Vitamina A

Print

¿Qué es?

La vitamina A es una vitamina soluble en grasa. Se puede encontrar en muchas frutas y verduras, en los huevos, la leche entera, la mantequilla, la margarina enriquecida, la carne y en pescados aceitosos de agua salada. También se puede sintetizar en el laboratorio. Los carotenoides son un grupo de químicos amarillos o anaranjados presentes en las plantas. Algunos de estos pueden convertirse en vitamina A para el cuerpo.

La vitamina A se usa más comúnmente para tratar la carencia de vitamina A.

La vitamina A se usa también para reducir las complicaciones causadas por enfermedades como paludismo, VIH/SIDA, sarampión, para estimular la fertilidad, para tratar diarrea, visión, desarrollo del niño, afecciones de la piel, infecciones y muchas otras condiciones; aunque no existe buena evidencia científica para apoyar estos usos.

¿Es Eficaz?

Natural Medicines (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

 

Eficaz para…

  •   Carencia de vitamina A. La ingesta de vitamina A es eficaz para prevenir y tratar los síntomas de carencia de vitamina A. La carencia de vitamina A puede ocurrir en las personas con deficiencia de proteínas, con diabetes, con la tiroides hiperactiva, con fiebre, con enfermedad hepática, con fibrosis quística o con una enfermedad hereditaria llamada abetalipoproteinemia.

Posiblemente Eficaz para…

  •   Envejecimiento de la piel. La mayoría de la investigación muestra que la aplicación de vitamina A (retinol) en la piel mejora su color y elasticidad, y disminuye las arrugas en las personas con envejecimiento de la piel. No está claro si el retinol de venta libre, como la tretinoína (Renova), funciona tan bien como los productos recetados aprobados por la FDA de los Estados Unidos.
  •   Sarampión. La ingesta de vitamina A junto con medicinas convencionales parece disminuir el riesgo de muerte por diarrea en niños con VIH positivo y carencia de vitamina A.
  •   Capacidad de ver en condiciones de poca luz. La ingesta de vitamina A durante el embarazo parece disminuir la ceguera nocturna en un 37 % de las mujeres desnutridas. La vitamina A podría funcionar tratar mejor esta condición cuando se ingiere con cinc.
  •   Manchas blancas dentro de la boca causadas generalmente por el tabaquismo (leucoplasia oral). La investigación muestra que la ingesta de vitamina A puede ayudar a tratar lesiones precancerosas en la boca.
  •   Muerte por cualquier causa. La mayoría de los especialistas concuerdan en que las altas dosis de suplementos de vitamina A reduce el riesgo de muerte en niños de 6-59 meses en riesgo de carencia de vitamina A. La ingesta de vitamina A no parece reducir el riesgo de muerte en adultos sanos.
  •   Complicaciones después del parto. La ingesta de vitamina A antes, durante y después del parto disminuye la diarrea posparto en mujeres desnutridas.
  •   Una condición hereditaria en los ojos que causa mala visión nocturna y pérdida de la visión lateral (retinitis pigmentosa). La investigación sugiere que la ingesta de vitamina A puede disminuir el avance de una enfermedad ocular que causa daño a la retina.
  •   Un tipo de enfermedad intestinal inflamatoria (colitis ulcerosa). Cierta investigación muestra que la ingesta diaria de vitamina A durante 2 meses puede disminuir los síntomas y ayudar a sanar los intestinos en los adultos con colitis ulcerosa.
  •   Arrugas en la piel por lesión por el sol. La mayoría de la investigación muestra que la aplicación en la piel de sérum de vitamina A (retinol) de venta libre mejora la suavidad de la piel y disminuye las arrugas en las mujeres con la piel dañada por el sol. La investigación preliminar sugiere que podría funcionar tan bien como los productos recetados aprobados por la FDA para tratar las arrugas de la piel, como la tretinoína (Renova).

Posiblemente Ineficaz para…

  •   Propensión a las alergias y reacciones alérgicas (atopia). La administración de una única dosis de vitamina A en bebés no parece prevenir la atopía.
  •   Una enfermedad pulmonar en recién nacidos (displasia broncopulmonar). La investigación muestra que la inyección de vitamina no reduce el riesgo de problemas respiratorios en bebés con bajo peso al nacer.
  •   Muerte del feto y nacimiento prematuro. La ingesta de suplementos de vitamina A antes, durante y después del embarazo no parece prevenir la muerte infantil durante el primer año de vida. Además, la administración de suplementos de vitamina A a bebés no parece prevenir la muerte.
  •   Infección de los intestinos por parásitos. La administración de una dosis de vitamina en niños que toman medicamentos para tratar los parásitos intestinales no parece prevenir una nueva infección, en comparación con la ingesta de medicina solamente.
  •   l tipo más grave de cáncer de piel (melanoma). La investigación muestra que la ingesta de vitamina A no aumenta la supervivencia sin enfermedad en personas con melanoma.
  •   Aborto espontáneo. Las mujeres que ingieren vitamina A, sola o en combinación con otras vitaminas antes o durante el embarazo temprano, no parece muestra un menor riesgo de aborto espontáneo o parto de feto muerto.
  •   Tuberculosis. Los niveles de vitamina A son comunes en personas con tuberculosis. Sin embargo, la ingesta de vitamina A no parece mejorar los síntomas o disminuir el riesgo de muerte en personas con tuberculosis.

Probablemente Ineficaz para…

  •   Cáncer de cabeza y cuello. La ingesta de vitamina A no reduce el riesgo de desarrollar nuevos tumores o mejorar la supervivencia en personas con cáncer de cabeza y cuello.
  •   Trasmisión de VIH. La ingesta de vitamina A no disminuye el riesgo de trasmitir VIH al feto durante el embarazo a los recién nacidos durante el parto, o a los bebés durante la lactancia. De hecho, la investigación preliminar muestra que las mujeres VIH positivo que ingieren suplementos de vitamina A durante el embarazo podrían tener un mayor riesgo de trasmitir VIH a los bebés a través de la leche materna.
  •   Infección de las vías respiratorias inferiores. La ingesta de vitamina A no previene o reduce los síntomas de infección de las vías respiratorias inferiores en niños. De hecho, la vitamina A está vinculada con un leve aumento del riesgo de sufrir infecciones de las vías respiratorias en niños.
  •   Neumonía. La ingesta de vitamina A no previene o reduce los efectos secundarios gastrointestinales de la quimioterapia en niños.

Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación para…

  •   Acné. Existe ciertos productos de vitamina A recetados aprobados por la FDA de Estados Unidos para el tratamiento del acné, incluido el tazaroteno (Tazorac) y adapaleno (Differin). Aunque estos productos no son los mismos que los productos de vitamina A de venta libre. No está claro si los productos de vitamina A de venta libre, como el retinol, pueden ayudar a tratar el acné.
  •   Bajos niveles de glóbulos rojos sanos (anemia) por carencia de hierro. La ingesta de vitamina A podría ayudar a mejorar los niveles de proteína que almacenan hierro. Esto podría aumentar el riesgo de anemia en niños y embarazadas. Sin embargo, en los países en desarrollo en donde es común la anemia, la ingesta de vitamina A (retinol) con hierro y ácido fólico no parece mejorar la anemia en las embarazadas en comparación con la ingesta de hierro y ácido fólico solos.
  •   Autismo. Los niños con autismo a menudo tienen niveles bajos de vitamina, lo que está vinculado con los síntomas de autismo. La investigación preliminar muestra que la ingesta de vitamina A reduce levemente ciertos síntomas del autismo en los niños.
  •   Cáncer de mama. Las mujeres premenopáusicas con antecedentes de cáncer de mama que consumen altos niveles de vitamina A en la dieta tienen menos riesgo de tener cáncer de mama. Se desconoce si la ingesta de suplementos de vitamina A ofrece el mismo beneficio.
  •   Cataratas. Las personas que consumen altos niveles de vitamina A en la dieta parecen tener un menor riesgo de tener cataratas.
  •   Cáncer de cuello de útero. La investigación muestra que un aumento de los niveles de vitamina A en la sangre o una mayor ingesta de vitamina A están asociados con un menor riesgo de desarrollar cáncer de cuello uterino. Sin embargo, esto solo parece presentarse cuando se consideran ambas formas de vitamina A, retinol y carotenos. La ingesta de retinol solamente no está vinculada con una disminución del riesgo de sufrir cáncer de cuello uterino.
  •   Diarrea causada por medicamentos contra el cáncer. La ingesta de vitamina A no parece prevenir la diarrea o el dolor en la boca causados por la quimioterapia.
  •   Desarrollo del niño. La ingesta de vitamina A no parece mejorar el crecimiento en niños bien nutridos. Sin embargo, la ingesta de vitamina A podría mejorar el crecimiento en niños con carencia de vitamina A.
  •   Daño rectal causado con la radioterapia. La investigación preliminar muestra que la ingesta de vitamina A (palmitato de retinol) puede reducir los síntomas rectales causados por la radioterapia pélvica.
  •   Crecimientos no cancerosos en el intestino grueso y el recto (adenomas colorrectales). La ingesta de un suplemento combinado que contiene selenio, cinc, vitamina A, vitamina C y vitamina E, podría reducir la recurrencia de los pólipos precancerosas en el intestino grueso.
  •   Una enfermedad pulmonar que dificulta la respiración (enfermedad pulmonar obstructiva crónica; EPOC). La investigación preliminar ha descubierto que la ingesta de cantidades recomendadas de vitamina A está vinculada con una menor probabilidad de tener enfisema, un tipo de EPOC.
  •   Cáncer colorrectal. La ingesta de vitamina A sola o junto con betacaroteno no parece prevenir el cáncer colorrectal.
  •   Cirugía para mejorar la irrigación sanguínea al corazón (cirugía de derivación aortocoronaria; CDAC). La investigación preliminar muestra que la ingesta de vitamina A podría disminuir el tiempo necesario de permanencia en la unidad de cuidados intensivos durante este tipo de cirugía. También podría reducir el tiempo de permanencia en el hospital después de una cirugía.
  •   Cáncer de esófago. La ingesta elevada de vitamina A y los betacarotenos está vinculada con una disminución del riesgo de cáncer de esófago. Sin embargo, la ingesta de vitamina A en combinación con beta-caroteno parece prevenir el cáncer de esófago.
  •   Cáncer de estómago. La ingesta de vitamina A sola o con betacaroteno parece prevenir el cáncer de estómago.
  •   Verrugas genitales. No está claro si los productos de vitamina A de venta libre, como el retinol, pueden ayudar a tratar esta condición.
  •   VIH/SIDA. La ingesta de vitamina A durante el embarazo no parece reducir el riesgo de muerte para la madre o el niño. Además, el suplemento de vitamina A durante el embarazo no parece prevenir el progreso de VIH en mujeres con VIH y bajos niveles de vitamina A. No obstante, la concientización de vitamina A a bebés y niños VIH positivos podría disminuir el riesgo de muerte por VIH.
  •   Diarrea en personas con VIH/SIDA. La ingesta de vitamina A podría disminuir el riesgo de muerte por diarrea en niños con carencia de vitamina A, con o sin VIH. Sin embargo, existen ciertos resultados contradictorios.
  •   Desarrollo infantil. La administración de vitamina A como inyección a bebés con muy bajo peso al nacer parece disminuir el riesgo de enfermedad crónica en aproximadamente un 13%. La administración de vitamina A como inyección podría también mejorar el desarrollo cerebral durante un año en ciertos bebés con muy bajo peso al nacer. Pero parece funcionar solo en babés muy pequeños que también reciben óxido nítrico.
  •   Fatiga en personas con esclerosis múltiple (EM). La investigación preliminar muestra que la ingesta de vitamina A durante 1 año disminuye la fatiga (cansancio) en pacientes con esclerosis múltiple remitente-recurrente.
  •   Cáncer de los glóbulos blancos (leucemia). La investigación preliminar muestra que la ingesta de vitamina A junto con antineoplásicos no mejora la supervivencia en personas con esta condición, en comparación con la ingesta de los antineoplásicos. De hecho, la ingesta de vitamina A junto con este medicamento podría aumentar el riesgo de toxicidad.
  •   Cáncer de hígado. La mayoría de la investigación sugiere que la ingesta de vitamina A no aumenta la supervivencia en personas con cáncer de pulmón.
  •   Cáncer de pulmón. La mayoría de la investigación sugiere que la ingesta de vitamina A no aumenta la supervivencia en personas con cáncer de pulmón. Además, la ingesta de vitamina A con betacaroteno parece mejorar el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón en fumadores y personas expuestas al amianto. No obstante, no está claro si el beneficio se debe al betacaroteno. Es posible que es aumento del riesgo esté vinculado con el uso de betacaroteno, pero no con la vitamina A.
  •   Paludismo. La ingesta de vitamina A parece disminuir los síntomas del paludismo en niños menores a 3 años que viven en áreas donde es común el paludismo. Pero la ingesta de vitamina A no parece mejorar los síntomas o prevenir la muerte causada por una forma grave de paludismo que afecta la función cerebral.
  •   Un cáncer que comienza en los glóbulos blancos (linfoma no-Hodgkin). Las personas que consumen grandes cantidades de vitamina A en la dieta parecen presentar un riesgo levemente menor de linfoma Hodgkin.
  •   Cáncer de piel no melanoma. La investigación preliminar ha descubierto que el consumo de más vitamina A en la dieta está vinculado con un menor riesgo de tener cáncer de piel no melanoma.
  •   Cáncer de ovario. La investigación preliminar ha descubierto que la ingesta de vitamina A está vinculada con una disminución del riesgo de tener cáncer de ovario.
  •   Cáncer de páncreas. La ingesta de vitamina A sola o junto con betacaroteno no parece prevenir el cáncer de páncreas.
  •   Enfermedad de Parkinson. La investigación preliminar sugiere que los niveles de vitamina A en la sangre o la ingesta dietaria de vitamina A no están asociados con el riesgo de enfermedad de Parkinson.
  •   Recuperación de cirugía por láser (queratectomía fotoreactiva). La ingesta de vitamina A sola o junto con vitamina E parece mejorar la cicatrización después de la cirugía por láser.
  •   Cáncer de próstata. La ingesta de vitamina A de la dieta no parece estar vinculada con un menor riesgo de contraer cáncer de próstata.
  •   Descamación y picazón de la piel (psoriasis). El tazaroteno (Tazorac) es una vitamina A de venta exclusiva con receta aprobada por la FDA de Estados Unidos para esta condición. Aunque estos productos no son los mismos que los productos de vitamina A de venta libre. No está claro si los productos de vitamina A de venta libre, como el retinol, pueden ayudar a tratar esta condición.
  •   Inflamación y daño del recto por radioterapia. La investigación preliminar muestra que la ingesta de vitamina A (palmitato de retinol) puede reducir los síntomas rectales causados por la radioterapia pélvica.
  •   Enfermedad en la vista en los recién nacidos que puede causar la ceguera (retinopatía del prematuro). La investigación preliminar muestra que la administración de vitamina A en los bebés prematuros disminuye el riesgo de retinopatía del prematuro.
  •   Infecciones de los riñones, la vejiga o la uretra (infecciones de las vías urinarias; IVU). La investigación preliminar muestra que la ingesta diaria de vitamina A durante 10 días junto con antibióticos puede ayudar a las niñas de 2-12 años, que han tenido una infección renal, a recuperarse más rápidamente.
  •   Verrugas. No está claro si los productos de vitamina A de venta libre, como el retinol, pueden ayudar a combatir las verrugas.
  •   Una enfermedad ocular que causa pérdida de visión en los ancianos (degeneración macular por la edad; DME).
  •   Enfermedad hepática en personas que beben alcohol.
  •   Un grupo de trastornos oculares que pueden causar pérdida de la visión (glaucoma).
  •   Mejoría de la función inmunitaria.
  •   Prevención y aceleración de la recuperación por infecciones.
  •   Mejoría de la vision.
  •   Artrosis.
  •   Cicatrización de las heridas.
  •   Otras condiciones.

Se necesita más evidencia para evaluar la eficacia de la vitamina A para estos usos.

¿Cómo funciona?

La vitamina A es necesaria para el desarrollo y funcionamiento normal de los ojos, piel, sistema inmunológico y muchas otras partes de nuestro cuerpo.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?

Ingerido por boca: La vitamina A es PROBABLEMENTE SEGURA para la mayoría de las personas en cantidades menores de 10,000 unidades (3,000 mcg) por día. Recuerde que la vitamina A está disponible en 2 formas diferentes: vitamina A preformada y provitamina A. La dosis máxima diaria de 10,000 unidades por día corresponde solo a la vitamina A. Ciertos suplementos contienen vitamina A en ambas formas. En el caso de los suplementos, la cantidad de vitamina A preformada debería usarse para determinar si la cantidad de vitamina A es segura. En ciertos casos, el suplemento de vitamina A en cantidades mayores a las 10,000 unidades podría ser aún segura si la porción de vitamina A es en la forma de provitamina A. Por ejemplo, un suplemento que contiene 23,000 unidades de vitamina A, de las cuales 60 % es la forma de provitamina A, podría aún resultar seguro. Esto se debe a que solo el 40 % del contenido de vitamina A, o 9,200 unidades, corresponde a la vitamina A preformada.

La vitamina A NO ES POSIBLEMENTE SEGURA en dosis mayores a 10,000 unidades (3,000 mcg) por día. Cierta investigación sugiere que dosis más altas podrían aumentar el riesgo de osteoporosis y fractura de cadera, especialmente en la gente de más edad. Los adultos que consumen productos lácteos bajos en grasas, que están enriquecidos con vitamina A, y que además comen una gran cantidad de frutas y verduras por lo general no necesitan suplementos de vitamina A o multivitaminas que contengan vitamina A.

El uso a largo plazo de grandes cantidades de vitamina A podría causar serios efectos secundarios incluyendo fatiga, irritabilidad, cambios mentales, anorexia, malestar estomacal, náuseas, vómitos, fiebre leve, transpiración excesiva y muchos otros efectos secundarios. En las mujeres que ya han pasado la menopausia, el tomar mucha vitamina A puede aumentar el riesgo de osteoporosis y fractura de cadera.

Existe también una creciente preocupación de que el tomar altas dosis de suplementos antioxidantes como la vitamina A podría hacer más mal que bien. Algunas investigaciones muestran que el tomar altas dosis de suplementos de vitamina A podría aumentar las probabilidades de muerte en general y posiblemente producir otros efectos secundarios graves.

Aplicado en la piel: La vitamina A ES POSIBLEMENTE SEGURA cuando se aplica en la piel por corto plazo. Se ha usado el suero de retinol 0,5 % todos los días durante 12 semanas sin efectos secundarios graves.

Administrada como inyección: La vitamina A ES PROBABLEMENTE SEGURA cuando se coloca en el músculo en cantidades menores a 10,000 unidades (3,000 mcg) por día.

Advertencias y precauciones especiales:

Embarazo y lactancia: La vitamina A PROBABLEMENTE ES SEGURA para las mujeres embarazadas o lactantes cuando la toman en las cantidades recomendadas menores de 10.000 unidades (3,000 mcg) por día de vitamina A preformada. Cantidades más altas POSIBLEMENTE NO SON SEGURAS. La vitamina A puede causar defectos de nacimiento. Para las mujeres embarazadas es muy importante controlar la ingesta de vitamina A, de todas las fuentes, en los primeros tres meses del embarazo. La vitamina A se encuentra en muchos alimentos, incluyendo los productos de origen animal, principalmente el hígado, en algunos cereales enriquecidos y en suplementos dietéticos.

Niños: La vitamina A ES PROBABLEMENTE SEGURA en los niños cuando se la ingiere en las dosis recomendadas. Las cantidades máximas de vitamina A preformada seguras para los niños varían según la edad:

  • Menos de 2000 unidades (600 mcg)/día para los niños de hasta de 3 años de edad.
  • Menos de 3000 unidades (900 mcg)/día para los niños de 4 a 8 años de edad.
  • Menos de 5667 unidades (1700 mcg)/día para los niños de 4 a 13 años de edad.
  • Menos de 9333 unidades (2800 mcg)/día para los niños de 4 a 18 años de edad.

La vitamina A NO ES POSIBLEMENTE SEGURA en los niños cuando se lo ingiere en altas dosis. Cuando las cantidades exceden a aquellas recomendadas, los efectos secundarios pueden incluir irritabilidad, somnolencia, vómitos, diarrea, pérdida del conocimiento, cefalea, problemas de visión, descamación de la piel, mayor riesgo de sufrir neumonía y diarrea, entre otros problemas.

Uso excesivo de alcohol: El tomar alcohol puede potencialmente aumentar los efectos dañinos de la vitamina A en el hígado.

Trastornos en los que el cuerpo no absorbe lípidos de manera apropiada : Personas con condiciones que afectan la absorción de lípidos, como enfermedad celíaca, síndrome del intestino corto, ictericia, fibrosis quística, enfermedad del páncreas, cirrosis hepática no pueden absorben vitamina A de manera apropiada. Para mejorar la absorción de vitamina A, estas personas deberían consumir preparados de vitamina A solubles en agua.

Carencia de hierro: La carencia de hierro podría afectar la capacidad que tiene el cuerpo para descomponer y usar la vitamina A.

Enfermedad hepática. El consumo de grandes cantidades de vitamina puede empeorar la enfermedad del hígado.

Desnutrición: En personas con desnutricion proteica severa, la ingesta de vitamina A podría derivar en una acumulación de vitamina A en el cuerpo.

Carencia de cinc: La carencia de cinc podría causar la aparición de síntomas de carencia de vitamina A. Podría ser necesario ingerir una combinación de vitamina A y suplementos de cinc para mejorar esta condición.

¿Hay alguna interacción con medicamentos?
Antibióticos (Antiobióticos de tetraciclinas)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

La vitamina A puede interactuar con algunos antibióticos. El tomar grandes cantidades de vitamina A junto con algunos antibióticos puede aumentar la posibilidad de un efecto secundario grave llamado hipertensión intracraneal. Sin embargo, al parecer, si se toman dosis normales de vitamina A junto con tetraciclinas no producen este problema. No tome grandes cantidades de vitamina A si está tomando antibióticos.

Algunos de estos antibióticos incluyen demeclociclina (Declomycin), Minociclina (Minocin) y tetraciclina (Achromycin).

 

Medicamentos para problemas de la piel (Retinoides)

Grado de interacción = Serio No tome esta combinación

Algunos medicamentos que se usan para las enfermedades de la piel tienen efectos como los de la vitamina A. El tomar píldoras de vitamina A y estos medicamentos para las enfermedades de la piel podría producir muchos efectos y efectos secundarios comos los de la vitamina A.

 

Medicamentos que pueden dañar el hígado (Medicamentos hepatotóxicos)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

El tomar grandes cantidades de vitamina A podría dañar el hígado. El tomar grandes cantidades de vitamina A junto con medicamentos que también podrían dañar el hígado puede aumentar el riesgo de producir daño hepático. No tome grandes cantidades de vitamina A si está tomando un medicamento que puede hacer daño al hígado.

Algunos medicamentos que pueden dañar el hígado incluyen acetaminofen (Tylenol y otros), amiodarona (Cordarone), carbamazepina (Tegretol), isoniazida (INH), metotrexato (Rheumatrex), metildopa (Aldomet), fluconazol (Diflucan), itraconazol (Sporanox), eritromicina (Erythrocin, Ilosone, otras), fenitoina (Dilantin), lovastatin (Mevacor), pravastatin (Pravachol), simvastatin (Zocor) y muchos otros.

 

Warfarina (Coumadin)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

La warfarina (Coumadin) se usa para retardar la coagulación sanguínea.Grandes cantidades de vitamina A pueden también retardar la coagulación sanguínea El tomar vitamina A junto con warfarina (Coumadin) podría aumentar las posibilidades de formación de hematomas y de pérdida de sangre. Asegúrese de controlar su sangre periodicamente. Su dosis de warfarina (Coumadin) podría necesitar ser cambiada.

¿Hay alguna interacción con hierbas y suplementos?
Hierro

Los glóbulos rojos necesitan hierro para hacer la hemoglobina, la sustancia química que transporta el oxígeno a través del cuerpo. El tomar vitamina A parece aumentar los niveles de hemoglobina en las personas que tienen niveles bajos de hierro y de vitamina A.

¿Hay alguna interacción con alimentos?
Grasas y alimentos que contienen grasa

El comer comidas ricas en grasas ayuda al cuerpo a absorber la vitamina A.

¿Por qué otros nombres se conoce el producto?

3-Dehydroretinol, 3-Déhydrorétinol, Acétate de Rétinol, Antixerophthalmic Vitamin, Axerophtholum, Dehydroretinol, Déhydrorétinol, Fat-Soluble Vitamin, Oleovitamin A, Palmitate de Rétinol, Retinoid, Retinoids, Rétinoïdes, Retinol, Rétinol, Retinol Acetate, Retinol Palmitate, Retinyl Acetate, Rétinyl Acétate, Retinyl Palmitate, Rétinyl Palmitate, Vitamin A Acetate, Vitamin A Palmitate, Vitamin A1, Vitamin A2, Vitamina A, Vitamine A, Vitamine A1, Vitamine A2, Vitamine Liposoluble, Vitaminum A.

Natural Medicines no asume ninguna responsabilidad por posibles problemas médicos que puedan ocurrir como consecuencia del uso de cualquier producto médico. Se ha hecho todo lo posible para asegurarse de que al momento de su publicación, esta guía contenga la información correcta. Se advierte a los consumidores y profesionales médicos que consultan esta guía, que cualquier decisión ya sea médica o relacionada con el uso de algún producto es responsabilidad exclusiva del consumidor y/o del profesional de la salud. Un Contrato Legal de Licencia establece limitaciones para la descarga, almacenamiento y reproducción del contenido de esta Base de Datos. Excepto por las posibles excepciones estipuladas en su Contrato de Licencia, no se permite la reproducción de esta monografía o de cualquier contenido de esta Base de Datos sin el permiso por escrito del editor. Es ilegal descargar, almacenar o distribuir el contenido de este sitio.

Para obtener la información completa de esta y todos los medicamentos naturales, los profesionales de la salud deben consultar la Versión Profesional de Natural Medicines, la que tiene todas las referencias y es actualizada a diario

© Copyright 1995-2021. Centro de Investigación terapéutica, editores de Natural MedicinesCarta del profesional de la salud y Carta del farmacéutico. Todos los derechos reservados.