina la cantidad de zinc que es absorbida. Las proteínas animales generalmente aumentan la absorción de zinc, a pesar de que hay una proteína en la leche de vaca que retarda la absorción. Las proteínas de soja también disminuyen la absorción de zinc, probablemente debido a su contenido de fitato. Estos efectos pueden influenciar el equilibrio de zinc en los infantes; los bebés obtienen la mayor parte del zinc de la leche materna, menos de la leche de vaca, y aún menos de la leche de soja. No se sabe si las dietas ricas en proteínas influyen en el equilibrio de zinc en los adultos.

¿Por qué otros nombres se conoce el producto?

Acétate de Zinc, Acexamate de Zinc, Aspartate de Zinc, Atomic Number 30, Chelated Zinc, Chlorure de Zinc, Citrate de Zinc, Gluconate de Zinc, Méthionine de Zinc, Monométhionine de Zinc, Numéro Atomique 30, Orotate de Zinc, Oxyde de Zinc, Picolinate de Zinc, Polaprezinc, Pyrithione de Zinc, Sulfate de Zinc, Zinc Acetate, Zinc Acetylmethionate, Zinc Acexamate, Zinc Aspartate, Zinc carbobenzoxy-beta-alanyltaurinate , Zinc Chelate, Zinc Chloride, Zinc Citrate, Zinc Difumarate Hydrate, Zinc Gluconate, Zinc Glycinate, Zinc Methionine, Zinc Monomethionine, Zinc Murakab, Zinc Nicotinate, Zinc Orotate, Zinc Oxide, Zinc Picolinate, Zinc Pyrithione, Zinc Sulfate, Zinc Sulphate, Zincum Aceticum, Zincum Gluconicum, Zincum Metallicum, Zincum Valerianicum, Zn.

Natural Medicines no asume ninguna responsabilidad por posibles problemas médicos que puedan ocurrir como consecuencia del uso de cualquier producto médico. Se ha hecho todo lo posible para asegurarse de que al momento de su publicación, esta guía contenga la información correcta. Se advierte a los consumidores y profesionales médicos que consultan esta guía, que cualquier decisión ya sea médica o relacionada con el uso de algún producto es responsabilidad exclusiva del consumidor y/o del profesional de la salud. Un Contrato Legal de Licencia establece limitaciones para la descarga, almacenamiento y reproducción del contenido de esta Base de Datos. Excepto por las posibles excepciones estipuladas en su Contrato de Licencia, no se permite la reproducción de esta monografía o de cualquier contenido de esta Base de Datos sin el permiso por escrito del editor. Es ilegal descargar, almacenar o distribuir el contenido de este sitio.

Para obtener la información completa de esta y todos los medicamentos naturales, los profesionales de la salud deben consultar la Versión Profesional de Natural Medicines, la que tiene todas las referencias y es actualizada a diario

© Copyright 1995-2021. Centro de Investigación terapéutica, editores de Natural MedicinesCarta del profesional de la salud y Carta del farmacéutico. Todos los derechos reservados.