Vitamina E

Print

¿Qué es?

La vitamina E se disuelve en las grasas. Se encuentra presente en muchos alimentos incluyendo los aceites vegetales, los cereales, la carne, las aves de corral, los huevos, la fruta, las verduras, y el aceite de germen de trigo. También está disponible como suplemento.

La vitamina E se usa para el tratamiento de la deficiencia de vitamina E, que es poco común, pero puede ocurrir en personas con ciertos trastornos genéticos y en infantes prematuros de muy bajo peso. La vitamina E también se usa para tratar muchas otras condiciones, aunque no existe buena evidencia científica para apoyar estos usos.

La Asociación Americana del Corazón recomienda obtener los antioxidantes, incluyendo la vitamina E, comiendo una dieta bien balanceada, rica en frutas, verduras y granos enteros y no a través de suplementos mientras no se tenga más información acerca de los riesgos y beneficios de los suplementos.

Un tipo de vitamina E llamada acetato de vitamina E es un ingrediente en ciertos productos de vapeo. El uso de productos de vapeo que contienen acetato de vitamina E han sido vinculados con una seria lesión pulmonar.

¿Es Eficaz?

Natural Medicines (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

Natural Medicines Comprehensive Database (La Base Exhaustiva de Datos de Medicamentos Naturales) clasifica la eficacia, basada en evidencia científica, de acuerdo a la siguiente escala: Eficaz, Probablemente Eficaz, Posiblemente Eficaz, Posiblemente Ineficaz, Probablemente Ineficaz, Ineficaz, e Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación.

La clasificación de la eficacia para este producto es la siguiente:

 

Eficaz para…

  •   Una condición hereditaria que afecta el control motriz (ataxia con carencia de vitamina E o AVED). El trastorno motriz genético llamado ataxia causa carencia grave de vitamina E. Los suplementos de vitamina E se usan como parte del tratamiento para la ataxia.
  •   Carencia de vitamina E. La ingesta de vitamina E es efectiva para prevenir y tratar la carencia de vitamina E.

Posiblemente Eficaz para…

  •   Enfermedad de Alzheimer. La ingesta de suplementos de vitamina E no parecen prevenir el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, en personas que ya tienen la enfermedad de Alzheimer, la ingesta de vitamina E junto con ciertos medicamentos para tratar esta enfermedad podrían disminuir el empeoramiento de la pérdida de la memoria. La vitamina E podría detener la pérdida de la independencia y la necesidad de la ayuda de un cuidador en personas con enfermedad de Alzheimer de leve a moderada.
  •   Un trastorno de la sangre que reduce los niveles de proteína en la sangre llamado hemoglobina (beta-talasemia). La ingesta de vitamina E parece ser beneficiosa en niños con la condición en la sangre llamada beta-talasemia y carencia de vitamina E.
  •   Dolores menstruales (dismenorrea). La ingesta de vitamina E 2 días antes del sangrado y 3 días después de este parece disminuir el dolor y la pérdida de sangre. La ingesta de vitamina E junto con aceite de pescado brinda aún más alivio del dolor que la ingesta de vitamina E solamente.
  •   Una condición heredada que causa la descomposición de los glóbulos rojos por el estrés (carencia de G6PD). Cierta investigación muestra que la ingesta de la vitamina E, sola o en combinación con selenio, podría ser beneficiosa para las personas con un trastorno heredado llamado carencia de G6PD.
  •   Sangrado dentro del cerebro (hemorragia intracraneal). La ingesta de vitamina E parece ser efectiva en el tratamiento de la hemorragia intracraneal en bebés prematuros.
  •   Sangrado dentro del cerebro o alrededor de las áreas llenas de líquidos (ventrículos), en el cerebro (hemorragia intraventricular). Cierta investigación muestra que la administración de la vitamina E en bebés prematuros puede disminuir el riesgo de tener un sangrado en el cerebro. Aunque la administración de una alta dosis de vitamina E podría aumentar el riesgo de tener una grave infección de la sangre (septicemia) en estos bebés.
  •   Condiciones en un hombre que impiden que una mujer se embarace dentro del año del intento de concepción (infertilidad masculina). La ingesta de vitamina E parece tasas de embarazo en los hombres con problemas de fertilidad. Aunque la ingesta de altas dosis de vitamina E junto con vitamina C no parece brindar los mismos beneficios.
  •   Menor beneficio de la terapia con nitrato que ayuda cuando los nitratos se usan todo el día (tolerancia al nitrato). Existe cierta evidencia de la ingesta de vitamina E por día puede ayudar a prevenir la tolerancia al nitrato.
  •   Hinchazón (inflamación) y acumulación de grasas en personas que beben poco o nada de alcohol (esteatohepatitis no alcohólica, EHNA). La ingesta de vitamina E parece mejorar la inflamación y los marcadores hepáticos de esta forma de enfermedad hepática en adultos y niños.
  •   Síndrome premenstrual (SPM). El tomar vitamina E por vía oral parece disminuir la ansiedad, los antojos y la depresión en algunas mujeres con SPM.
  •   Un trastorno del movimiento a menudo causado por los antipsicóticos (discinesia tardía). La ingesta de vitamina E parece mejorar los síntomas asociados con el trastorno motriz llamado discinesia tardía. Sin embargo, otra investigación sugiere que no mejora los síntomas, pero que podría prevenir el empeoramiento de los síntomas.

Posiblemente Ineficaz para…

  •   Una enfermedad ocular que causa pérdida de visión en los ancianos (degeneración macular por la edad; DME). La mayoría de la investigación sugiere que la ingesta de vitamina E, sola o en combinación con otros antioxidantes, no es efectiva para prevenir o tratar la pérdida de visión relacionada con la edad.
  •   Enfermedad de Lou Gehrid (esclerosis lateral amiotrófica, ELA). La investigación sugiere que la ingesta de vitamina E (alfa-tocoferol) en combinación con medicamentos convencionales no afecta la función ni aumenta las tasas de supervivencia en comparación con la medicación convencional sola en personas con la enfermedad de Lou Gehrig.
  •   Dolor de pecho (angina). La ingesta de vitamina E podría tener el mismo efecto sobre el funcionamiento de los vasos sanguíneos, pero no parece disminuir el dolor de pecho.
  •   Endurecimiento de las arterias (ateroesclerosis). La ingesta de vitamina E (RRR-alfa-tocoferol) no parece prevenir el progreso de la ateroesclerosis. Sin embargo, existe cierta evidencia preliminar de que la ingesta de vitamina C podría ayudar a prevenir el avance de la ateroesclerosis en hombres.
  •   Eccema (dermatitis atópica). La investigación sugiere que la ingesta de vitamina E, sola o en combinación con selenio, no mejora los síntomas del eccema.
  •   Sofocos relacionados con cáncer de mama. La ingesta de vitamina E no parece atenuar los sofocos en mujeres que han tenido cáncer de mama.
  •   Una enfermedad pulmonar que afecta a los bebés recién nacidos (displasia broncopulmonar). La ingesta de vitamina E no parece reducir el riesgo que tienen los bebés recién nacidos de tener un trastorno pulmonar llamado displasia broncopulmonar.
  •   Cáncer. La ingesta de una combinación de vitamina E, vitamina C, betacaroteno, selenio y cinc no parece disminuir el riesgo general de sufrir cáncer. Sin embargo, podría disminuir el riesgo de cáncer en hombres, aunque la evidencia es contradictoria.
  •   Cataratas. La mayoría de la investigación muestra que la ingesta de vitamina E no previene las cataratas.
  •   Daño nervioso en las manos y los pies causado por el tratamiento con antineoplásicos. La investigación muestra que la ingesta de vitamina E antes y después del tratamiento con ciertos antineoplásicos no disminuye el riesgo de lesión nerviosa.
  •   Cáncer colorrectal. La mayoría de la evidencia sugiere que la ingesta de vitamina E no previene la aparición de cáncer colorrectal o el desarrollo de tumores colorrectales no cancerosos considerados precursores del cáncer de colon.
  •   Insuficiencia cardíaca y acumulación de líquidos en el cuerpo (insuficiencia cardíaca congestiva; ICC). La ingesta de vitamina E durante 12 meses no parece mejorar la función cardíaca en personas con ICC ni disminuye la probabilidad de tener ICC.
  •   Cáncer de cabeza y cuello. La ingesta diaria de vitamina E (todo-alfa-tocoferol) durante la radioterapia y durante 3 años después de finalizar el tratamiento no parece disminuir el riesgo de recurrencia de cáncer de cabeza y cuello. Existe cierta inquietud de que la ingesta de vitamina E podría de hecho aumentar el riesgo de recurrencia de la formación de tumores. Las personas con cáncer de cabeza y cuello deberían evitar el consumo diario de suplementos de vitamina E en dosis mayores a 400 UI por día.
  •   Presión arterial alta. La ingesta de vitamina E no parece disminuir la presión arterial en personas que ya están tomando medicamentos para la presión arterial.
  •   Bebés con un peso al nacer por debajo del percentil 10 por una mala alimentación. Cierta investigación muestra que la ingesta de vitamina E durante todo el embarazo no disminuye el riesgo de tener un bebé con bajo peso al nacer a causa de una mala alimentación durante el embarazo.
  •   Enfermedad hepática. La ingesta de vitamina E no disminuye el riesgo de muerte en personas con enfermedad hepática.
  •   Llagas dentro de la boca generalmente causadas por el cigarrillo (leucoplasia oral). La mayoría de la investigación muestra que la ingesta de vitamina E durante un máximo de 7 años no disminuye el riesgo de formación de lesiones bucales en hombres que fuman.
  •   Artrosis. La ingesta de vitamina E no parece disminuir el dolor o la rigidez en personas con artrosis. La vitamina E no parece prevenir el empeoramiento de esta condición.
  •   Cáncer de páncreas. La ingesta de vitamina E, sola o junto con otros antioxidantes como betacaroteno y vitamina C, no parece disminuir el riesgo de desarrollar cáncer de páncreas.
  •   Un tipo de cáncer de garganta (cáncer de laringe). La ingesta de vitamina E no parece reducir el riesgo de cáncer de faringe o de boca en personas con diabetes.
  •   Una complicación del embarazo caracterizada por presión arterial alta y proteína en la orina (preeclampsia). La mayoría de la evidencia muestra que la ingesta de vitaminas E y C no disminuye el riesgo de tener hipertensión arterial durante el embarazo.
  •   Nacimiento prematuro. La investigación muestra que la ingesta de vitamina E durante el embarazo no disminuye el riesgo de tener un embarazo prematuro.
  •   Cáncer de próstata. La mayoría de la investigación sugiere que la ingesta de suplementos de vitamina E no disminuye el riesgo de desarrollar cáncer de próstata, sino que de hecho podría hasta incrementar el riesgo.
  •   Infección de las vías respiratorias. La ingesta de vitamina E, sola o como multivitamina, no parece ayudar a prevenir el riesgo de tener infecciones de las vías respiratorias. Tampoco parece reducir los síntomas una vez que se manifiesta una infección.
  •   Una condición hereditaria en los ojos que causa mala visión nocturna y pérdida de la visión lateral (retinitis pigmentosa). La ingesta de vitamina E no parece detener la pérdida de visión, sino que, por el contrario, podría incrementarla en personas con una condición llamada retinitis pigmentosa.
  •   Enfermedad en la vista en los recién nacidos que puede causar la ceguera (retinopatía del prematuro). La investigación muestra que la administración de vitamina E en los bebés prematuros no disminuye el riesgo de tener retinopatía. Las altas dosis de vitamina E podría también incrementar el riesgo de tener una infección sanguínea grave (septicemia) en estos bebés.
  •   Cicatrización. La aplicación de vitamina E en la piel no disminuye la cicatrización después de una cirugía.
  •   Nacimiento sin vida. Cierta investigación muestra que la ingesta de vitamina E durante todo el embarazo no disminuye el riesgo de tener un nacimiento sin vida.

Probablemente Ineficaz para…

  •   Patología mamaria benigna: La ingesta de suplementos de vitamina E no ayudan a tratar las afecciones mamarias no cancerosas, también conocidas como enfermedad mamaria benigna.
  •   Cáncer de mama: Aunque los altos niveles de vitamina E en la sangre podrían estar asociados con una disminución del riesgo de sufrir cáncer, una mayor ingesta de vitamina E en la dieta o de suplementos no disminuye el riesgo de desarrollar cáncer de mama.
  •   Cardiopatías: La vitamina E no previene la cardiopatía en personas sanas o en riesgo. Tampoco parece prevenir el ACV o el infarto de miocardio en personas con cardiopatía.
  •   Muerte del feto y nacimiento prematuro: La vitamina E administrada en bebés prematuros no parece disminuir el riesgo de muerte en el bebé.
  •   Cáncer de pulmón: La ingesta de vitamina E sintética durante un máximo de 8 años no disminuye el riesgo de desarrollar cáncer en hombres que fuman. La ingesta de vitamina E sintética durante un máximo de 10 años no previene el riesgo de tener cáncer ni disminuye el riesgo de muerte por cáncer de pulmón.
  •   Muerte por causa desconocida: La investigación sugiere que la ingesta diaria o día de por medio de vitamina E durante al menos 1 años no disminuye el riesgo de muerte por cualquier causa.
  •   Crecimiento y desarrollo en bebés prematuros: La vitamina E no parece prevenir ni tratar la anemia en bebés prematuros,.

Insuficiente Evidencia para Hacer una Determinación para…

  •   Bajos niveles de glóbulos rojos en personas con enfermedad prolongada (anemia de enfermedad crónica). Cierta investigación muestra que la ingesta de vitamina E mejora la respuesta al tratamiento farmacológico para la anemia en los adultos y niños hemodializados.
  •   Asma. No es clara la función de la vitamina E. No es clara la función de la vitamina E. Mientras cierta investigación sugiere que la vitamina E previene el riesgo del asma y mejora la respiración en niños, otra investigación muestra este efecto.
  •   Propensión a las alergias y reacciones alérgicas (enfermedad atópica). La ingesta de suplementos de vitamina E durante el embarazo no parece disminuir la probabilidad de que los bebés tengan eccema, alergia a los alimentos, silbido en el pecho o cualquier enfermedad alérgica durante la vida.
  •   Cáncer de vejiga. Cierta investigación muestra que el consumo de grandes cantidades de vitamina E, al menos durante 10 años, podría disminuir el riesgo de tener cáncer de vejiga. Aunque no está claro qué cantidad de vitamina E podría ser necesaria para disminuir este riesgo. Tampoco está claro si este beneficio deriva de la ingesta de vitamina E en la dieta o de la ingesta de los suplementos de vitamina E.
  •   Quemaduras. La investigación preliminar sugiere que la vitamina E aplicada en la piel podría mejorar la cicatrización de las quemaduras y disminuir la infección.
  •   Infecciones en personas tratadas con antineoplásicos. La investigación sugiere que la ingesta de dosis más altas de vitamina E en la dieta disminuye el riesgo de desarrollar infecciones en niños sometidos a quimioterapia.
  •   Pérdida de la audición causada por el medicamento cisplatina. La investigación preliminar muestra que la vitamina E parece reducir la pérdida de la audición causada por la cisplatina.
  •   Daño renal por la inyección de tinta en la vena (nefropatía inducida por contraste). No obstante, otra investigación muestra que la ingesta de vitamina E disminuye el riesgo de daño renal por los mismos tintes. No obstante, otra investigación muestra que la ingesta de vitamina E disminuye el riesgo de daño renal por los mismos tintes.
  •   Enfermedades, como la enfermedad de Alzheimer, que interfieren con el pensamiento (demencia). Cierta investigación muestra que la vitamina E inyectada en la vena. no parece disminuir el riesgo de daño renal causado por la tinta inyectada. No obstante, otra investigación muestra que la ingesta de vitamina E disminuye el riesgo de daño renal por los mismos tinta.
  •   Diabetes. Consumir más vitamina E en la dieta está vinculado con un menor riesgo de tener diabetes. Sin embargo, la vitamina E no mejora los niveles de azúcar en la mayoría de las personas que ya tienen diabetes tipo 2. Solo parece disminuir los niveles de azúcar en personas con diabetes tipo 2 que también tienen bajos niveles de vitamina E. Además, la vitamina E podría mejorar el control de los niveles de azúcar en personas con diabetes tipo A.
  •   Daño renal en personas con diabetes (nefropatía diabética). La investigación preliminar muestra que la ingesta de vitamina E podría mejorar levemente la función renal en las personas con esta condición.
  •   Dolor nervioso en personas con diabetes (neuropatía diabética). La investigación preliminar sugiere que la vitamina E podría ayudar a aliviar el dolor nervioso diabético.
  •   Síndrome de Down. La investigación preliminar muestra que la vitamina E no mejora la capacidad mental en personas mayores de 50 años con síndrome de Down.
  •   Cáncer de estómago. La ingesta de vitamina C más betacaroteno o vitamina C no parece prevenir el cáncer de estómago. No obstante, existe cierta evidencia de que el consumo de más vitamina E de la dieta podría disminuir el riesgo del avance del cáncer de estómago.
  •   Cicatrización o endurecimiento de los vasos sanguíneos en los riñones (glomeruloesclerosis). La ingesta de vitamina E podría mejorar la función renal en los niños con esta condición.
  •   Una condición neurológica hereditaria que afecta el movimiento, las emociones y el pensamiento (enfermedad de Huntington). La vitamina E natural (RRR-alfa-tocoferol) puede mejorar los síntomas en personas con la enfermedad de Huntington. Sin embargo, no parece ayudar a las personas en un estadio más avanzado de la enfermedad.
  •   Una afección que conduce levemente a la enfermedad renal (nefropatía por IgA). La evidencia preliminar sugiere que la ingesta de vitamina E puede mejorar la función renal en niños con la enfermedad renal llamada nefropatía por IgA.
  •   Incapacidad para quedar embarazada dentro del año del intento de concepción (infertilidad). La investigación preliminar muestra que la ingesta de vitamina E puede mejorar ciertas mediciones en mujeres que tienen problemas para quedar embarazada a través de la fertilización in vitro (FIV). Aunque no está claro si la vitamina E mejora la probabilidad de tener un embarazo exitoso.
  •   Dolor en las piernas durante el ejercicio físico por mala circulación (claudicación intermitente). La ingesta de todo-rac-alfa-tocoferol (vitamina E sintética) sola o co n betacaroteno no parece mejorar el flujo sanguíneo en las piernas. Sin embargo, cierta investigación sugiere que la ingesta diaria de vitamina E durante 18 meses reduce los síntomas de la claudicación intermitente.
  •   Piojos. La investigación preliminar sugiere que el uso del aerosol de vitamina E (LiceKO) es más efectivo para eliminar los piojos de la cabeza en comparación con el enjuague con permetrina (crema de enjuague Lyclear).
  •   Trasplante hepático. La ingesta de vitamina E (succinato de tocoferil polietilenoglicol) podría disminuir la dosis de inmunosupresores necesarios después de un trasplante de hígado.
  •   El tipo de cáncer de piel más grave (melanoma). Cierta evidencia sugiere que la ingesta diaria de suplementos de vitamina E (RR-alfa-tocoferol) no disminuye el riesgo de tener cáncer de piel.
  •   Síntomas de la menopausia. La evidencia sugiere que la vitamina E podría disminuir los sofocos en las mujeres menopáusicas los sofocos en las mujeres menopáusicas.
  •   Calambres en las piernas durante la noche. No está claro si la vitamina E reduce la lesión hepática por el metotrexato.
  •   Calambres en las piernas durante la noche. La evidencia preliminar sugiere que la vitamina E podría disminuir los calambres en las piernas durante la noche. No obstante, otra investigación sugiere que no presenta este efecto.
  •   Acumulación de grasa en el hígado en personas que beben poco o nada de alcohol (enfermedad hepática grasa no alcohólica, EHGNA). No existe suficiente evidencia para saber si la vitamina E puede ayudar a personas con EHGNA. Cierta investigación preliminar muestra que la vitamina E mejora los marcadores de lesión hepática, reduce la inflamación (hinchazón) y previene la acumulación de grasa en el hígado. No obstante, no parece reducir la formación de tejido cicatricial en el hígado.
  •   Hinchazón (inflamación) y ampollas dentro de la boca (mucositis oral). Ciertos medicamentos usados para tratar el cáncer pueden causar llagas en la boca dolorosas. La investigación preliminar muestra que la aplicación de vitamina E dentro de la boca ayuda a cicatrizar estas llagas y a disminuir el dolor en los niños.
  •   Huesos débiles y frágiles (osteoporosis). La investigación preliminar muestra que el consumo de vitamina E en la dieta conduce a una menor probabilidad de fracturas de caderas y de otros tipos en adultos mayores de 40 años.
  •   Enfermedad de Parkinson. Las personas que consumen más vitamina E en la dieta podrían tener un menor riesgo de sufrir la enfermedad de Parkinson. La ingesta de suplementos que contienen vitamina E no parece beneficiar a las personas ya diagnosticadas con la enfermedad de Parkinson.
  •   Una enfermedad que causa erecciones curvas y dolorosas (enfermedad de Peyronie). La investigación preliminar muestra que agregar vitamina E a un tratamiento regular no disminuye el dolor, pero podría reducir la placa en personas con la enfermedad de Peyronie.
  •   Rendimiento físico en los adultos mayores. La investigación sugiere que el aumento en la ingesta de vitamina E en la dieta está vinculado con un mayor rendimiento físico y más fuerza muscular en las personas mayores.
  •   Rotura del saco amniótico antes del comienzo del trabajo de parto. Cierta investigación muestra que la investigación de vitamina E durante todo el embarazo no disminuye el riesgo de rotura del saco amniótico antes del comienzo del trabajo de parto. No obstante, en las mujeres que tuvieron una rotura del saco amniótico antes del trabajo de parto, la investigación sugiere que la ingesta de vitaminas C y E dilatan el tiempo del parto aproximadamente 5 días.
  •   Cáncer de riñón. Un pequeño estudio sugiere que la ingesta de suplementos de vitamina E está vinculada con un menor riesgo de tener un cierto tipo de cáncer de riñón llamado carcinoma de células renales.
  •   Un trastorno que causa molestia en las piernas y una necesidad irresistible de moverlas (síndrome de las piernas inquietas, SPI). La investigación preliminar muestra que la ingesta de vitamina C y E, de manera separada o juntas, disminuye la gravedad del SPI en personas con hemodiálisis.
  •   Cicatrización del tejido causado por la radioterapia. La ingesta de vitamina E con el medicamento pentoxifilina parece tratar la cicatrización causada por la radiación. Sin embargo, la ingesta de vitamina E sola no parece ser efectiva.
  •   ACV. Existe cierta evidencia de que el todo-rac-alfa-tocoferol (vitamina E sintética) podría ayudar a prevenir el ACV en hombres fumadores con hipertensión arterial y diabetes. Aunque no toda la investigación concuerda y cierta investigación muestra que podría aumentar el riesgo de tener cierto tipo de ACV.
  •   Quemadura por el sol. La ingesta de vitamina E no parece reducir la quemadura solar o la irritación de la piel. Adelgazamiento del tejido vaginal (atrofia vaginal). La evidencia preliminar sugiere que colocar un óvulo de vitamina E en la vagina puede disminuir los síntomas de atrofia muscular en mujeres con cáncer de mama que toman el medicamento tamoxifeno.
  •   Envejecimiento de la piel.
  •   Síndrome de fatiga crónica (SFC).
  •   Depresión.
  •   Resfrío común.
  •   Trastorno de las habilidades motrices caracterizado por el torpor del cuerpo (trastorno de desarrollo de la coordinación o TDC).
  •   Úlceras del pie en personas con diabetes.
  •   Filtración de medicamento intravenoso (IV) de la vena a la piel y al tejido cercanos (petequias).
  •   Trastornos convulsivos (epilepsia).
  •   Un tipo de úlcera en la piel no cancerosa (granuloma anular).
  •   Una infección de las vías digestivas que puede causar úlceras (Helicobacter pylori o H. pylori).
  •   Hinchazón crónica (inflamación) en las vías digestivas (enfermedad intestinal inflamatoria; EII).
  •   Un grupo de trastornos hereditarios que causan debilidad muscular o pérdida de masa muscular (distrofia muscular).
  •   Recuperación de la cirugía por láser (queratectomía fotoreactiva).
  •   Esquizofrenia.
  •   Anemia drepanocítica.
  •   Estrías.
  •   Hinchazón (inflamación) en los ojos (uveítis).
  •   Otras condiciones.

Se necesita más evidencia para aprobar la vitamina E para estos usos.

¿Cómo funciona?

La vitamina E es una vitamina importante para el buen funcionamiento de muchos órganos en el cuerpo. Es también un antioxidante. Eso significa que ayuda a retardar los procesos que dañan las células.

¿Hay preocupación por la seguridad de su uso?

Ingerido por boca: La ingesta de vitamina E ES PROBABLEMENTE SEGURA para la mayoría de las personas sanas en cantidades menores a 1000 mg por día. Esto es lo mismo que 1100 UI de vitamina E sintética (todo-rac-alfa-tocoferol) o 1500 UI de vitamina E natural (RRR-alfa-tocoferol). Recuerde que el riesgo de los efectos secundarios aumenta con las dosis más altas. Los efectos secundarios pueden incluir náuseas, diarrea, calambres estomacales, fatiga, debilidad, cefaleas, visión borrosa, sarpullido y hematomas y hemorragias.

La vitamina E NO ES POSIBLEMENTE SEGURA en dosis mayores a 1000 mg día.

Aplicado en la piel: La vitamina E ES PROBABLEMENTE SEGURA para la mayoría de las personas sanas si se aplica en la piel. Aunque en raros casos, la aplicación de la vitamina E en la piel ha causado picazón e inflamación en ciertas personas.

Inhalado: La vitamina E NO ES POSIBLEMENTE SEGURA cuando se inhala. El uso de cigarrillos electrónicos y otros productos de vapeo que contienen vitamina E como acetato de vitamina E ha sido vinculado con una lesión pulmonar en ciertas personas.

Advertencias y precauciones especiales:

Embarazo: Cuando se usa en la cantidad diaria recomendada, la vitamina E ES POSIBLEMENTE SEGURA durante el embarazo. Sin embargo, es demasiado pronto para determinar si esto debe ser una gran preocupación. Sin embargo, es demasiado pronto para determinar si esto debe ser una gran preocupación. Hasta tanto se tenga más información, no tome suplementos de vitamina E durante la octava semana del embarazo sin antes consultar con su profesional de la salud. En los últimos meses del embarazo, la cantidad máxima recomendada de vitamina E es de 800 mg en las mujeres de 14-18 años y de 1000 mg en las mujeres mayores de 18 años.

Lactancia: La vitamina E ES PROBABLEMENTE SEGURA cuando se la ingiere en las cantidades diarias recomendadas durante la lactancia. Las cantidades máximas recomendadas de vitamina E es de 800 mg en las mujeres lactantes de 14-18 años de edad y de 1000 mg en las mujeres lactantes mayores de 18 años. La vitamina E NO ES POSIBLEMENTE SEGURA cuando se la ingiere en dosis mayores de la cantidad máxima recomendada.

Bebés y niños: La vitamina E ES PROBABLEMENTE SEGURA cuando se la ingiere de manera cuando se la ingiere de manera apropiada. Aunque los niños deberían evitar la ingesta de dosis de vitamina E mayores al límite máximo diario, que es de 300 UI en los niños de 1-3 años, 450 UI en los niños de 4-8 años, 900 UI en los niños de 9-13 años y 1200 UI en los niños de 14-18 años.

Trastornos hemorrágicos: La vitamina E podría empeorar los trastornos de la sangre. Si tiene un trastorno en la sangre, evite la ingesta de suplementos de vitamina E.

Cardiopatía: La vitamina E podría aumentar el riesgo de muerte en las personas con cardiopatías. Las personas con antecedentes de cardiopatía deberían evitar la ingesta de dosis de vitamina E mayores a 400 UI por día.

Diabetes: La vitamina E podría aumentar el riesgo de cardiopatía en personas con diabetes. Las personas con diabetes deberían evitar la ingesta de dosis de vitamina E mayores a 400 UI por día.

Cáncer de cabeza o de cuello: No tome vitamina E en dosis mayores a 400 UI por día. La vitamina E podría aumentar la probabilidad de que el cáncer vuelva.

Huesos débiles y frágiles (osteoporosis): Las personas con osteoporosis a veces recurren al ejercicio físico para mejorar la fuerza ósea. La vitamina E ingerida durante 2 años o más puede empeorar la resistencia a la insulina cuando se administra en personas con una enfermedad hepática llamada enfermedad hepática rasa no alcohólica (EHGNA).

Cáncer de próstata: La vitamina E podría aumentar el riesgo de muerte en personas con antecedentes de infarto de miocardio. No está claro el efecto de la vitamina E en los hombres que ya tienen cáncer de próstata. Sin embargo, teóricamente, el tomar suplementos de vitamina E podría empeorar el cáncer de próstata en los hombres que ya lo tienen.

Un condición hereditaria en los ojos que causa mala visión nocturna y pérdida de la visión lateral (retinitis pigmentosa): El todo-rac-alfa-tocoferol (vitamina E sintética) de 400 UI parece acelerar la pérdida de la visión en personas con retinitis pigmentosa. No obstante, cantidades menores (3 UI) no parecen producir este efecto. Si sufre de esta condición, es mejor evitar el consumo de suplementos de vitamina E.

ACV: La vitamina E podría aumentar el riesgo de muerte en personas con antecedentes de ACV. Las personas con antecedentes de ACV deberían evitar la ingesta de dosis de vitamina E mayores a 400 UI por día.

Cirugía: La vitamina E podría aumentar el riesgo de sangrado durante y después de una cirugía. Deje de tomar vitamina E por lo menos 2 semanas antes de un procedimiento quirúrgico.

¿Hay alguna interacción con medicamentos?
Antibióticos para cáncer (antibióticos antitumorales)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

La vitamina E es un antioxidante. Existe cierta inquietud de que os antioxidantes podrían disminuir la eficacia de medicamentos antibióticos usados contra el cáncer. Pero es demasiado pronto para saber si existe interacción. Ciertos antibióticos usados para el cáncer incluyen oxorubicina (Adriamycin), daunorubicina (DaunoXome), epirubicina (Ellence), mitomicinan (Mutamycin), bleomicina (?Blenoxane), entre otros.

 

Ciclosporina (Neoral, Sandimmune)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

El tomar grandes cantidades de vitamina E junto con ciclosporina (Neoral, Sandimmune) podría aumentar la cantidad de ciclosporina (Neoral, Sandimmune) que el cuerpo absorbe. Al aumentar la absorción de la ciclosporina por el cuerpo, la vitamina E podría aumentar los efectos y efectos secundarios de la ciclosporina (Neoral, Sandimmune).

 

Medicamentos alterados por el hígado (Sustratos del citocromo P450 3A4 (CYP3A4))

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

Algunos medicamentos son alterados y descompuestos por el hígado.

La vitamina E puede aumentar la rapidez con que el hígado descompone algunos medicamentos. El tomar vitamina E junto con medicamentos que son descompuestos por el hígado puede disminuir la eficacia de algunos medicamentos. Antes de tomar vitamina E converse con su proveedor de atención médica si toma medicamentos que son alterados por el hígado.

Algunos de los medicamentos alterados por el hígado incluyen lovastatina (Mevacor), ketoconazol, (Nizoral), itraconazol (Sporanox), fexofenadina (Allegra), triazolam (Halcion), y otros.

 

Medicamentos para el cáncer (Quimioterapia)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

La vitamina E es un antioxidante. Hay un poco de preocupación de que los antioxidantes podrían disminuir la eficacia de algunos medicamentos que se usan para el cáncer. Pero es demasiado pronto para saber si esta interacción ocurre.

 

Medicamentos que retardan la coagulación sanguínea (Medicamentos Anticoagulantes/Antiplaquetarios)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

La vitamina E podría retardar la coagulación sanguínea. El tomar vitamina E junto con medicamentos que también retardan la coagulación podría aumentar la posibilidad de sufrir hematomas y pérdida de sangre.

Algunos de los medicamentos que retardan la coagulación sanguínea incluyen a aspirina, clopidogrel (Plavix), diclofenac (Voltaren, Cataflam, otros), ibuprofeno (Advil, Motrin, otros), naproxen (Anaprox, Naprosyn, otros), dalteparin (Fragmin), enoxaparin (Lovenox), heparina, warfarina (Coumadin), y otros.

 

Niacina

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

La ingesta de niacina junto con el medicamento simvastatina puede aumentar los niveles del colesterol bueno. La ingesta de vitamina C junto con selenio, beta-caroteno y vitamina E puede disminuir los efectos de la niacina sobre los niveles del colesterol bueno. Se desconoce si la vitamina E sola disminuye los efectos de la niacina más la simvastatina sobre los niveles de colesterol bueno.

 

Selumetinib (Koselugo)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

El Selumetinib, un medicamento para tratar el cáncer, contiene vitamina E. La ingesta de selumetinib con suplementos de vitamina E pueden volver la dosis de vitamina E peligrosa. Esto podría elevar el riesgo de sangrado.

 

Warfarina (Coumadin)

Grado de interacción = Moderado Tenga cuidado con esta combinación

Converse con su proveedor de atención médica.

La warfarina (Coumadin) se usa para retardar la coagulación sanguínea. La vitamina E puede también retardar la coagulación sanguínea El tomar vitamina E junto con warfarina (Coumadin) podría aumentar las posibilidades de formación de hematomas y de pérdida de sangre. Asegúrese de controlar su sangre periodicamente. Su dosis de warfarina (Coumadin) podría necesitar ser cambiada.

¿Hay alguna interacción con hierbas y suplementos?
Ácidos grasos omega 6

El tomar ácidos grasos omega 6, especialmente en dosis altas, puede aumentar la cantidad de vitamina E que el cuerpo necesita.

 

Betacaroteno

Ciertas investigaciones sugieren que la vitamina E podría reducir la absorción del betacaroteno. El cuerpo necesita el betacaroteno para hacer la vitamina A. El tomar 800 unidades de vitamina E al día parece reducir en un 20% los niveles de betacaroteno en la sangre. Dosis mayores de vitamina E pueden reducir aún más el nivel de betacaroteno.

 

Hierbas y suplementos que retardan la coagulación sanguínea

La vitamina E retarda la coagulación sanguínea. El tomar vitamina E junto con hierbas y suplementos que también retardan la coagulación podría aumentar las posibilidades pérdida de sangre en algunas personas. Algunas de estas hierbas incluyen la angélica, la asafétida, el clavo de olor, la salvia miltiorrhiza, el ajo, el jengibre, el ginkgo, el ginseng Panax, el castaño de India, la reina de los prados, el álamo, la cáscara amarga, el trébol rojo, el sauce, y otras.

 

Hierro

Hay preocupación de que grandes dosis de vitamina E (>10 unidades/kg/día) podría retardar la absorción de suplementos de hierro en infantes gravemente anémicos. Una baja dosis de vitamina E pescado no parece mostrar este efecto. Evite las altas dosis de vitamina E en los bebés. No se sabe si esta interacción ocurre en los adultos.

 

Vitamina A

La vitamina E puede afectar la acción de la vitamina A en el cuerpo.

 

Vitamina K

El tomar dosis de 800 IU/día o más de vitamina E puede disminuir los efectos de la vitamina K. Esto podría aumentar el riesgo de sangrado en la gente que está tomando warfarina u otros medicamentos que retardan la coagulación sanguínea. Las personas con niveles bajos de vitamina K podrían sufrir un riesgo mucho mayor.

¿Hay alguna interacción con alimentos?
Grasas y alimentos ricos en grasas

El cuerpo necesita las grasas para poder usar la vitamina E. No es necesario aumentar el consumo de grasas en la dieta para asegurarse de que la vitamina E pueda ser usada por el cuerpo.

¿Por qué otros nombres se conoce el producto?

Acétate d’Alpha Tocophérol, Acétate d’Alpha Tocophéryl, Acétate de D-Alpha-Tocophéryl, Acétate de DL-Alpha-Tocophéryl, Acétate de Tocophérol, Acétate de Tocophéryl, Acétate de Vitamine E, All Rac-Alpha-Tocopherol, All-Rac-Alpha-Tocophérol, Alpha-Tocophérol, Alpha Tocopherol Acetate, Alpha Tocopheryl Acetate, Alpha tocotrienol, Alpha tocotriénol, Alpha-tocopherol, Alpha-Tocophérol, Beta tocotrienol, Bêta-tocotriénol, Beta-tocopherol, Bêta-tocophérol, Concentré de Tocotriénol, D-Alpha Tocopherol, D-Alpha Tocophérol, D-Alpha Tocopheryl Succinate, D-Alpha Tocopheryl Acetate, D-Alpha Tocotrienol, D-Alpha Tocotriénol, D-Alpha-Tocopherol, D-Alpha-Tocophérol, D-Alpha-Tocopheryl Acetate, D-Alpha-Tocopheryl Acid Succinate, D-Alpha-Tocopheryl Succinate, D-Alpha-Tocopheryl, D-Alpha-Tocophéryl, D-Beta-Tocopherol, D-Bêta-Tocophérol, D-Delta-Tocopherol, D-Delta-Tocophérol, Delta Tocotrienol, Delta-Tocotriénol, Delta-tocopherol, Delta-tocophérol, D-Gamma Tocotrienol, D-Gamma-Tocotriénol, D-Gamma-Tocopherol, D-Gamma-Tocophérol, DL-Alpha-Tocopherol, DL-Alpha-Tocophérol, DL-Alpha-Tocopheryl Acetate, DL-Alpha-Tocopheryl, DL-Alpha-Tocophéryl, DL-Tocopherol, DL-Tocophérol, D-Tocopherol, D-Tocophérol, D-Tocopheryl Acetate, Fat-Soluble Vitamin, Gamma tocotrienol, Gamma-tocotriénol, Gamma-tocopherol, Gamma-tocophérol, Mixed Tocopherols, Mixed Tocotrienols, Palm Tocotrienols, Rice Tocotrienols, RRR-Alpha-Tocopherol, RRR-Alpha-Tocophérol, Succinate Acide de D-Alpha-Tocophéryl, Succinate Acide de Tocophéryl, Succinate de D-Alpha-Tocophéryl, Succinate de Tocophéryl, Succinate de Vitamine E, Tocopherol Acetate, Tocopherol, Tocophérol, Tocophérols Mixtes, Tocotriénols de Palme, Tocotriénols de Riz, Tocotriénols Mixtes, Tocopheryl Acetate, Tocopheryl Acid Succinate, Tocopheryl Succinate, Tocotrienol, Tocotriénol, Tocotrienol Concentrate, Tocotrienols, Tocotriénols, Vitamin E Acetate, Vitamin E Succinate, Vitamine E, Vitamine Liposoluble, Vitamine Soluble dans les Graisses.

 

Natural Medicines no asume ninguna responsabilidad por posibles problemas médicos que puedan ocurrir como consecuencia del uso de cualquier producto médico. Se ha hecho todo lo posible para asegurarse de que al momento de su publicación, esta guía contenga la información correcta. Se advierte a los consumidores y profesionales médicos que consultan esta guía, que cualquier decisión ya sea médica o relacionada con el uso de algún producto es responsabilidad exclusiva del consumidor y/o del profesional de la salud. Un Contrato Legal de Licencia establece limitaciones para la descarga, almacenamiento y reproducción del contenido de esta Base de Datos. Excepto por las posibles excepciones estipuladas en su Contrato de Licencia, no se permite la reproducción de esta monografía o de cualquier contenido de esta Base de Datos sin el permiso por escrito del editor. Es ilegal descargar, almacenar o distribuir el contenido de este sitio.

Para obtener la información completa de esta y todos los medicamentos naturales, los profesionales de la salud deben consultar la Versión Profesional de Natural Medicines, la que tiene todas las referencias y es actualizada a diario

© Copyright 1995-2021. Centro de Investigación terapéutica, editores de Natural MedicinesCarta del profesional de la salud y Carta del farmacéutico. Todos los derechos reservados.