The Who, What, Where, When and Sometimes, Why.

Aceite de pescado

Aceites de pescado

¿Qué es?

Los aceites de pescado se pueden obtener ya sea comiendo pescado o tomando suplementos. Los pescados que son especialmente ricos en los aceites que son beneficiosos para el organismo y son conocidos con el nombre de ácidos grasos omega-3 incluyen a la macarela, el atún, el salmón, el esturión, el mújol, la anchoa, las anchovetas, las sardinas, el arenque, la trucha y el menhaden. Ellos proporcionan alrededor de 1 gramo de ácidos grasos omega-3 en alrededor de 3,5 onzas de pescado.

Los suplementos de aceite de pescado son hechos a partir de la macarela, el arenque, el atún, el dorado, la grasa de ballena o la grasa de lobo marino. Los suplementos de aceite de pescado a menudo contienen pequeñas cantidades de vitamina E para evitar que se echen a perder. También pueden estar combinados con calcio, hierro, o vitaminas A, B1, B2, B3, C o D.

El aceite de pescado se utiliza para una amplia gama de enfermedades. Es más frecuentemente usado para trastornos relacionados con el corazón y el sistema sanguíneo. Algunas personas usan el aceite de pescado para bajar la presión arterial o los niveles de triglicéridos (las grasas relacionadas con el colesterol). El aceite de pescado también ha sido probado para la prevención de cardiopatías o de los derrames cerebrales. La evidencia científica sugiere que el aceite de pescado realmente baja los triglicéridos altos y parece también prevenir las enfermedades del corazón y derrames cerebrales cuando se toma en las dosis recomendadas. Irónicamente, el tomar mucho aceite de pescado puede en realidad aumentar el riesgo de un derrame cerebral.

El pescado ha ganado la reputación de “alimento para el cerebro” debido a que algunas personas lo comen como ayuda para la depresión, la psicosis, el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH), la enfermedad de Alzheimer y otros trastornos relacionados con el pensamiento.

Algunas personas usan el aceite de pescado para la sequedad de los ojos, el glaucoma, y la degeneración macular senil (DMS), un trastorno muy común en gente de edad avanzada y que puede llevar a serios problemas de visión.

Las mujeres a veces toman el aceite de pescado para la prevención de los dolores de menstruación, el dolor de los senos y las complicaciones asociadas con el embarazo tales como el aborto involuntario, la presión arterial elevada en los últimos meses de embarazo y el parto prematuro.

El aceite de pescado también se usa para la diabetes, el asma, los trastornos en el desarrollo de la coordinación, la dislexia, la obesidad, la debilidad de los huesos (osteoporosis), algunas enfermedades relacionadas con el dolor y la hinchazón tal como la psoriasis y para prevenir la pérdida de peso causada por el uso de algunos medicamentos para el cáncer.

El aceite de pescado a veces se usa después de la cirugía de trasplante de corazón para evitar el alza de la presión arterial y el daño a los riñones que puede ser provocado por la cirugía misma o por los medicamentos que se usan para disminuir las probabilidades de que el cuerpo rechace el nuevo corazón. El aceite de pescado a veces se usa después de la cirugía de desvío o bypass de las arterias coronarias. Al parecer sirve de ayuda para evitar que se cierren los vasos sanguíneos que han sido desviados.

Cuando se obtiene el aceite de pescado comiendo pescado, parece hacer diferencia la manera de preparación del pescado. Si se come el pescado a la parrilla o asado parece reducir el riesgo de enfermedades del corazón, pero si se come pescado frito o sándwiches de pescado no solamente se anulan los beneficios del aceite de pescado, pero se podría, de hecho, aumentar el riesgo de enfermedades del corazón.

Dos de los más importantes ácidos grasos omega-3 que contiene el aceite de pescado son el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA).

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

Eficaz para…

  • Los triglicéridos elevados. La investigación sugiere que los suplementos de aceite de pescado y las fuentes de alimentación pueden reducir los niveles de triglicéridos. Los mayores efectos de aceite de pescado parecen presentarse en personas con altos niveles de triglicéridos. Adicionalmente, la cantidad de aceite pescado consumido parece afectar directamente la disminución de los niveles de triglicéridos. Cierto suplemento de aceite de pescado llamado Lovaza ha sido aprobado por la FDA para bajar los triglicéridos. La cápsula de un gramo de Lovaza contiene 465 miligramos de EPA (ácido eicosapentaenoico) y 375 miligramos de DHA (ácido docosahexaenoico) en cápsulas de 1 gramo.

Probablemente Eficaz para…

  • Las enfermedades del corazón. La investigación sugiere que el comsumo de aceite de pescado al comer pescado puede ser eficaz manteniendo a las personas con corazones sanos sin enfermedades del corazón. Las personas que ya tienen enfermedad del corazón también podrían ser capaces de reducir su riesgo de morir por enfermedad del corazón al comer pescado o tomar un suplemento de aceite de pescado. Sin embargo, para las personas que ya toman medicamentos para el corazón como una “estatina”, añadir aceite de pescado podría no ofrecer ningún beneficio adicional”.

Posiblemente Eficaz para…

  • Prevención de una enfermedad ocular denominada Degeneración macular relacionada con la edad (DMRE). Existe cierta evidencia de que la ingesta de pescado más de una vez por semana disminuye el riesgo de desarrollar degeneración macular relacionda con la edad.
  • Prevención de una nueva obstrucción de los vasos sanguíneos después de la angioplastia, un procedimiento para abrir los vasos sanguíneos tapados. El aceite de pescado parece disminuir la tasa de una nueva obstrucción de los vasos sanguíneos en hasta un 45% cuando se lo consume durante al menos 3 semanas antes de una angioplastia y se continúa el consumo durante un mes después de la cirugía.
  • Aborto espontáneo en mujeres embarazadas con un trastorno autoinmune llamado síndrome antifosfolípido. La ingesta de aceite de pescado parece prevenir los abortos espontáneos y aumentar las tasas de nacimientos con vida en mujeres embarazadas on síndrome antifosfolípido.
  • Asma. Cierta investigación muestra que la ingesta de aceite de pescado mejora los síntomas y disminuye la necesidad de medicación en algunos, pero no todos, los niños con asma. Cierta investigación muestra que la ingesta de aceite de pescado puede disminuir la aparición de los episodios de asma en bebés y niños cuando lo consumen mujeres embarazadas, pero no durante la lactancia. Sin embargo, la ingesta de aceite de pescado no parece mejorar los síntomas de asma en los adultos.
  • Endurecimiento de las arterias (ateroesclerosis). El aceite de pescado parece disminuir o detener levemente el progreso de la ateroesclerosis en arterias que llevan sangre al corazón (arterias coronarias), pero no en aquellas que llevan sangre al cuello y a la cabeza (arteria carótida).
  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) en niños. Cierta investigación muestra que la ingesta de aceite de pescado mejora la atención, la función mental y el comportamiento en niños de 8-13 años con TDAH. Cierta investigación muestra que la ingesta de un suplemento específico qu contiene aceite de pescado y aceite de onagra (Eye Q, Novasel) mejora la función mental y el comportamiento en niños de 7-12 años con TDAH.
  • Trastorno bipolar. La ingesta de aceite de pescado con tratamientos convencionales para el trastorno bipolar parece mejorar los síntomas de la depresión y aumentar el intervalo entre los episodios de depresión. Sin embargo, la ingesta de aceite de pescado no parece mejorar los síntomas de maníacos en personas con trastornos de bipolaridad.
  • Pérdida de peso relacionada con el cáncer. La ingesta de una alta dosis de aceite de pescado parece disminuir la pérdida de peso en pacientes con cáncer. Una baja dosis de aceite de pescado no parece mostrar este efecto. Ciertos investigadores creen que los pacientes comen más porque el aceite de pescado combate la depresión u mejora el estado de ánimo.
  • Cirugía de derivación aortocoronaria. La ingesta de aceite de pescado previene una nueva obstrucción de derivación aortocoronaria después de una cirugía de derivación aortocoronaria.
  • Hipertensión arterial causada por la ciclosporina. La ciclosporina es un medicamento que reduce la probabilidad de rechazo de órgano después de un trasplante de órgano. La ingesta de aceite de pescado parece prevenir la hipertensión arterial causada por este medicamento.
  • Lesión renal causada por la ciclosporina. La ingesta de aceite de pescado previene la lesión renal en personas que ingieren ciclosporina. El aceite de pescado parece mejorar la función renal durante la fase de recuperación después del rechazo de un órgano trasplantado en personas que ingieren ciclosporina.
  • Trastorno del desarrollo de la coordinación (TDC). Una combinación de aceite de pescado (80%) y aceite de onagra (20%) parece mejorar la capacidad para leer, deletrear y el comportamiento cuando lo ingieren niños de 5-12 años con trastornos del desarrollo de la coordinación. Sin embargo, no parece mejorar la capacidad motriz.
  • Menstruación dolorosa (dismenorrea). La investigación muestra que el aceite de pescado, ingerido de manera aislada con vitamina B12, puede mejorar las menstruaciones dolorosas y reducir la necesidad de ingerir analgésicos en mujeres con dolores menstruales.
  • Trastorno motriz en niños (dispraxia). La ingesta de aceite de pescado que también contiene aceite de onagra, aceite de tomillo y vitamina E (Efalex) parece disminuir el trastorno motriz en niños con dispraxia.
  • Cáncer de endometrio. Existe cierta evidencia de que las mujeres que regularmente ingieren dos porciones de pescado con grasa por semana presentan mejor riesgo de desarrollar cancer de endometrio.
  • Insuficiencia cardiaca. La investigación muestra que una mayor ingesta de aceite de pescado en los alimentos o suplementos está ligada a una disminución de la insuficiencia cardiaca.
  • Trasplante de corazón. La ingesta de aceite de pescado parece prevenir la función renal y reducir la hipertensión arterial después de un transplante de corazón.
  • Prevención de obstrucción de injertos usados en diálisis de riñón. La ingesta a corto plazo de altas dosis de aceite de pescado parece ayudar a prevenir la información de coágulos de sangre en injertos de hemodiálisis. La ingesta por tiempo prolongado de dosis más bajas de aceite de pescado no parece mostrar este efecto.
  • Niveles anormales de colesterol causado por tratamiento de VIH/SIDA. Cierta investigación sugiere que la ingesta de aceite de pescado reduce los niveles de triglicéridos en personas con niveles anormales de colesterol causado por el tratamiento de VIH/SIDA. La ingesta de aceite de pescado podría reducir los niveles de colesterol total en estas personas, aunque los resultados son inconsistentes.
  • Hipertensión arterial. El aceite de pescado parece producir una leve disminución de la presión arterial en personas cuya presión arterial está levemente elevada. Ciertos tipos de aceite de pescado podría reducir la hipertensión arterial en personas con tensión arterial levemente alta, aunque los resultados son inconsistentes. El aceite de pescado parece tener efectos sobre algunos, no todos, los medicamentos hipotensores. No obstante, no parece disminuir la presión arterial en personas con hipertensión arterial incontrolable que ya están tomando medicamentos hipotensores.
  • Cierta enfermedad renal denominada nefropatía por IgA. Cierta investigación muestra que el uso prolongado de aceite de pescado puede retrasar la pérdida de la función renal en pacientes con alto riesgo de nefropatía IgA. El aceite de pescado podría tener un gran efecto cuando se lo consume en grandes dosis. Además, podría resultar más efectivo en personas con nefropatía IgA que presentan altos niveles de proteina en la orina.
  • Pérdida de peso. Cierta evidencia limitada muestra que la ingesta de pescado ayuda a la pérdida de peso y disminuye los niveles de azúcar en sangre en personas con sobrepeso y con hipertensión arterial. La investigación preliminar además muestra que la ingesta de un suplemento específico de aceite de pescado (Hi-DHA, NuMega) disminuye la masa corporal cuando se la combina con ejercicio físico. No obstante, otra evidencia sugiere que la ingesta de otro suplemento específico de aceite de pescado (Lovaza) no disminuye el peso corporal en personas obesas.
  • Debilidad ósea (osteoporosis). La investigación sugiere que la ingesta de aceite de pescado de manera aislado o junto con calcio y aceite de onagra parece disminuir la tasa de pérdida ósea y aumentar la densidad ósea en el hueso del muslo (fémur) y la médula espinal en personas ancianas con osteoporosis.
  • Psoriasis. Existe cierta evidencia de que la administración de aceite de pescado por vía intravenosa (VI) puede disminuir los síntomas graves de la psoriasis. Además, la aplicación de aceite de pescado en la piel también parece mejorar los síntomas de la psoriasis. No obstante, la ingesta por via oral de aceite de pescado no parece tener efectos sobre la psoriasis.
  • Psicosis. Cierta investigación muestra que la ingesta de un suplemento de aceite de pescado podría ayudar a prevenir el desarrollo de todos los síntomas de enfermedad psicótica y en jóvenes y adultos jóvenes con síntomas leves. Estos efectos de aceite de pescado no se ha probado en personas mayores.
  • Síndrome de Raynaud. Existe cierta evidencia de que la ingesta de aceite de pescado puede mejorar la tolerancia al frio en algunas personas con el síndrome de Raynaud. No obstante, los suplementos de aceite de pescado no parecen ser beneficioso en personas con síndrome de Raynaud causada por una condición llamada esclerosis sistémica progresiva.
  • Niveles anormales de colesterol después de un trasplante de riñón. Cierta investigación sugiere que la ingesta de aceite de pescado de manera aislada o junto con medicamentos hipocolesterolémicos puede mejorar los niveles de colesterol en personas con niveles de colesterol anormal después de un trasplante de riñón.
  • Artritis reumática (AR). La ingesta de aceite de pescado sólo o en combinación con el medicamento naproxeno (Naprosyn), parece ayudar a mejorar los síntomas de la AR. Las personas que toman aceite de pescado a veces pueden reducir el uso de medicamentos para el dolor tales como los medicamentos antiinflamatorios no esteroidales (AINE). Además, la administración de aceite de pescado por vía intravenosa (VI) reduce la inflamación y molestia en las articulaciones en personas con artritis reumatoidea (AR).
  • Accidente cerebrovascular. El consumo moderado de pescado (una o dos veces a la semana) parece disminuir en un 27% el riesgo de accidente cerebrovascular. Sin embargo, en aquellas personas que ya están tomando aspirina para la prevención, el comer pescado no baja el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular. Por otra parte, el consumo de grandes cantidades de pescado (más de 46 gramos de pescado al día) parece aumentar quizás doblar, el riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular. La ingesta de pescado no disminuye el riesgo de sufrir de accidente cerebrovasculares en personas que toman aspirinas por prevención.

Posiblemente Ineficaz para…

  • Dolor de pecho (angina). La investigación sugiere que la ingesta de suplementos de aceite de pescado no reduce el riesgo de muerte ni mejora la salud del corazón en personas con dolor en el pecho. Cierta evidencia también sugiere que los suplementos de aceite de pescado podría de hecho aumentar el riesgo de muerte por problemas cardiacos en personas con dolor de pecho.
  • Cicatrices en el hígado (cirrosis). La ingesta por via oral de aceite de pescado no parece mejorar los problemas de riñón asociados con cicatrices en el hígado causadas por la enfermedad hepática avanzada.
  • Dolor en las piernas debido a problemas de irrigación sanguínea (claudicación). La ingesta por via oral de aceite de pescado no parece mejorar los problemas para caminar en personas con dolor de piernas debido a problemas de irrigación sanguínea.
  • Niveles de colesterol anormales causados por la clozapina. La clozapina es un medicamento usado para la esquizofrenia. Cierta evidencia preliminar sugiere que la ingesta de aceite de pescado reduce los niveles de triglicéridos, pero aumenta el colesterol total y el colesterol de lipoproteína de baja densidad (LDL o malo) en personas con niveles anormales de colesterol por la ingesta de clozapina.
  • Infeccion de las encías (gingivitis). La ingesta de aceite de pescado no parece mejorar la gingivitis.
  • Infección por Helicobacter pylori. La ingesta por via oral de aceite de pescado no parece mejorar las infecciones por Helicobacter pylori en comparación con los medicamentos convencionales.
  • VIH / SIDA. Cierta evidencia muestra que la ingesta de barras de proteína con aceite de pescado no incrementa el recuento de células CD4 en personas con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH).
  • Dolor en las mamas (mastalgia). La ingesta de aceite de pescado no parece disminuir el dolor prolongado en las mamas.
  • Cefaleas por migraña. La ingesta por via oral de aceite de pescado no parece disminuir el número o la gravedad de las cefaleas por migraña.
  • Artrosis. La evidencia sugiere que la ingesta de aceite de pescado junto con sulfato de glucosamina no disminuye los síntomas de artrosis en comparación con el sulfato de glucosamina ingerido de manera aislada.
  • Neumonía. Los estudios de población no muestran relación entre el consumo de pescado y el riesgo de desarrollar neumonía.

Probablemente Ineficaz para…

  • Diabetes tipo 2. La ingesta de aceite de pescado no disminuye el azúcar en la sangre en las personas con diabetes de tipo 2. Sin embargo, el aceite de pescado puede proporcionar otros beneficios para las personas con diabetes, como reducir los niveles de grasa en la sangre llamados triglicéridos.

Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación para…

  • Alergias. Investigaciones preliminares sugieren que la incidencia de asma en los niños disminuye si las madres han tomado aceite de pescado durante la etapa final del embarazo.
  • Enfermedad de Alzheimer. Hay evidencia preliminar que indica que el aceite de pescado podría ayudar en la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, no parece ayudar a prevenir el deterioro de la destreza de pensamiento en la mayoría de las personas que ya han sido diagnosticados con la enfermedad de Alzheimer.
  • Picazón e inflamación de la piel (eccema). Es inconsistente la evidencia sobre la efectividad del aceite de pescado en la dermatitis atópica. La investigación preliminar sugiere que mujeres que ingieren suplementos de aceite de pescado durante el embarazo podrían disminuir la incidencia y severidad de la dermatitis atópica en los bebes y niños que tienen un riesgo de sufrir esta enfermedad. Otra investigación descubrió que el aceite de pescado no reduce el riesgo de dermatitis atópica en los bebés. El aceite de pescado no parece ser eficaz para el tratamiento de la dermatitis atópica.
  • Latidos irregulares del corazón (fibrilación auricular). La investigación sobre los efectos del aceite de pescado sobre los latidos irregulares del corazon han arojado resultados contraductorios. Cierta investigación sugiere que la ingesta regular de pescado disminuye el riesgo de frecuencia cardiaca anormal. No obstante, otra investigación sugiere que esto no ocurre.
  • Autismo. Cierta investigación preliminar sugiere que la ingesta de aceite de pescado podría disminuir la hiperactividad en niños con autismo. No obstante, otra investigación sugiere que esto no ocurre.
  • Cáncer. Son contradictorios los resultados de la investigación sobre los efectos del aceite de pescado para prevenir el cáncer.
  • Cataratas. Existe cierta evidencia de que la ingesta de pescado tres veces por semana puede disminuir levemente el riesgo de desarrollar cataratas.
  • Síndrome de fatiga crónica (SFC). Existe evidencia contradictoria sobre el uso de un producto específico (Efamol Marine) que combina aceite de pescado y aceite de onagra reduce los síntomas de SFC.
  • Enfermedad renal crónica. La evidencia preliminar muestra que el aceite de pescado es beneficioso para ciertas personas con enfermedad renal crónica que reciben tratamientos de diálisis.
  • Capacidad de razonamiento (función cognitiva). Son contradictorios los resultados de la investigación sobre los efectos del aceite de pescado para la función cognitiva.
  • Enfermedad de Crohn. Son contradictorios los resultados de la investigación sobre los efectos del aceite de pescado para la enfermedad de Crohn. Cierta investigación muestra que la ingesta de un producto de aceite de pescado (Purepa, Tillotts Pharma) puede reducir la recaída de la enfermedad de Crohn en personas recuperadas. No obstante, otra investigación muestra que el aceite de pescado no tiene tal efecto.
  • Fibrosis quística. Cierta investigación sugiere que la ingesta por vis oral de aceite de pescado puede mejorar la función pulmonar en personas con fibrosis quística. No obstante, la administración de aceite de pescado por via intravenosa (VI) no presenta este efecto.
  • Demencia. Cierta investigación sugiere que la ingesta de pescado la menos una vez por semana reduce el riesgo de desarrollar demencia. Otra investigación sugiere que existe relación entre el consumo de pescado y el riesgo de desarrollar demencia.
  • Depresión. Existe evidencia inconsistente sobre el efecto de la ingesta de aceite de pescado para la depresión. Algunas investigaciones muestran que la ingesta de pescado junto con un medicamento antidepresivo podría ayudar a mejorar los síntomas en algunas personas. Otra investigación muestra que el aceite de pescado no mejora los síntomas de la depresión.
  • Daño renal en personas con diabetes (nefropatía diabética). Cierta investigación sugiere que la ingesta por via oral de aceite de pescado no mejora la función renal en personas con nefropatía diabética.
  • Síndrome de los ojos secos. Algunas investigaciones muestran que la ingesta de pescado está vinculada con un menor riesgo en las mujeres de sufrir el síndrome de los ojos secos. Cierta investigación preliminar sugiere que la ingesta de un producto específico que contiene aceite de pescado y aceite d linaza (TheraTears Nutrition) podría también disminuir los síntomas de sequedad de los ojos y aumentar la producción de lágrimas.
  • Dyslexia. La ingesta diaria de aceite de pescado no mejora la visión nocturna en niños con dislexia.
  • Niveles anormales de colesterol o de grasa en la sangre (dislipidemia). Existe evidencia contradictoria sobre la efectividad del aceite de pescado sobre los niveles de colesterol y grasa en la sangre. Cierta investigación muestra que la ingesta de aceite de pescado puede disminuir los niveles de triglicéridos, reducir el colesterol de lipoproteína (LDL o colesterol “malo”) y aumentar el colesterol de lipoproteína de alta densidad (LAD o “colesterol bueno”) en personas con niveles de colesterol anormales. No obstante, otra investigación muestra que la ingesta de aceite de pescado no presenta tal efecto.
  • Enfermedad renal en etapa avanzada (enfermedad renal en etapa terminal). Cierta investigación sugiere que la ingesta de aceite de pescado reduce los marcadores de inflamación en personas con enfermedad renal.
  • Dolor muscular debido al ejercicio físico. La investigación preliminar muestra que la ingesta de aceite de pescado antes y durante un ejercicio físico no parece prevenir el dolor muscular en el brazo. No obstante, otra evidencia sugiere que la ingesta de aceite de pescado parece reducir el dolor muscular después de ejercitar la apiernas.
  • Rendimiento atlético. Cierta evidencia sugiere que la ingesta de aceite de pescado puede mejorar la función pulmonar en atletas. No obstante, otra evidencia sugiere que la ingesta de aceite de pescado no mejora la resistencia, la recuperación, la frecuencia cardiaca y la duración del ejercicio físico.
  • Prediabetes. Estudios preliminares sugieren que la ingesta de aceite de pescado podría ser una ayuda a detener el avance de la prediabetes y evitar que se convierta en diabetes tipo 2.
  • Desarrollo de los bebés. Existe cierta evidencia de que las madres que consumen pescado o suplementos de aceite de pescado durante el embarazo podría mejorar ciertos aspectos del desarrollo mental del bebe. La ingesta de aceite de pescado durante la lactancia no presenta ese afecto. No obstante, la alimentación con leche maternizada fortificada con aceite de pescado parece no mejorara ciertos aspectos de la visión del bebé de aproximadamente dos meses.
  • Esclerosis múltiple. La ingesta de un producto de aceite de pescado (MaxEPA) no parece mejorar la duración, frecuencia o gravedad de las recaídas en pacientes con esclerosis múltiple.
  • Inflamación del páncreas (pancreatitis). La evidencia sugiere que la alimentación por via intravenosa (VI) en la dieta que ha sido fortificada con aceite de pescado reduce el intervalo de la terapia renal sustitutiva necesaria en personas con inflamación severa en el páncreas.
  • Fenilcetonuria (PKU). Cierta investigación sugiere que la ingesta de suplementos de aceite de pescado mejora la capacidad motora y la visión en niños con un raro trastorno genético llamado fenilcetonuria.
  • Complicaciones del embarazo. Hay algunas pruebas que indican que el la ingesta de aceite de pescado o mariscos durante las últimas 10 semanas de embarazo pueden ayudar a prevenir los nacimientos prematuros. Sin embargo, el aceite de pescado no parece prevenir la presión arterial alta durante el embarazo.
  • Nacimientos prematuros. La leche maternizada enriquecida con ácido grasos derivado del aceite de pescado y del aceite borraja parece mejorar el crecimiento y desarrollo del sistema nervioso en los bebés prematuros, especialmente de los niños hombres.
  • Intolerancia a los salicilatos. Algunas investigaciones limitadas sugieren que el tomar aceite de pescado podría mejorar los síntomas de intolerancia al salicilato tales como los ataques de asma y la picazón.
  • Esquizofrenia. Hay un informe que indica que el aceite de pescado mejoró la esquizofrenia en una mujer embarazada.
  • Anemia drepanocítica. Cierta investigación sugiere que la ingesta de aceite de pescado puede reducir los episodios de dolor grave en personas con anemia drepanocítica.
  • Lupus sistémico eritematoso (LSE). Las investigaciones muestran resultados contradictorios. Algunos estudios sugieren que el aceite de pescado ayuda a mejorar los síntomas de LSE, mientras que otros estudios no muestran ningún efecto.
  • Colitis ulcerosa. Son contradictorios los resultados de la investigación sobre los efectos del aceite de pescado en el tratamiento de la colitis ulcerosa.
  • Latidos irregulares del corazón que afectan a los ventrículos (arritmia ventricular). Los estudios sobre los efectos del aceite de pescado en las arritmias ventriculares han producido resultados contradictorios.
  • Otras afecciones.

Se necesita más evidencia para aprobar al aceite de pescado para estos usos.

Muchos de los beneficios del aceite de pescado parecen ser el resultado de los ácidos grasos omega 3 que contiene. Interesantemente, el cuerpo no produce sus propios ácidos grasos omega 3. El cuerpo tampoco puede hacer ácidos grasos omega 3 a partir de ácidos grasos omega 6 que son muy comunes en la dieta Occidental. Se han hecho muchas investigaciones sobre el EPA y el DHA, dos tipos de ácidos grasos omega 3, que muy a menudo están incluidos en los suplementos de aceite de pescado.

Los ácidos grasos omega 3 disminuyen el dolor e hinchazón. Esto puede explicar porqué el aceite de pescado es posiblemente eficaz para la psoriasis y la sequedad de ojos. Estos ácidos grasos también retardan la coagulación sanguínea, lo que podría hacer útil al aceite de pescado para el tratamiento de algunas enfermedades del corazón.

El aceite de pescado PROBABLEMENTE SEGURO para la mayoría de las personas, incluyendo las mujeres embarazadas y amamantando, cuando se toma en dosis bajas (3 gramos o menos al día). Hay cierta preocupación sobre la seguridad del aceite de pescado cuando se toma en dosis altas. El tomar más de 3 gramos al día podría impedir la coagulación de la sangre y aumentar el riesgo de hemorragia.

Dosis altas de aceite de pescado podrían también disminuir la actividad del sistema inmune, disminuyendo así la habilidad del cuerpo para combatir infecciones. Esta es una preocupación especial para las personas que están tomando medicamentos para disminuir la actividad de su sistema inmune (los pacientes de trasplante de órganos, por ejemplo) y para las personas de edad avanzada.

Tome dosis altas de aceite de pescado solo bajo supervisión médica.

El aceite de pescado puede producir efectos secundarios que incluyen eructos, mal aliento, nausea, heces sueltas, erupciones y sangre de nariz. A menudo, se pueden disminuir estos efectos secundarios si se toma el aceite de pescado con las comidas o si se congela antes de tomar.

El consumo de altas dosis de aceite de pescado a partir de fuentes dietéticas POSIBLEMENTE NO ES SEGURO. Algunas carnes de pescados (especialmente el tiburón, el macarelo rey y el salmón de criadero) pueden estar contaminadas con mercurio y otras sustancias químicas ambientales, pero típicamente los suplementos de aceite de pescado no contienen estos contaminantes.

Advertencias y precauciones especiales:

Enfermedad del hígado: El aceite de pescado podría aumentar el riesgo de hemorragia en personas con cicatrices en el hígado debido a la enfermedad hepática.

Alergia al pescado o a los mariscos: Algunas personas que son alérgicas a los mariscos como el pescado podrían también ser alérgicas a los suplementos de aceite de pescado. No hay información confiable que indique que probabilidad hay que las personas alérgicas a los mariscos sean alérgicas a los aceites de pescado. Sin embargo, hasta que no haya más información, recomiende a los pacientes con alergia a mariscos que eviten el uso o usen los suplementos de aceite de pescado con cuidado.

Trastorno bipolar: El tomar aceite de pescado podría aumentar los síntomas de esta afección.

Depresión: El tomar aceite de pescado podría aumentar los síntomas de esta afección.

Diabetes: Hay preocupación de que el tomar altas dosis de aceite de pescado podría hacer más difícil el control del azúcar en la sangre.

Presión arterial alta: El aceite de pescado puede bajar la presión arterial y podría bajar demasiado la presión arterial en las personas que están siendo tratadas con medicamentos para bajar la presión arterial.

VIH/SIDA y otros trastornos en los cuales la respuesta del sistema inmunológico es más baja: Dosis altas de aceite de pescado puede bajar la respuesta del sistema inmunológico del cuerpo. Esto podría ser un problema para las personas con un sistema inmunológico ya débil.

Desfibrilador implantable (un dispositivo colocado quirúrgicamente para prevenir los latidos irregulares del corazón): Algunas investigaciones, pero no todas, sugieren que el aceite de pescado podría aumentar el riesgo de tener latidos irregulares del corazón en los pacientes que tienen un desfibrilador implantado. Sea precavido y evite el uso de suplementos de aceite de pescado.

Poliposis adenomatosa familiar: Hay la preocupación de que el aceite de pescado podría aumentar aun más el riesgo de desarrollar cáncer en las personas con este problema.

Medicamentos para bajar la presión arterial alta (Fármacos antihipertensivos)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación
Converse con su proveedor de atención médica.

El usar aceite de pescado con medicamentos que pueden bajar la presión arterial puede aumentar los efectos de estos medicamentos y puede bajar demasiado la presión arterial.

Algunos de los medicamentos para la presión arterial incluyen captoprila (Capoten), enalaprila (Vasotec), losartan (Cozaar), valsartan (Diovan), diltiazem (ccardizem), amlodipina (Norvasc), hidroclorotiazida (HydroDIURIL), furosemida (Lasix) y muchos otros.

Medicamentos que retardan la coagulación sanguínea (Anticoagulantes / fármacos Antiplaquetarios)

Grado de interacción = Menor Preste atención a esta combinación
Converse con su proveedor de atención médica.

El consumo de aceite de pescado con medicamentos que retardan la coagulación podría aumentar el riesgo de hemorragia.

Algunos de estos medicamentos incluyen aspirina, clopidogrel (Plavix), dalteparin (Fragmin), dipiridamol (Persantine), enoxaparina (Lovenox), heparina, ticlopidina (Ticlid), warfarina (Coumadin) y otros.

Orlistat (Xenical, Alli)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación
Converse con su proveedor de atención médica.

El orlistat (Xenical, Alli) podría impedir la absorción de los ácidos grasos que son beneficiosos para el cuerpo y que están presentes en el aceite de pescado. Se puede impedir que esto suceda si se toma el aceite de pescado y el orlistat con dos horas de separación.

Píldoras anticonceptivas

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación
Converse con su proveedor de atención médica.

Hay cierta evidencia que indica que las píldoras anticonceptivas pueden interferir con los efectos que tienen los aceites de pescado para bajar los triglicéridos.

Algunas píldoras anticonceptivas incluyen etinil estradiol y levonorgestrel (Triphasil), etinil estradiol y noretindrona (Ortho-Novum 1/35, Ortho-Novun 7/7/7) y otras.

Warfarina (Coumadin)

Grado de interacción = Menor Preste atención a esta combinación
Converse con su proveedor de atención médica.

La warfarina (Coumadin) ayuda a disminuir la coagulación de la sangre. El cuerpo descompone la warfarina (Coumadin) a fin de eliminarlo. El aceite de pescado podría mejorar la descomposición y disminuir la efectividad de la warfarina (Coumadin). La disminución de la efectividad de la warfarina (Coumadin) podría aumentar el riesgo de coagulación. Asegúrese de realizarse análisis de sangre regularmente. Podría ser necesario modificar la dosis de warfarina (Coumadin).

Hierbas y suplementos que disminuyen la presión arterial (hierbas y suplementos hipotensores)

El aceite de pescado podría disminuir la presión arterial. Posee el valor agregado de disminuir la presion arterial al igual que otras hierbas y suplementos que también disminuyen la presion arterial. Otras hierbas y suplementos que pueden disminuir la presión arterial incluyen andrographis, péptidos de caseína, uña de gato, coenzima Q-10, L-arginina, licio, ortiga brava, teanina y entre otros.

Hierbas y suplementos que podrían retardar la coagulación de la sangre

Las dosis altas de aceite de pescado parecen retardar la coagulación. El usar aceite de pescado con hierbas que pueden retardar la coagulación puede causar pérdida de sangre en algunas personas. Estas hierbas incluyen angélica, clavos de olor, salvia miltiorrhiza, ajo, jengibre, ginkgo, ginseng Panax, trébol rojo, cúrcuma, sauce y otras.

Vitamina E

Los aceites de pescado pueden disminuir los niveles de vitamina E. Los investigadores no están seguros si el aceite de pescado impide la absorción de la vitamina E presente en los alimentos o si hace que el cuerpo utilice la vitamina E más rápido de lo que debería.

No se conoce ninguna interacción con alimentos.

La siguiente dosis se ha estudiado en investigaciones científicas:

POR VÍA ORAL:

  • Para triglicéridos altos: 1-4 gramos al día de aceites de pescado.
  • Para la presión arterial alta: Use ya sea 4 gramos de aceites de pescado o aceites de pescado que proporcionen 2,04 gramos de EPA y 1,4 gramos de DHA al día.
  • Para la fibrilación auricular (una de las cámaras del corazón no se vacía totalmente y esto aumenta el riesgo de formación de coágulos lo que puede producir un derrame cerebral): El comer atún o pescado, al horno o a la parrilla, los que proporcionan ácidos grasos omega 3 (aceites de pescado) una o más veces por semana a diferencia de consumir pescado una sola vez al mes parece reducir el riesgo de fibrilación auricular en pacientes de 65 años o más. Pero no se obtiene ningún beneficio si se come pescado frito o un sándwich de pescado.
  • Para problemas del riñón causados por el uso de ciclosporina para prevenir el rechazo de órgano después de un trasplante: use 12 gramos al día que contengan 2,2 gramos de EPA y 1,4 gramos de DHA.
  • Para disminuir el riesgo de muerte y muerte súbita en pacientes con enfermedad coronaria: Use aceites de pescado que proporcionen 0,3-6 gramos de EPA con 0,6 a 3,7 gramos de DHA.
  • Para el asma en los niños: use 17-26,8 mg/kg de EPA y 7,3 -11,5 mg/kg de DHA para disminuir los síntomas. Para prevenir el desarrollo de asma en los niños, durante la etapa final del embarazo, las madres deben ingerir tocoferol más 4 gramos diarios de aceite de pescado que provee 32% de EPA y 23% de DHA.
  • Para prevenir las alergias infantiles. Las madres deben ingerir tocoferol más 4 gramos de aceite de pescado que provee 32% de EPA y 23% de DHA.
  • Para prevenir la dermatitis atópica juvenil: Las madres deben ingerir tocoferol más 4 gramos de aceite de pescado que provee 32% de EPA y 23% de DHA.
  • Para el tratamiento de asma: use 17-26,8 mg/kg de EPA y 7,3 -11,5 mg/kg de DHA.
  • Para prevenir y revertir el endurecimiento de las arterias: 6 gramos al día de aceite de pescado por los primeros 3 meses y de ahí en adelante 3 gramos diarios.
  • Para la artritis reumática: aceites de pescado que proporcionen 3,8 gramos al día de EPA y 2 gramos al día de DHA.
  • Para el trastorno de déficit de atención e hiperactividad (TDAH): se usa un suplemento específico que contiene 400 mg de aceites de pescado y 100 mg de aceite de onagra (Eye q, Novasel) y se toman 6 cápsulas al día.
  • Para la prevención de abortos involuntarios en mujeres con el síndrome de antifosfolípidos y una historia de abortos se usan 5,1 gramos de aceites de pescado con una proporción de 1,5 EPA a 1 de DHA.
  • Para períodos dolorosos: se usa una dosis diaria de 1080 mg de EPA y 720 de DHA.
  • Para el síndrome de Raynaud: se usa una dosis diaria de 3,96 gramos de EPA y 2,64 gramos de DHA.
  • Para la pérdida de peso: coma una porción diaria de pescado de 2-7 onzas que contenga aproximadamente 3,65 gramos de ácidos grasos omega 3 (0,66 gramos de EPA y 0,60 gramos de DHA).
  • Para frenar la pérdida de peso en pacientes con cáncer: use 7,5 gramos/día de aceites de pescado que proporcionen 4,7 gramos de EPA y 2,8 gramos de DHA.
  • Para mejorar los trastornos de movilidad en niños con dispraxia (mala coordinación): use aceites de pescado que proporcionen 480 mg de DHA y combine con 35 mg de ácido araquidónico, 96 mg de ácido gama-alfa linoleico de aceite de onagra, 24 mg de aceite de tomillo y 80 mg de vitamina E (Efalex).
  • Para el trastorno de desarrollo de coordinación en niños: se usan aceites de pescado que proporcionen 558 mg de EPA y 174 mg de DHA y se toma en 3 dosis separadas.
  • Para la depresión junto con medicamentos antidepresivos convencionales: use 9,6 gramos al día de aceites de pescado.
  • Para prevenir que se desarrolle psicosis severa en las personas que tienen síntomas leves: Se usa 1,2 gramos/día de aceite de pescado.
  • Para mantener las venas abiertas después de la cirugía de bypass de las arterias coronarias: se usan 4 gramos al día de aceites de pescado que contienen 2,04 gramos de EPA y 1,3 gramos de DHA.
  • Para prevenir el colapso de las arterias abiertas por medio de la terapia de”globo” (PCTA): se usan 6 gramos al día de aceites de pescado. Se empieza un mes antes del PTCA; se continúa por un mes más después del PTCA y luego se usan 3 gramos de aceite de pescado por otros seis meses.
  • Para reducir y prevenir el alza continua de la presión arterial y para conservar la función renal después del trasplante de corazón: se usan 4 gramos al día de aceites de pescado (46,5% de EPA y 37,8% de DHA).
  • Para prevenir la coagulación después de la colocación de un tubo para la diálisis: se usan 6 gramos al día de aceites de pescado.
  • Para preservar la función renal en pacientes con nefropatía IgA, se han usado 4,8 gramos al día de aceite de pescado.
  • Para la combinación de triglicéridos altos y colesterol alto`: Para bajar el colesterol, el LDL, los triglicéridos y la proporción entre el colesterol total y el HDL y la proporción entre el LDL y el HDL se han usado aceites de pescado que proporcionen 1800-2160 mg de EPA y 1200-1440 mg de DHA combinados con 900-1200 mg al día de ajo en polvo.
  • Para la intolerancia a los salicilatos: 10 gramos diarios de aceite de pescado.

Acides Gras Oméga-3, Acides Gras Oméga 3, Acides Gras Oméga 3 Sous Forme Ester Éthylique, Acides Gras N-3, Acides Gras Polyinsaturés N-3, Acides Gras W3, ACPI, Cod Liver Oil, EPA/DHA Ethyl Ester, Ester Éthylique de l’AEP/ADH, Fish Body Oil, Herring Oil, Huile de Foie de Morue, Huile de Hareng, Huile de Menhaden, Huile de Poisson, Huile de Saumon, Huile de Thon, Huile Lipidique Marine, Huile Marine, Huiles Marines, Lipides Marins, Marine Lipid Concentrate, Marine Fish Oil, Marine Lipid Oil, Marine Lipids, Marine Oil, Marine Oils, Marine Triglyceride, Menhaden Oil, N-3 Fatty Acids, N3-polyunsaturated Fatty Acids, Omega 3, Oméga 3, Omega-3, Oméga-3, Omega-3 Fatty Acid Ethyl Ester, Omega-3 Fatty Acids, Omega 3 Fatty Acids, Omega-3 Marine Triglycerides, PUFA, Salmon Oil, Triglycérides Marins, Tuna Fish Oil, Tuna Oil, W-3 Fatty Acids.